_Narrativa

De las islas no se despide nadie para siempre. Dulce María Loynaz, Un verano en Tenerife, 1958   Nombres para una isla En el barco en que atravieso el golfo de Vizcaya en el Morbihan bretón, leo que a los habitantes de la isla de Groix, hacia la cual me encamino, se les...
La primera vez que lo vi estaba sentado sobre una piedra grande frente al río. Solitario, con la cabeza gacha, las manos juntas. En algún momento, creí que lloraba. Luego, supe que estaba esperando que le trajeran de vuelta lo que quedaba de su hijo. Esa madrugada, la creciente...
...y cierro los ojos y sueño que me la mete toda por detrás mientras le hago frijoles negros. Su picha larga y bien tiesa –sueño--, negra como los frijoles negros, colorada como los frijoles colorados por los que también vendré ma­ñana y luego y todos los días... por todavía...
A Gisela López Y ahora sí, por fin, lo que esperas todos los martes… Yo sé que la semana pasada una serie de tornados causó devastación en Estados Unidos, que hace sólo unos días el Krakatoa entró en erupción y reavivó el anillo de fuego del Pacífico, y que los...
Nos falta el gran hombre sintético, capaz de someter sus fuerzas dispares bajo un mismo yugo; lo que tenemos es el hombre múltiple, el hombre débil y múltiple. F. Nietzsche I La capa de Roldán ondeó majestuosa aquella noche en la azotea del almacén de electrodomésticos. Al menos así evocaba Reinaldo Alegría...
Hacía casi diez años que no veía a La Habana. Hubo un tiempo, en La Habana, en que él hubiera dado cualquier cosa con tal de no verla más. Que se jodiera, la muy puta. Adiós a la capital mierdera de todos y cada uno de los cubanos. Bye-bye...
En el día de hoy, por un instante, la tos adquirió un matiz imprevisible. Asusta. * Esos proverbios sugeridos por los relinchos de los caballos. Esos son los que interesan. Interesan más que los historiadores. * O una tos parecida a una espiral. Habría no sólo que oírla, sino verla también. * Un polvo blanco,...

Elijah

Fue mi profesor de Matemáticas en el preuniversitario. Su hermano gemelo también enseñaba Matemáticas en la misma institución; lo hacían ambos mientras estudiaban Medicina. Lo hicieron hasta que tuvieron que iniciar la residencia en una sala de Emergencia en un barrio marginal de Nueva York. La madre también era...
Puñeteros y puñeteras: En La carne de René, Virgilio anuncia un nuevo régimen político. Está en el primer latido de Dalia de Pérez a la vista de la “criatura espléndida”: “Si no posee los músculos del atleta, en cambio en la calidad de su piel reside su belleza, y lo...
1 En el gremio nadie se acuerda de mi verdadero nombre porque después de un altercado con Mamanosabe, la Superiora de Escritores, en que esta terminó mordiéndome una nalga, todos comenzaron a llamarme “Cicatriz”. Sucede que Mamanosabe me había pedido que la ayudara con una revista literaria que había quedado...