Foto: Max Penson

Hubiera querido ser un judío labriego en
un país inexistente,
valles

de
Josafat,
ríos
caudalosos,

nacer y morir cananeo, fenicio en vez de
hebreo, asirio: creer en
dioses mesopotamios,
ser un hijo obsecuente,
amar a mi madre Sara
con devoción, a mi padre
Jacob, a todos mis
hermanos por igual,
sus

doce
sombras
a
Egipto,
Babilonia,

al sur del Eufrates La Habana: ser un trapero,
mercachifle de ropas
de segunda, atavíos
reales descartados
por grandes reyes,
tener dinero respaldado
por lingotes de oro bajo
el colchón.

Sólido
colchón
Flex
de
mi
adolescencia.

Hubiera querido y quiero con sesenta años
una salud de hierro, subir
a los ventisqueros,
celliscas de altura,
borrascas, asentarme
en un pueblo de
Camagüey, una ciudad
pequeña, gente bronca,
mujeres (no se juega
con ellas) de pelo en
pecho, una cabaña
cómoda (ganada a
pulso trabajando)
echar los restos
entre gallinas, darles
verdolaga que comparto
con mis ensaladas: leer
toneladas de libros, rezar
a primera hora a mis
antepasados, al abuelo
Isaac, la abuela Helena,
la madre eslovaca, el
padre polaco, dedicar
ciertas horas a comer
de lo que pica el pollo,
asearme las narices a
escondidas, lavar a
mano la ropa sucia,
y morir, morir

de
un
sopetón
despacio.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].
JOSÉ KOZER
José Kozer (La Habana, 1940). Es uno de los poetas más prolíficos del mundo contemporáneo. El conjunto de su obra suma cerca del centenar de libros de los cuales el más reciente, Nulla dies sine línea (2016), intenta recogerla en su integridad. Ha ejercido la docencia en algunas universidades y traducido al español a poetas de las tradiciones inglesa y japonesa. A la par de un indiscriminado ejercicio de la lectura, ha llevado una reflexión crítica sobre antiguos y modernos, canónicos y emergentes, de la que dan fe los fragmentos de sus diarios, las entrevistas concedidas y los ejercicios en prosa en parte concitados en volúmenes como La voracidad grafómana: José Kozer (2002) y De donde son los poemas (2007). En 2013 fue galardonado con el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda.

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí