‘Compás de espera’: exposición virtual de fotografía cubana emergente

0
Fotografía de Claudio Sotolongo

Compás de espera es el título de la exposición colectiva inaugurada, de manera virtual, el pasado 20 de octubre por La Nave, espacio institucional perteneciente a la empresa Génesis Galerías de Arte. La exhibición agrupa a quince fotógrafos cubanos emergentes bajo varios denominadores comunes: las nociones de hogar, crisis, confinamiento y reclusión durante la Covid-19. La muestra estará hospedada en el sitio web de la galería hasta el venidero 27 de noviembre.

La Nave es una galería de arte contemporáneo que tiene como objetivo principal la promoción y comercialización del arte cubano producido por artistas emergentes. Como leemos en su sitio web, es un “espacio orientado a proyectos más procesuales, a la experimentación y a la variedad de formas, técnicas y materiales en cualquiera de las manifestaciones” de las artes visuales, desde “la pintura, fotografía, escultura, videos e instalaciones, hasta las formas más transgresoras y novedosas de asumir la obra”.

En el mes de abril La Nave organizó el concurso de fotografía “Compás de espera”, en el que podían participar artistas cubanos residentes en Cuba y en el exterior. Con un jurado presidido por el fotógrafo y director del Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam, Nelson Ramírez de Arellano, e integrado por la directora de la Galería Servando, Olga Lidia Triana Prieto, la directora de la Galería La Nave, Yoandra Lorenzo Ramos, y los artistas, Glenda Salazar Leyva y Harold Vázquez, fueron seleccionados quince creadores cuyas obras se agruparon en la recién inaugurada exposición virtual.

El concurso, y, a la postre, la muestra colectiva, se produjeron a partir de varias incógnitas: “¿Cómo estimular la creación artística en un momento de inmovilidad física y desasosiego emocional? ¿Cómo mantenernos trabajando ante una crisis sanitaria global inédita que fomenta la incertidumbre y el temor? ¿Qué hacer desde casa? ¿Cómo continuar diciendo y haciendo?”

Yoandra Lorenzo Ramos, directora de La Nave, declara que “una condición en la convocatoria del concurso fue que las obras surgieran desde el hogar de cada creador y manifestaran, de alguna manera, su visión particular de la situación que vivía el mundo. Siendo así, las obras devienen voceras de todas las preocupaciones, miedos, incertidumbres, experiencias, soledades, esperanzas, deseos, fantasías y predicciones de sus autores.”

Bajo esta “condición” (hándicap), los artistas Ailen Maleta, Alain Cabrera, Belkis Martín, Claudia Corrales, Claudio Sotolongo, Harold Ramírez, Jorge A. Rodríguez, José Madrigal, Lauren Mederos, Lázaro Luis García, Lisandra López, Ruth Mariet Trueba, Yanet Oviedo, Yari Delgado y Yuri Obregón reconstruyeron (otros) imaginarios de la clausura a través del propio hecho fotográfico.

“Se recibieron –informa Yoandra Lorenzo– un total de treinta y tres proyectos a concursar desde diversas provincias del país. La formación artística de los concursantes evidencia una pluralidad que va desde estudiantes de la Universidad de las Artes de Cuba (ISA) o egresados de los diferentes niveles de la enseñanza artística, hasta aficionados amantes de la fotografía que han recibido su formación en cursos y talleres. Aunque el rango de edad de los creadores en competición osciló entre los 16 y 64 años predominó la presencia de artistas jóvenes.”

Ramos indica, además, que “la selección propone un equilibrio de discursos y estéticas. Aunque hay un predominio de la fotografía conceptual –lo cual es tendencia en la creación fotográfica contemporánea– también hay exponentes de la fotografía documental, incluso del ensayo fotográfico. Cada obra es expresión de la postura individual de su creador frente a una situación global que nos supera a todos, pero de la que somos parte, de manera ineludible.”

Los quince artistas seleccionados exploraron, desde el confinamiento, la casa (y no sólo) como espacio creativo y cartografiaron el confinamiento durante la pandemia como un excitante paisaje de convivio. Compás de espera, pese a una totalidad curatorial que carga con una baza demasiado –por momentos– arquetípica, es una paradoja, una respuesta que intenta subvertir la noción tradicional de encierro. Intenta ser una contrapráctica a la “inmovilidad” (si usamos la palabra del statement) que predomina, muchas veces, en los estados de reclusión. En los estados de espera.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo rialta@rialta.org.
Comentarios
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments