De Vargas Llosa a Joan Manuel Serrat, una carta en solidaridad con Sergio Ramírez repudia las amenazas del régimen de Daniel Ortega

0
Sergio Ramírez (foto: BBC)
Sergio Ramírez (foto: BBC)

Cientos de intelectuales, académicos, artistas y personas comunes han suscrito una carta en apoyo al escritor nicaragüense y Premio Cervantes 2017 Sergio Ramírez, contra quien la Fiscalía del régimen de Daniel Ortega emitió una orden de detención por presuntamente “realizar actos que fomentan e incitan al odio y la violencia”.

Encabezada por el Premio Nobel de Literatura peruano Mario Vargas Llosa, la carta abierta a nuevas adhesiones advierte que “la persecución que lleva a cabo el Gobierno de Nicaragua contra el escritor Sergio Ramírez es un atentado a la libertad y un insulto a la inteligencia”.

“Sergio Ramírez no sólo es un intelectual de primer orden, sino que también ha sido siempre un hombre comprometido con el destino de su país, al que ha rendido servicios inolvidables. Los cargos que se han fabricado contra él –y contra casi cuarenta presos políticos– son la demostración palpable de la deriva represora del régimen, decidido a acallar a sus opositores mediante la cárcel u obligándolos al exilio”, prosigue el texto.

Los firmantes dejan manifiesta su solidaridad con el escritor y con “la sociedad nicaragüense, sometida ahora a una dictadura cuya escalada represiva está lejos de terminar”.

La misiva ha sido firmada, entre otros, por los escritores españoles Arturo Pérez-Reverte, Rosa Montero, Almudena Grandes, Elvira Lindo, Antonio Muñoz Molina, Luis Landero y Javier Marías; los argentinos Beatriz Sarlo, Sylvia Iparraguirre, Enzo Maqueira; los colombianos Laura Restrepo y Héctor Abad Faciolince; los cubanos Leonardo Padura y Karla Suárez; los mexicanos Jorge Volpi, Margo Glantz, y Carmen Boullosa; así como el antropólogo también mexicano Roger Bartra.

Se sumaron además los cantautores Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat; los cantantes Ana Belén, Víctor Manuel y Miguel Ríos; la actriz Aitana Sánchez-Gijón, todos españoles; y el director de cine argentino Juan José Campanella.

Ramírez, que fue vicepresidente durante el primer Gobierno sandinista (1979-1990) y ahora es un duro crítico de Daniel Ortega, fue acusado por recibir, a través de la Fundación Luisa Mercado, que dirige, dinero de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, “cuyos principales miembros de su junta directiva se encuentran acusados por realizar conductas de apropiación indebida, lavado de dinero, bienes y activos”, indicó la Fiscalía en Managua en una declaración.

El Ministerio Público nicaragüense solicitó por ello una orden de detención y allanamiento en contra del escritor de 79 años, quien se encuentra residiendo en Costa Rica, reportó la agencia de noticias EFE.

Según el Ministerio Público, la mayoría de los fondos que recibió Ramírez “iban destinados a financiar uno de los principales programas de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, ‘Programa Medios para Nicaragua’, pero en la práctica fueron destinados para otros fines que no eran los propios de la Fundación”.

La Fiscalía sostuvo que esos fondos eran desviados para financiar “a personas y organismos que buscaban la desestabilización de la buena marcha del desarrollo económico y social del país”.

El Gobierno de Daniel Ortega realiza desde hace semanas una cacería política contra sus opositores. Más de treinta han sido acusados, entre ellos casi una decena de precandidatos a las elecciones presidenciales de noviembre próximo, en las que el mandatario aspira a reelegirse.

En otra acción de hostigamiento contra Ramírez, el Gobierno de Nicaragua retuvo en la Aduana los ejemplares de su nueva novela Tongolele no sabía bailar, que la editorial española Alfaguara envió la semana pasada a Managua.

De acuerdo con el diario español El Mundo, el libro es “una novela negra que alude directamente a la realidad política de su país. Su antihéroe es un oscuro agente de la Revolución Sandinista que, a estas alturas del siglo XXI, se ha convertido en el mercenario que enlaza los bajos fondos y las elites de la dictadura. La acción se desarrolla durante las protestas contra la dictadura de 2018, aplastadas por la policía y por grupos paramilitares sandinistas, y enlaza con Ya nadie llora por mí (2018), novela con la que comparte tema, escenario, tono y algunos de los personajes”.

Sergio Ramírez formó parte de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional que se creó tras el triunfo de la Revolución Sandinista, el 19 de julio de 1979, formada por cinco miembros, tres del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Daniel Ortega Saavedra, que hacía las funciones de coordinador de la Junta; Sergio Ramírez y Moisés Hassan; y los empresarios Alfonso Robelo Callejas y Violeta Barrios de Chamorro.

Tras la derrota electoral del FSLN, Ramírez fue suplente de Ortega y estuvo al frente de la bancada sandinista en la Asamblea Nacional hasta 1995. En 1996 se presentó como candidato a la Presidencia por el Movimiento Renovador Sandinista, un grupo disidente del FSLN. Pero después de ganar el Premio Alfaguara de Novela en 1998 por su libro Margarita, está linda la mar, se dedicó por completo a la actividad literaria.

En el año 2000, esa novela recibió en La Habana el Premio de Narrativa José María Arguedas, otorgado por Casa de las Américas. El acta del jurado reconoció en ella “el magistral modo en que vincula la historia y la ficción, la política y la poesía, las figuras de Rubén Darío y Rigoberto López Pérez, y el contrapunto que establece entre ellos y el tirano y sus sicarios; por la paradójica y lograda ambición de construir un fresco de varias décadas de historia nicaragüense y, al mismo tiempo, el relato cotidiano de seres a la vez ordinarios y extraordinarios; por haber logrado encontrar un espacio entre las obras clásicas de la narrativa latinoamericana contemporánea”.

El nicaragüense fundó en Nicaragua en 2012 el encuentro literario Centroamérica cuenta, y la revista Carátula, referencia literaria en Hispanoamérica.

El lunes 13 de septiembre, tras darse a conocer la misiva en apoyo al escritor, desde Madrid Sergio Ramírez agradeció el gesto y dijo que la solidaridad constituye un alivio ante la “peor situación” a la que alguien como él podría enfrentarse, que es ser sometido a un “exilio forzado» a manos de “una dictadura enemiga de los libros”.

El nicaragüense subrayó que no piensa volver a su país, puesto que ello “significaría la cárcel y, por tanto, la muerte”. “Yo, a mi edad, no puedo estar preso sin los auxilios de un médico”, subrayó, según el reporte de la agencia Europa Press.

Interrogado por la prensa sobre si puede ejecutarse la orden de detención, respondió que es “ejecutable dentro de Nicaragua. (…) Me han puesto ocho cargos criminales. ¿Qué puedo esperar? Pasar del aeropuerto al centro de detención de Chipote, que es un lugar temible”.

Ramírez afirmó que el régimen de Ortega es “muy despiadado” y refirió que el ya detenido líder estudiantil Lesther Alemán, “que es un hombre joven, está convertido en un cadáver y no puede caminar. Tiene confusión mental. (…) Hay prisioneros que pasan 24 horas del día con las luces encendidas, otros en centros de aislamiento. De manera que son condiciones que yo no voy a ir a buscar”, enfatizó.

El escritor recordó que cuando el dictador Anastasio Somoza le impuso “una pena de prisión por delitos muy parecidos, incitación al terrorismo y asociación ilícita para delinquir” regresó a “enfrentar las acusaciones” a Nicaragua.

“Somoza no se atrevió a meterme en la cárcel, pero yo tenía 30 años. Esa es la pequeña diferencia”, dijo.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí