Cristina Morales, Premio Herralde de Novela 2018, visitará Cuba

0
Cristina Morales, Premio Herralde de Novela 2018

Según ha comenzado a difundirse esta semana, la Embajada de España, en colaboración con instituciones nacionales, se prepara para una visita a Cuba de la escritora española Cristina Morales (Granada, 1985), reciente Premio Herralde de Novela. La novelista laureada por la editorial Anagrama ofrecerá “lecturas, encuentros y talleres” –informa el programa que ha promovido la escritora Elaine Vilar Madruga, una de las coordinadoras de la agenda prevista–, y se espera que su visita constituya una ventana de entrada a la literatura que se hace en Cuba hoy.

El martes 22 de octubre, a las 2:30 p.m., habrá una lectura y un conversatorio con Cristina Morales, en el espacio Punta de Flecha, conducido por la propia Elaine Vilar Madruga en el Salón Federico García Lorca del Centro Dulce María Loynaz, en El Vedado. El jueves 24, a las 10 de la mañana, la escritora granadina se reunirá con estudiantes graduados del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Habrá una lectura y un panel, donde intercambiarán mano a mano jóvenes narradores del patio y la autora. El panel versará sobre las dinámicas del mundo editorial, las publicaciones alternativas, el mercado y la promoción. Acontecerá en la Librería Fayad Jamís, de la calle Obispo, en la Habana Vieja.

Cristina Morales ganó el último Premio Herralde en noviembre del año pasado con su novela Lectura fácil. Briseida Cidoncha ha dicho que la obra es un retrato “combativo y en femenino de nuestra sociedad”. Se trata de la historia de cuatro parientas (Nati, Patri, Marga y Àngels), con “diversos grados de lo que la Administración y la medicina consideran «discapacidad intelectual»”. Las protagonistas comparten piso, tras haberse pasado la vida en RUDIS y CRUDIS, residencias urbanas y rurales para personas como ellas. “Pero ante todo –continúa Cidoncha– son mujeres con una extraordinaria capacidad para enfrentarse a las condiciones de dominación que les ha tocado sufrir. La suya es la Barcelona opresiva y bastarda: la ciudad de las okupas, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, los ateneos anarquistas y el arte políticamente correcto”. El texto de Cristina “pone en jaque el sistema neoliberal” que las tacha y amenaza hasta con esterilizarlas.

La dotación del XXXVI Premio Herralde de novela fue de 18 000 euros. El jurado, que eligió siete finalistas entre las 445 obras presentadas al concurso, estuvo conformado por Juan Pablo Villalobos, Marta Sanz, Gonzalo Pontó, Rafa Arias y Silvia Sesé. La autora galardonada es Licenciada en Derecho y Ciencias Políticas y especialista en Relaciones Internacionales. Había publicado anteriormente La merienda de las niñas (2008), su primer volumen de cuentos, y las novelas Los combatientes (2013), Premio INJUVE de Narrativa 2012, Malas palabras (2015), sobre Santa Teresa, y Terroristas modernos (2017), sobre la España de 1816. Sorprende su versatilidad, ya que es también miembro de la compañía de danza contemporánea Iniciativa Sexual Femenina.

Considerada por algunos especialistas entre las mejores plumas de su generación, se ha dicho que Cristina destaca por la crítica acérrima, la transgenericidad literaria, la descolocación estilística y la garra con el lenguaje. Según se cita en otra fuente, Silvia Sesé, editora de Anagrama y una de las integrantes del jurado, ha dicho que “Lectura fácil no es una novela apta para paladares remilgados”; e insite:

Pero ¿quién espera remilgos en la literatura de Morales? Desfachatez, denuncia, cuestionamiento, falta de tapujos… estos son algunos de los apelativos con los que se ha definido desde el primer momento la obra de la escritora granadina afincada en Barcelona. Morales no viene para complacer, sino para sublevar, sublevarnos. Morales viene para retorcer el lenguaje, para reapropiárselo y, como dice Rafa Arias, miembro del jurado, para devolvernos “el reflejo fiel de una sociedad quizá no apta para verse en este espejo”. Morales nos pone el espejo delante, sin adornos y nos obliga a mirarnos en él.

Esta novela que combina voces y textualidades (fanzine, actas del jurado, narración autobiográfica de una de las protagonistas, entre otros) ha recibido asimismo elogios públicos de otros miembros del jurado. Por ejemplo, fue calificada como “insurreccional”, en palabras del editor Gonzalo Pontón, por la preocupación volcada hacia las subalternidades; o como “motosierra estilística”, por Marta Sanz. No en vano disímiles fuentes han insistido en que el premio se otorgó a un libro que va contra los machismos, las injusticias, las opresiones, las burocracias, y a favor, a un tiempo, del cuerpo, de las sexualidades y de la dignidad.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo rialta@rialta.org.
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments