El Parque Horizontal, un espacio para el arte y el pensamiento autónomos en Cuba

0
Imagen de perfil de la plataforma El Parque Horizontal en Facebook

En medio del cada vez más coaccionado, y, a pesar de esto, cada vez más pujante panorama de la creación artística y de los medios independientes en Cuba, a finales de 2019 se creó El Parque Horizontal, “una plataforma que tiene el objetivo de agrupar y dar visibilidad a artivistas y proyectos artísticos”. La iniciativa se posiciona y discursa desde un terreno autónomo y horizontal, es decir, desde un terreno que subvierte la verticalidad sistémica predominante en la isla.

La noción de autonomía es uno de los elementos esenciales para comprender los profundos cambios que se han producido dentro del heterogéneo sistema de espacios independientes en Cuba. Capacidad de decisión, poder de elección, autodeterminación, son algunas de las variables imprescindibles para entender no sólo una categoría, sino todo un modo de ser que configura una personalidad autónoma.

Autonomía y libertad son precisamente las directrices que guían El Parque Horizontal en relación a los proyectos artísticos independientes en Cuba. Fundada por la curadora independiente y crítica de arte Anamely Ramos, la plataforma intenta dar voz, visibilizar, a “artistas peculiares”, curadores, proyectos y espacios independientes que se separan del establishment del arte y del pensamiento en Cuba. Ramos indicó en una entrevista que “ese sector no sólo intenta quebrar tabúes y prejuicios, sino construir nuevos códigos comunicacionales con la sociedad y otras formas de interpretación e interacción con la realidad”.

Como podemos leer en una de sus publicaciones en las redes, “El Parque Horizontal hurga dentro de las connotaciones de los parques como espacios de encuentro. Su parte humana. También busca en las formas organizativas no autoritarias, o menos autoritarias. El hilo de Ariadna para adentrarnos en el laberinto que es nuestra sociedad”.

Más allá de pensarse como mero lugar público, de esparcimiento, de sociabilidad, en la plataforma el parque se convierte en una noción, en un concepto que transversaliza sus prácticas curatoriales y divulgativas. Desde su propio statement podemos leer: “Qué es un parque? ¿Alguna vez pensamos sobre ello? ¿Es sólo un espacio abierto? ¿Un alivio en medio de la lógica creciente de eficiencia? ¿Una trampa del aburrimiento? Lo veo como un espacio para lo gratuito, para la fuga.”

A esto se añade la horizontalidad como noción fundante y decisiva en su quehacer. Una horizontalidad que se construye como antípoda de la verticalidad, como brotes laterales, sucesivos, en conexión con un afuera, rizomórficamente. Una horizontalidad que subvierte el imaginario de la cultura de la dominación, de los sistemas jerárquicos, las estructuras de poder y los centros de significancia y de subjetivación. Una horizontalidad que socaba la autoridad de toda voz única.

Aunque en un principio El Parque Horizontal realizaba curadurías y encuentros colaborativos, en las últimas semanas ha modificado sus metodologías teniendo en cuenta la forzada reclusión que impuso la Covid-19. Desde su canal en Telegram y su página en Facebook, los colaboradores de la plataforma han comentado varios proyectos independientes y obras de artistas invisibilizados por el restringido canon oficial.

Entre los espacios reseñados encontramos a Copincha, “un entorno popular de creación abierta y colaborativa que integra conocimientos y prácticas tecnológicas en armonía y coherencia con la realidad cubana y su historia”; y al canal de la editorial independiente ediciones sinsentido en Telegram –“donde se dan cita un colectivo de dramaturgos-poetas para regalarnos fragmentos escriturales, cortes, ruidos, fotografías, lecturas al oído y gestos performáticos nacidos de los libros a cargo de la editorial”–. Asimismo, la revista creativa Manifiesto ha encontrado hábitat en los predio de El Parque. Fundada en marzo de 2019, “sin bombo ni platillos, pero con un vibrante llamado de atención”, la revista quiere “insistir en la autonomía y horizontalidad, procurando una gestión colectiva […] a pesar de las trabas y las censuras”. Igual acogida e interés ha tenido el registro fotográfico de La Habana que el artista Héctor Trujillo, desde hace un tiempo, ha ido llevando mientras anda y desanda por “esta ciudad que nos planta cara todos los días y nos hace imaginar sentidos más plenos”.

El Parque Horizontal realiza, además, una investigación para construir un archivo sobre espacios independientes y de artivismo que incidieron de manera enfática en el panorama del arte cubano de los noventa, y así rescatar una neblinosa memoria historiográfica, tan importante para la autonomía de los proyectos en resistencia.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo rialta@rialta.org.
Comentarios
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments