Inician rodaje de ‘La rebelión’, una serie contra el orden patriarcal para el público latino

0
Las cuatro actrices protagonistas de ‘La rebelión’
Las cuatro actrices protagonistas de ‘La rebelión’. TVBoricuaUSA.

Pantaya, el más importante servicio de streaming ofrecido al público latino en los Estados Unidos, y Elefantec Global, empresa de entretenimiento enfocada en la creación de contenidos para una audiencia hispanohablante, han firmado un acuerdo para el desarrollo de la serie televisiva La rebelión. Dirigida por el director español Iñaki Peñafiel, este “thriller melodramático”, según lo han calificado sus productores, contará con seis capítulos que ya han comenzado a grabarse en Ciudad de México, y que se estrenarán en los Estados Unidos y en Puerto Rico durante el tercer trimestre de 2022.

La Rebelión es el ejemplo perfecto del tipo de proyectos que Elefantec Global busca: contenido de alta calidad para las audiencias hispanas y latinoamericanas de EE. UU., respaldado por el mejor talento en pantalla y fuera de pantalla de la industria latina. Agradecemos a Pantaya por acompañarnos en esta visión”, señalan los ejecutivos de la compañía.

La serie hace parte del grupo de proyectos originales que Pantaya está generando especialmente para la comunidad latina, con el marcado interés de sostener una circulación periódica de productos comercializables, pero de un significativo impacto en el orden cultural. Mario Almeida, el director de contenido de la plataforma, expresó: “Estamos muy orgullosos de iniciar nuestra primera producción con el equipo Elefantec. Sabemos que esta será una serie especial, con un elenco repleto de estrellas, una historia que los mantendrá al borde de su asiento, y un equipo creativo de primer nivel”.

Este proyecto nace de una conciencia política que busca trasgredir las instituciones que controlan el rol social de las mujeres y hace frente a las lógicas del mercado cultural. Uno de sus grandes atractivos es el elenco protagónico, clave para la consumación de estos propósitos. La actrices Aracely Arámbula y Ana Serradilla, quienes gozan de una notable popularidad en la televisión mexicana, Adriana Paz, otra mexicana con un amplio reconocimiento en el ámbito cinematográfico, y la chilena Daniela Vega, protagonista de la película ganadora del Oscar en 2019 Una mujer fantástica, conforman el cast de lujo con que se presenta el serial.

La rebelión fue escrita por Adriana Pelusi, conocida sobre todo por Control Z, una serie desarrollada para Netflix donde la guionista también procuraba, a través de un personaje femenino, quebrantar los paradigmas autoritarios del patriarcado y denunciar males sociales que aquejan fundamentalmente a las mujeres. En esta ocasión, inspirada en situaciones reales que golpean la palestra pública, Pelusi ha articulado la historia de un grupo de mujeres que deciden desobedecer la institución familiar, rebelarse contra sus maridos y las lógicas a que la tradición patriarcal las confina. Al renunciar y escapar de sus vidas de amas de casa, las protagonistas de la serie emprenden un viaje plagado de contratiempos y situaciones inesperadas, trayectoria que motiva reflexiones sobre la maternidad, el matrimonio y otras tantas construcciones sociales que modelan el lugar de las féminas en la sociedad.

En los últimos años, muchos colectivos de mujeres han estado trabajando, la mayoría de las veces sin un planteamiento previo de tal objetivo, en proyectos dirigidos a crear ficciones contra la dominación de los hombres y a controlar sus propias representaciones. Ese empeño ha favorecido el florecimiento de disímiles espectáculos dramáticos con postulaciones que reajustan tácticamente las categorías de “la mujer” o “lo femenino”.

El cast de La rebelión, el sentido que la repartición de las estrellas y la distribución de los roles boceta es ya una práctica contrahegemónica. La selección de Daniela Vega, actriz transgénero que despunta en la industria audiovisual al tiempo que triunfan series como Pose y La venero –protagonizadas por elencos exclusivamente trans– debe ser visto como una interrupción de los relatos monocordes establecidos por el poder. Durante años, la exclusión, el racismo y la homofobia han estado sujetos a las pautas sexuales y económicas que garantizan el éxito mediático y de taquilla de los productos audiovisuales. Que el colectivo trans continúe ganando espacios de representación en las pantallas, sin ser confinado a la voracidad de “las políticas de las diferencias”, en papeles que potencian las cualidades histriónicas de los intérpretes, que muestran su inteligencia actoral y no enfocan sus cuerpos desde la complacencia, es una conquista indiscutible.

El creciente flujo de estos contenidos “contra la dominación” es palpable a nivel internacional. Son múltiples las casas productoras y compañías que están apostando por programas que luchan contra el sistema de discriminación sexual de la ideología patriarcal: La compañía Canadá francés ha apostado por desarrollar la serie Plan B: Mylène, escrita completamente en torno a personajes femeninos y sus problemáticas; en Noruega ha visto la luz un policiaco titulado Furia, creado para Nent Group, la principal plataforma de streaming de la región nórdica, donde el protagónico procura empoderar a las mujeres en un ambiente machista por tradición; en Reino Unido, se transmitió el thriller psicológico Angela Black, una sensible observación de la vida de una mujer víctima de abuso doméstico; Deep Shit es el nombre de una serie corta, con tintes de comedia, producida por Fremantle en los Países Bajos, que registra las aventuras de dos jóvenes que se ven envueltas en una trama criminal. Uno de los aspectos más interesantes de todas estas producciones es que insertan a sus personajes y a las historias de mujeres en contextos históricos y políticos que visibilizan problemáticas y conflictos fundamentales del mundo contemporáneo.

Aun así, la construcción de los personajes de La rebelión y la trama en que están inscritos participan, por supuesto, de los códigos que demanda la industria del entretenimiento. La serie será producida con atención a todos los requerimientos y convenciones que el thriller demanda –tendrá violencia, altas dosis de intriga, sensación de peligro, sugestión y mucha adrenalina–, y seguirá las pautas que implica el servicio mediático prometido por la televisión. No obstante, asegura una alternativa sólida y audaz ante la proliferación de tantos seriales estereotipados, y procurará poner a circular interrogantes fundamentales para nuestra era. Se manejarán un conjunto de operaciones narrativas para que los personajes y sus contiendas trasciendan lo predecible y rearticulen los signos “mujer” y “familia” en el marco de expectativas de los receptores potenciales.

El cine latinoamericano lleva años mostrando signos de un alto potencial estético y político. De un tiempo a acá, la televisión no ha querido quedarse atrás, y gracias a la diversivicación de los mecanismos de producción y distribución, han crecido los empeños por crear contenidos de mayor inventiva, más intrépidos en el manejo del lenguaje y abocados a hacerle frente a las contiendas del mundo de hoy.

José Padilha, Alonso Ruiz Palacio, Jaime Osorio son sólo algunos, entre los directores con una consistente trayectoria en el cine, que han apostado por revitalizar el serial televisivo. La rebelión es otro empeño decisivo por mostrar las mejores facultades del medio y continuar diseñando nuevas políticas a favor de las mujeres.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí