Julie Faubert ofrece taller de ficciones sonoras en Artista X Artista

0
Dispositivo utilizado en el Laboratorio de Creación de Ficciones Sonoras Performativas en el restaurante El Cocinero en La Habana

El proyecto Artista X Artista, perteneciente al Estudio de Carlos Garaicoa (calle 6 #702, Apto. 2, entre 7ma y 9na, Playa) convocó al Laboratorio de Creación de Ficciones Sonoras Performativas, impartido por la artista canadiense Julie Faubert, quien entiende la experiencia de escuchar como un desafío estético, ético y político.

Después de varias sesiones de trabajo iniciadas el día 17 de febrero, finalmente el pasado 27 se presentaron los resultados del laboratorio en el restaurante El Cocinero. Los artistas que intervinieron el “espacio común” fueron Nelson Barrera, Renata Roman, Liatna Rodríguez, Luis Enrique López-Chávez, Elena Molina, Ricardo Martínez, Nami Salim y Victor Piverno. A partir de la captura inmaterial del espacio, los artistas que participaron en el laboratorio crearon situaciones sonoras (actuaciones, escucha performativa) que dieron lugar a nuevas experiencias colectivas.

Presentación de los resultados del Laboratorio de Creación de Ficciones Sonoras Performativas en el restaurante El Cocinero en La Habana

La plataforma Artista X Artista, creada en La Habana en 2015, ofrece oportunidades de residencias para artistas internacionales con la intención de que investiguen en colaboración de artistas cubanos. La última residente fue Julie Faubert, una artista que establece su reflexión en espacios de intersección entre el “uno” y la pluralidad, espacios comunes donde la experiencia sonora y el pensamiento político se unen en quien escucha. Un reino de alteridad.

Julie Faubert actúa fuera de la lógica disciplinaria. Además de impartir clases en la École d’art de la Université Laval en Québec (Canadá), le interesan las prácticas in situ, sobre todo las instalaciones de sonidos en los “espacios comunes” y las experiencias en los presentes.

Durante el laboratorio, los participantes aprendieron a usar los diferentes recursos técnicos disponibles, trabajaron en la elaboración de archivos de audio, experimentaron con la escrituralidad sonora (entiéndase escrituralidad en el sentido barthesiano: escrituralidad es hacer transferencias). La devolución final del laboratorio en El Cocinero consistió en ubicar un dispositivo de archivos de audio sobre una mesa que reprodujo los sonidos tomados en el propio restaurante.

Las sociedades contemporáneas son dominadas por el ocularcentrismo que no permite ir más allá de las jerarquías espaciales habituales. El Laboratorio de Creación de Ficciones Sonoras Performativas expandió las prácticas de atención a la escucha crítica, a través de un pensamiento político de espacios comunes que tiene en cuenta la complejidad y conflictividad del sonido.

Julie Faubert comentó en entrevista para Rialta que “por su carácter efímero, la intervención sonora in situ pone en juego el espacio de una manera crítica, cuestionadora y tensa, dando lugar a «ficcionalizaciones» acústicas asociadas a un lugar”.

El Laboratorio de Creación de Ficciones Sonoras Performativas cuestionó la función del sonido y la función de la escucha dentro de los modelos artísticos y políticos hegemónicos, y revalorizó la función conativa del cuerpo social en la contemporaneidad.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo rialta@rialta.org.
Comentarios
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments