fbpx
Inicio Temas Escritura del yo

Tema: escritura del yo

Una cuerda se tensa entre dos edificios o entre dos torres catedralicias. O entre dos atalayas. Edificios y torres y atalayas como cuerpos.
En la base del cuello los cisnes tienen pintados números. Sobre el cisne número cinco una pareja de novios se besa. Es un cisne plástico en un lago artificial.
Más allá de todo, lo único que yo quería era experimentar el placer de ser lengua.
El baúl que guardó con candados una gran parte de la historia nacional se abrió ante mí al realizar la primera lectura de ‘El reino de la infancia. Memorias de mi vida en Cuba’.
“El americano” es una novela autobiográfica escrita completamente en español por un autor sin raíces en España o Latinoamérica.

Blur

¿Cómo resolver esa pérdida de un lirismo al que nos acostumbramos? ¿Cómo crear lectores para los que un lenguaje cargado de simbolismos y resonancia del ego sea posible aún?
Eleonora Cróquer Pedrón es una reconocida intelectual venezolana que actualmente organiza el ciclo de conferencias virtuales titulado Estudios literarios y culturales (pos) críticos. La escena contemporánea, que tendrá lugar entre marzo y junio de 2022 en la plataforma del centro mexicano 17, Instituto de Estudios Críticos. En esta ocasión...
“Fue El enigma de la llegada (1985), de V. S. Naipaul, una obra intensa e incansable, en que la inteligencia une el mundo de los humanos y el de la naturaleza, el que más influyó en mi propia obra, en mi propio oído. Todavía adoro su lenguaje, su música interior”,...
Lampe Pequeños dramas del memorioso: no sólo recuerda lo que quiere de vuelta sino también, involuntariamente, aquello que preferiría dejar olvidado. La tragedia de Kien, el neurótico protagonista de Auto de fe, la novela de Canetti: dotado de una prodigiosa memoria tenía la costumbre de apuntar en un cuadernito todas...
Los franceses parecen dotados de un talento especial para la escritura de diarios: no son, en rigor de verdad, los mejores --Kafka, Pavese y Gombrowicz los superan ostensiblemente--, pero sí los más prolíficos --el de Paul Léautaud, por sólo nombrar un ejemplo ilustre, abarca veinte gruesos volúmenes-- y, sobre...