‘Una voz para Erauso. Epílogo para un tiempo trans’: Paul B. Preciado comisaría una exposición de Cabello/Carceller

0
Vista de ‘Una voz para Erauso. Epílogo para un tiempo trans’ en el Azkuna Zentroa de Bilbao. VERY BILBAO.
Vista de ‘Una voz para Erauso. Epílogo para un tiempo trans’ en el Azkuna Zentroa de Bilbao. VERY BILBAO.

En una de sus más recientes exposiciones el colectivo de artistas Cabello/Carceller interroga al que consideran el primer retrato de una persona trans en la historia. El retrato en cuestión es de Antonio de Erauso, pintado por Juan van der Hamen hacia 1625 (según indican los últimos estudios), y pertenece a la colección Kutxa.

Con herramientas de la teoría feminista, queer y decolonial, desde 1992, el dúo Cabello/Carceller ha desarrollado un cuerpo de trabajo artístico que se concentra en cuestionar las imágenes hegemónicas que controlan y clasifican los cuerpos.

La exposición actual, Una voz para Erauso. Epílogo para un tiempo trans, abrió en marzo de este 2022 y podrá verse en Bilbao, en el Azkuna Zentroa, hasta el 25 de septiembre.

Acompañadas por la curadoría del importante investigador y ensayista transgénero Paul B. Preciado, Helena Cabello (París, 1963) y Ana Carceller (Madrid, 1964) han emprendido este 2022 en Bilbao un acto expositivo extremadamente delicado y complejo. El personaje que escogieron para protagonizar su muestra no permite, de ningún modo, una reflexión facilista sobre las identidades disidentes y su papel en la historia.

“Cuando eres gay, lesbiana o trans, es un personaje que te resuena especialmente, porque era un drag king casi en pleno Renacimiento”, explicó el curador en rueda de prensa durante la inauguración del evento. “Pero no nos sirve como antecedente luminoso porque está lleno de claroscuros. Es como un ancestro fascistoide y colonizador, lo que no impide ver en él aspectos de disidencia de género”.

La obra central de la muestra es un video donde tres personajes contemporáneos se enfrentan a un retrato de esa figura controversial y escurridiza, que pasó de ser la monja Catalina, que huiría del convento donde sus padres la habían recluido, a asentarse en México, en su última faceta, bajo la identidad de Antonio de Erauso, soldado que llegó a tener una pensión concedida por el rey Felipe IV por su desempeño militar en las colonias de ultramar. En el video de la exposición, Erauso es cuestionado igualmente sobre clase, raza, género o religión.

Lo interesante de este interrogatorio en la obra es que las preguntas dirigidas a ese personaje histórico no se emprenden sólo desde el marco conceptual de una contemporaneidad ya familiarizada con los estudios de género, sino que intenta imaginar lo que significaba ser trans en el siglo XVII, con ayuda de documentos de archivo consultados por Cabello/Carceller. De manera que invita a pensar en la historia de las identidades disidentes a lo largo de la historia.

“Erauso proviene del siglo XVI, cuando las nociones de transexualidad o transgénero no existían”, precisó Paul B. Preciado. “Sí existía el travestismo, que estaba considerado contra natura y un crimen hereje. Eso nos hace pensar cómo históricamente ha cambiado la concepción sexual o de género, que de ser una categoría eclesial pasó a médico-jurídica, y ahora luchamos para que pase a ser una forma de vida, y punto. Cada cual puede imaginar cómo pudo ser caracterizado en tiempos de Erauso: yo mismo, por ejemplo, habría sido cocinado en la parrilla por la Inquisición”.

- Anuncio -Maestría Anfibia

“Erauso es abiertamente monárquico y partidario del imperio, orgulloso de haber matado, pero también es un superviviente”, apuntaron las artistas. “Así que contesta en la onda de «sí, he matado, ¿y qué? Ya me hubiera gustado verte a ti en mi época». Es una persona muy católica, porque la religión le permite ocupar un determinado estatus, pero su religión dice «no matarás», y él ignora ese mandamiento”.

“Solemos decir que del futuro nada se sabe, pero tampoco se sabe nada del pasado, porque las historias menores y disidentes se han borrado. Así que la exposición es un laberinto opaco en el que entras para ir descubriendo sus distintos elementos”, apunta Preciado, en alusión al diseño escénico de la galería, que quiere reforzar el carácter laberíntico de toda reconstrucción histórica, planteado ya en el discurso de la exposición.

El video, además, cuenta con la colaboración de la compositora Maite Arroitajauregi, Mursego, que ganó el Goya en 2020 a la mejor música original por la película Akelarre. La defensa de Erauso, ante las preguntas que le lanzan desde el presente, convierten el audiovisual en una pieza musical.

Paul B. Preciado también remarcó la importancia del trabajo que Cabello/Carceller vienen desarrollando a lo largo de su carrera: “Siempre me pareció que la suya era una obra absolutamente necesaria. En los noventa ya trabajaban con unas variables que estaban en diálogo con Zoe Leonard u otras artistas del contexto americano. ¡Y aquí se traía a Zoe Leonard pero no se exponía a Cabello/Carceller! Pues no todo es Leonard o las fotos de John Waters. Aparte de Almodóvar, aquí también ha habido una proliferación de imágenes disidentes”.

La exposición se completa con un retrato de Erauso hecho por el colectivo Cabello/Carceller y obras anteriores suyas –donde aparecen otras representaciones de las identidades trans que dialogan con la figura renacentista–, entre las que destacan: Autorretrato como fuente (2001), Archivo: Drag Modelos (2007-en proceso), Movimientos para una manifestación en solitario (2021) o Lost in Transition-un poema performativo (2016).

Al final del trayecto que traza la exposición el público encontrará una carta dirigida al ayuntamiento de San Sebastián (donde se presume que nació Erauso), en la que Cabello/Carceller y Preciado solicitan que se modifique el nombre de la vía dedicada al personaje protagónico de la misma. Comisario y artistas piden a las autoridades que la calle pase de llamarse Catalina de Erauso a Catalina/Antonio de Erauso.

Paul B. Preciado es autor de varios títulos publicados por Anagrama: Manifiesto contrasexual; Testo yonqui, sexo, drogas y biopolítica; Pornotopía; Un apartamento en Urano y Yo soy el monstruo que os habla. Es filósofo, escritor y comisario de arte. Ha merecido la beca Fulbright, en Estados Unidos, y antes estudió Filosofía y Teoría del Género en la New School for Social Research de Nueva York, donde fue alumno de Jacques Derrida y Agnes Heller. Además, se doctoró en Teoría de la Arquitecura en Princeton University.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].
Rialta, Alianza Iberoamericana para la Literatura, las Artes y el Pensamiento es una asociación civil con sede en Querétaro, México, de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural, artístico, científico y tecnológico.

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí