‘Alegoría con Venus, Marte y Cupido’ (detalle), Paris Bordone, 1550

Réquiem y fuga muy lejos

Cuando mañana despierte y no vea
la cama de mi hermano
paralela a la mía como un signo de igual
ni su cuerpo en ella como un parterre
ni su rostro y sus gafas como flor de ese parterre,

cuando las plantas de nuestros pies ya no señalen el amanecer.

Cuando mañana me levante
y me saquen sangre en una sala blanca para siempre,
cuando me pongan una pulsera de goma
y al final del brazo del sillón,
se cierre un puño y se abra una mano
soltando algo o
tomando prestado algo al Señor.

Cuando mañana me levante temprano para ir al colegio
pero a mi pupitre se haya sentado la muerte niña.
O cuando el mediodía descalabre una sombra
muy espesa de lápida o de torre
un día y otro y otro
y yo huya metiendo la cabeza en la soga
pero el resto del cuerpo no me quepa
y me quede colgando del cielo

y contemplando

la cabeza del cuerpo del Señor,
las rodillas del cuerpo del Señor,
el corazón del cuerpo del Señor.

Cuando mañana me levante
pero la luna podrida tenga un gusano,
cuando llueva tan dentro
que se me encharque un órgano
y, entalleciendo en él, la primavera
me impulse junto a mis maestros viejos,
los que echaron la rama de un bastón
y murieron goteando en las cátedras
de un colegio futuro

y un recreo de niños albinos y felices.

Las piedras del espejo

Para Julio César Galán

Qué poco que tardaron
en regresar al mundo
aquellas risotadas censuradas antaño
por parecer de brujas
y asociarse en tratados de anaqueles

inalcanzables a lo
maquínico y perverso: caballeros
de una fe intransigente
no faltaron para batirse el cobre
contra los murciélagos de tales
risotadas eléctricas.
Al fondo palpitante de grabados
tenebristas los tenéis,
guerreando hasta recular
al más sombrío rincón

del cuadro. No es difícil
oírlas a través de ventanas o en parques.
Ahí están, hierba son
chillona que despunta. Y, en efecto,
mala hierba que entre la buena
se cuela con la manida
excusa del equilibrio:

diablo pesando un alma en
la romana de un cuerpo, embadurnando
lo divino con orín de caballo;
materia opaca que su interesado
asiento otorga a las luces del mundo,
pues de otra manera –explican las reidoras–
no serían, ya que un peso
brillante sólo –y abren
sus manos esqueléticas–
¿acaso existe?, ¿existió alguna vez?
El peso de lo brillante, ¿no es un sol?
–sacudida resignada de la cabeza horripilante–,
¿pero existe en la tierra? Ejem, ejem.

El lazo de arpillera anudado a la flor
más bella, el bien
definido en la sustancia
más ajena; ese es su lugar,
no las piedras del fondo de los ríos,
sino las del espejo: aquellas piedras
que podrían, o podrán
–porque el mal no se va a rendir jamás
y flaquezas habrá tarde o temprano–,
arrojadas contra él, hacerlo añicos.

 

*  *  *

 

Para Katie

Mírate toda
llena de arruñazos
Eras blanca y pareces
una mancha roja

Cierva ciega de andar

entre espinos
y puntas
de estrellas Yo te quiero

De puro dañar
el daño con tu daño
Te quiero Eres la única

cosa que quiero

*  *  *

Para Ana Gallego Cuiñas

Al desenrollar un tapiz en las obras de reacondicionamiento de un palacio se descubre impresionada sobre él una inmensa veladura de luz que se remonta al día más hermoso de la Tierra en concreto el veinticinco de abril de 1671 cuando un niño goteó en el ámbar persiguiendo las aves carne de reptil en flor y sobre un mar sin más contaminación que el sonido de las campanas en los puertos cruzaba el galeón del rey sí cuando el rey era el rey pero todo era libre.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].
Juan Andrés García Román (Granada, 1979) se dedica a la poesía, la traducción y la enseñanza. Es autor, entre otros, de El fósforo astillado (DVD Ediciones, 2008), Fruta para el pajarillo de la superstición (Pre-Textos, 2016) y “Poesía Fantástica (2007-2019). Resumen primero” (Pre-Textos, de próxima aparición). Entre sus traducciones se cuentan Floreced mientras - Poesía del Romanticismo alemán (Galaxia Gutenberg, 2017) o Un tenue éter indeterminado - Hongos de Yuggoth de H. P. Lovecraft (Pre-Textos, 2019). Su poesía ha sido antologada en muestras de la poesía española reciente como Centros de Gravedad (Pre-Textos, 2018), La cuarta persona del plural (Vaso Roto, 2016) o Grand Tour - Reisen durch die junge Lyrik Europas (Carl Hanser Verlag, 2019).

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí