Iván Cañas: fotografía discretamente política

0
Iván Cañas (Facebook, Alberto Romeu)

Sepultureros, obreros, campesinos, ancianos, jóvenes vendedores de pájaros y otros sujetos perfectamente cotidianos habitan el paisaje de la Cuba retratada por Iván Cañas, el fotógrafo cubano sui generis que decidió delinear en las décadas del sesenta y setenta el reverso de la épica revolucionaria que se impuso rápidamente como estética fotográfica en el país tras el parteaguas de 1959.

Cañas, quien murió en Miami en la noche del domingo 29 de diciembre a los 73 años, dejó un conjunto de imágenes discreto pero perdurable que funciona como contrapeso a la idealizada y controlada historia fotográfica de la Revolución cubana.

Sus primeros reportajes fotográficos fueron realizados mientras trabajaba en la revista Cuba, luego nombrada Cuba Internacional. Bajo encargos de la publicación recorrió el país durante más de una década, desde finales de los sesenta hasta inicios de los ochenta, junto a colegas como Enrique de la Uz y el suizo Luc Chessex.

La revista Cuba…, pese al clima de control y censura en el cual se desarrolló, posibilitó el crecimiento profesional de un grupo de fotógrafos que no sólo se dedicaba a cubrir los sucesos de la hora con cierta libertad estética, sino también procesaba e imprimía las imágenes en el cuarto oscuro, según relató el mismo Cañas en más de una ocasión.

Lejos de las milicianas jóvenes y felices de Korda que parecen ser siempre parte de un decorado o encontrarse en medio de un rodaje fílmico, o de los barbudos atractivos, en las fotos de Cañas los sujetos se ofrecen junto a la crudeza del paisaje, desprovisto de aditamentos y masivos escenarios.

De hecho, el único decorado que puede observarse en las imágenes de Cañas es el de la propaganda política que aparece bajo la forma de carteles deslucidos y un poco ridículos: algunos escritos con caligrafías torpes, en el espacio de un bar o en las paredes de un barrio de provincia.

De ahí que su primer libro de ensayo fotográfico El cubano se ofrece (1969) haya sido “cuestionado” por la dirección del Instituto Cubano del Libro porque, según los funcionarios culturales le informaron al artista, ofrecía una “visión pesimista de la Revolución”.

La maqueta de este libro se encuentra actualmente en la Colección Permanente del Museo Reina Sofía, en España. Se publicó por primera vez en Ediciones Unión en 1982, aunque había tomado forma hacía más de una década. Asimismo, algunas de sus fotos han sido incluidas por Horacio Fernández en El fotolibro latinoamericano, una antología que reúne los más destacado de la fotografía de la región desde finales del siglo XIX hasta hoy.

La decisión del fotógrafo Cañas de alejarse del arte multitudinario, celebratorio de los cambios sociales en Cuba y propagandístico, que se exportó al mundo en las primeras décadas del “proceso revolucionario”, fue sin dudas una toma de posición política elocuente.

La armonía de las fotos del gran publicista Alberto Korda, por ejemplo, nada tienen que ver con las imágenes cortantes, crudas, reales de Iván Cañas.

Muchas de sus fotos trazan una ironía sutil que se desprende de la representación de un doble relato o más bien de la relación que los sujetos parecen entablar con el contexto político también representado en la imagen. Esta relación queda impresa mediante una composición que casi nunca desenfoca los planos, en la cual sujeto y fondo siempre se muestran nítidos, pero en espacios claramente divisibles, incluso irreconciliables.

Sín título, Iván Cañas, foto tomada en Caibarién

Un sujeto que viste una camiseta blanca agujereada y otros tres miran a la cámara. Detrás, en un cartel pegado a la pared se puede leer: “El poder local en pie de guerra al mal servicio”. Esta consigna se encuentra animada, además, con unos dibujos infantiles que nada tienen que ver con la seriedad del mandato. Por último, al lado, un recorte del periódico Granma en el que se anuncia la muerte de Ho Chi Minh.

Los sujetos fotografiados en semejante escenografía no parecen en lo absoluto estar dispuestos a “dar guerra”, en todo caso sería una guerra en clave paródica, como en una película cubana de los hermanos Coen.

Por esta misma fractura de su poética con la realidad política cubana impuesta desde el poder, muchas de las fotografías que realizó como cobertura a la catastrófica zafra de los 10 millones nunca vieron la luz en Cuba.

“Nunca me interesó retratar ni a líderes políticos, figuras del gobierno, deportistas e incluso artistas de la época. Lo hice y mucho, pero sólo cumpliendo con mi deber como fotógrafo de una publicación. Lo que realmente me fascinaba era retratar, documentar la vida de la gente de a pie, la gente humilde, el campesino, el obrero desconocido. Disfrutaba inmensamente cuando cumpliendo con mis obligaciones como reportero de la revista, me metía dentro de los pueblos de provincia y me rodeaba de legiones de gente humilde, en las fábricas, en los centrales azucareros, en las minas, en los campos de Cuba”, confesó, en una entrevista de 2016, a la historiadora cubana Grethel Morell.

Alrededor del año 2010, se revelaron, para sorpresa de muchos lectores, un grupo de fotografías cuidadísimas de José Lezama Lima, tomadas por Iván Cañas en la década del sesenta. El fotógrafo narró que casi tenía olvidados esos retratos en casa de un amigo, quien le guardaba entonces parte de su trabajo. En 2014, la Universidad del Claustro de Sor Juana en Ciudad de México inauguró la exposición Lezama inédito, con estas fotos tomadas al escritor cubano.

También en el 2014, la Cuban American Phototheque Foundation, en el Bird Road Art District de Miami, acogió una retrospectiva de la obra de Cañas. Asimismo, en el 2015, se realizó una exposición de su trabajo en Cuba, en la Galería Espacio Abierto, de la revista Revolución y Cultura.

Iván Cañas nació en La Habana el 15 de abril de 1946 y se había instalado en Miami desde 1992.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo rialta@rialta.org.
Comentarios
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments