Sandra Ceballos conversa sobre la muestra ‘Arte sin pollo: Aglutinador History’

0
Montaje de la muestra de las artistas holandesas Ann Soleveng y Sanja Medic en Aglutinador en 2010 (foto del archivo del espacio Aglutinador)

Arte sin pollo: Aglutinador History es el título de la muestra que organiza actualmente la artista Sandra Ceballos (Guantánamo, 1961) en el espacio Aglutinador. Con un concepto curatorial que articula varios tipos de archivos, la exhibición se construye a partir de huellas, rastros, fragmentos que son, en sí mismos, sintomáticos de la generalidad de la cual proceden: el “espacio cultural” independiente Aglutinador.

Estos materiales, que van desde un catálogo hasta una invitación, desde una fotografía hasta un video, no sólo se exhibirán como memoria histórica –archivo–, sino como discusión vigente y testimonio crítico. La estrategia curatorial que Sandra Ceballos ha organizado es subsidiaria de un devenir creativo que, en Aglutinador, se ubica en las antípodas de las instituciones oficiales reguladoras del arte en Cuba.

Fundado por los artistas Sandra Ceballos y Ezequiel Suárez en 1994, el espacio Aglutinador (calle 6 #602 e/25 y 27, El Vedado) surgió con el objetivo de establecerse en el sistema de las artes visuales cubanas a partir de un discurso contrahegemónico. Desde Arte degenerado en la era del mercado (1994), su primera exposición, hasta Arte sin pollo: Aglutinador History, el espacio ha mostrado, durante veintisiete años, gran parte de la creación outsider de la isla, y allende los mares.

Podemos mencionar, entre los últimos proyectos curatoriales de Aglutinador, We Are Porno (2007), Curadores Go Home (2008), La Perra subasta (2009), La Bodega de Paquita (2009), Museo de Arte Maniático (2012-2013) y Malditos de la posguerra (2016-2018), todos articulados desde enunciaciones que subvierten los discursos hegemónicos.

Ahora, en Arte sin pollo… Sandra Ceballos utiliza la noción de archivo como un dispositivo que organiza la memoria de manera aleatoria y desjerarquizada. En todo caso, lo que hace es documentar el proceso conformativo de una identidad alternativa: el espacio Aglutinador.

La documentación, ligada en su totalidad al quehacer del “espacio cultural”, atestigua una obra cuyo significado y sentido final radica justamente en la reconstrucción sinecdótica de una memoria marginal. El cuerpo de documentos –recolectados, yuxtapuestos, reconfigurados– que se podrá apreciar apenas el confinamiento impuesto por la Covid-19 se disipe, será un medio, más que una forma, de examinar el pasado y abrir al presente una memoria de resistencia.

A propósito de esta muestra en proceso, Sandra Ceballos ha respondido algunas preguntas para Rialta.

Desde los noventa, el espacio Aglutinador ha sido un escenario de contranarrativas. Ha puesto en crisis las nociones hegemónicas en Cuba en torno a los espacios artísticos independientes y ha sido lugar de resistencia política. En una entrevista, también concedida a Rialta, declaró que “Aglutinador no es tribuna para políticos”, “ni se hace política” allí, “porque Aglutinador es la política”. ¿Pudiera explicar esta idea?

Cuando digo que Aglutinador es “la política” me refiero al significado del gesto. La creación, hace veintisiete años, de un lugar independiente de tolerancia para la cultura dentro de un sistema totalitario, unipartidista, en donde solamente existía la cultura de estado bajo ideologías hegemónicas, es ya, en sí mismo, un emplazamiento político.

Pero todo emplazamiento político es –algo que suele soslayarse– un ejercicio de poder, y como tal dictamina…

Es un emplazamiento que dictamina, sí, pero en favor de los derechos del individuo. De cualquier individuo: graduado de arte o no, joven o viejo, cubano o extranjero, hombre, mujer, homosexual, reconocido, olvidado, emergente, farandulero, expresidiario, religioso, brujo, etc. En favor del derecho a expresarse mediante el arte. Siempre mediante el arte, porque los podios, tribunas, o tarimas para las jergas, no están precisamente dentro de mi casa.

Algo parecido dice en el manifiesto, especie de declaración de principios, que redactó junto a Ezequiel en los inicios de Aglutinador. Donde, además, afirma: “Aglutinador es un espacio cultural, no una boutique. No pretende ser elitista, ni vanguardista, ni populista, ni pasadista: quiere ser (o llegar a ser) justo.” ¿Anarquismo?

El espacio Aglutinador nunca ha amplificado voces que practican únicamente el panfleto político. Sin embargo, sí ha sido un poco anarquista, pero suave, sin extremismos decadentes.

En el anuncio que colocó en Facebook informa que en Arte sin pollo: Aglutinador History será el propio espacio el protagonista. ¿Cómo, desde el concepto curatorial, se ha previsto la muestra de veintisiete años de acción política, en el sentido de acción transformativa?

Aglutinador le huye a la solemnidad. Por el contrario, la sencillez y el desenfado de una casa de familia desarticula toda idea pretenciosa de imitar la logística y la estética chula de las galerías convencionales. Por tanto, una parte del archivo –fotografías, diapositivas, libros, invitaciones, catálogos– estará interactuando con los interesados, expuesto sobre mesas simples, no de cristal. Tampoco habrá cajas de luz ni vitrinas selladas. Mesas de comedor, o de computadoras. Mesitas de sala. Mesitas de noche, esas que, a un costado o a ambos lados de la cama, acompañaban a las personas mientras dormían. En las paredes, se expondrán objetos, fetiches, obras de algunos artistas y proyecciones de videos.

La noción de archivo es bastante utilizada en el arte contemporáneo. ¿Cómo subvertir, desde el propio archivo, esa memoria?

¿Cómo? Organizando esa memoria sin nostalgia. El archivo de Aglutinador es memoria sin nostalgia. Es diversión y soltura, algo muy característico de la energía que desprende este sitio.

¿Cuál ha sido el público de Aglutinador?

El público de Aglutinador cambia constantemente. Los del inicio, algunos, han fallecido. Otros, casi todos, emigraron. Entiendo que muchos se guarden en sus casas, asistan a las exhibiciones de los socios o marquen tarjetas en fiestas coquetas. Por Aglutinador han pasado y siguen pasando generaciones de artistas emergentes, también famosos, de Cuba y del mundo. Cada uno ha dejado su vibra, su sudor y su carcajada.

La activación del archivo en la próxima exhibición está determinada por el vaivén de la Covid-19 en Cuba. ¿Aún no hay fecha de inauguración?

La exposición del archivo se realizará dentro de una de las fases del desconfinamiento que lo permita. No sé cuál de ellas. La muestra está concebida para visitas de sólo cuatro personas. Como en la cola del pollo. Claro, pero en la cola del pollo no puedes llamar a la tienda para solicitar previamente un turno. En Arte sin pollo: Aglutinador History sí se podrá hacer.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo rialta@rialta.org.
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments