Una muestra virtual agrupa proyectos de arquitectura emergente cubana

0
Proyecto realizado por el Estudio1-2-3 Arquitectura

Nuevas intenciones, estudios emergentes de arquitectura cubana es una muestra que ha curado Fernando Martirena. Una exhibición que parece una barricada, un punto de contención. “Como en Mayo del 68 –advierte Martirena para Rialta– queremos, con este proyecto, que exista un cambio de poder hacia la juventud, aunque este cambio quizá sea, en sí, otra ficción.”

Es evidente que Mayo del 68 no acabó con la “autoridad”. Aquel divertido “carnaval” francés –en el sentido, desde luego, de Bajtín (descanonización, degradación, profanación, salvaje desorden)– proclamó, como uno de los lemas del movimiento, “¡Prohibido prohibir!”, y quiso extender al concepto de autoridad su partida de defunción.

Mientras le escribo por Messenger al arquitecto cubano Fernando Martirena, termino de leer uno de los ensayos de Michel Foucault. Mientras le escribo, intento sostener-me que la arquitectura, al igual que la sexualidad, la psiquiatría, la religión, la justicia y el lenguaje, es una “estructura de poder” que, a veces, sufre un desplante simbólico por parte de jóvenes “rebeldes”. Jóvenes que, al igual que en el Mayo francés, construyen iconoclastas barricadas.

Así se construye Nuevas intenciones… y se expone durante todo el mes de mayo –a 52 años del Mayo francés– en Instagram y en Facebook (GECA. Grupo de Estudios Cubanos de Arquitectura). La curaduría agrupa a varios de los “jóvenes” estudios emergentes de arquitectura cubana: 1-2-3 Arquitectura, Bastión de lo Común, CAP Estudio, Complemento Arquitectos, De Aquí Arquitectura, Erick Membriles y Clara Valdés, ESTRATO ARQ, Estudio Básico, Estudio PRI, Ile Estudio, Línea Arquitectura, OPV Arquitectura, Perform Arquitectura, RW Arquitectura, Sin Tesis Estudio, Síndrome Estudio, Tito Quintana, XYZ Estudio.

Esta muestra, como indica Fernando Martirena, “se basó en aquellas personas que han desarrollado proyectos no académicos, ya sean ficcionales o no, y que se vean a sí mismas como un estudio de arquitectura, aunque no reúnan las condiciones tradicionales para serlo”.

Él, Fernando, es cofundador, junto a Anadis González y David Medina, del estudio independiente de arquitectura Infraestudio, radicado en La Habana desde enero de 2016. Además, hace más de un año es coordinador del Grupo de Estudios Cubanos de Arquitectura (GECA), que reúne a los estudios de arquitectura independientes del país, con el objetivo de aumentar la visibilidad de la arquitectura contemporánea cubana como movimiento cultural y lograr un mejor marco legal para la disciplina.

Él no quiere ser alarmista, sino tranquilizador, mostrar que el espacio de la arquitectura emergente en Cuba, a pesar de estar semihuérfano, retrata una generación que se posiciona cada vez con mayor fuerza en el paisaje de las ciudades cubanas.

Actualmente, la arquitectura en Cuba funciona de dos maneras diferentes: una asociada a las empresas constructoras, restauradoras y proyectistas estatales; y otra independiente. Hace aproximadamente diez años, a partir de cambios económicos que se introdujeron en el país, los negocios privados emergieron y con ellos una nueva necesidad de arquitectos. Al surgir un nuevo cliente, se creó una nueva necesidad, una demanda separada del mainstream de la arquitectura en la Isla. En este ámbito nacieron varios estudios independientes de arquitectura, dentro de un limbo legal que no acaba de precisarse.

¿Qué define tener un estudio independiente de arquitectura en Cuba? ¿Si no existen las condiciones económicas y legales para construir arquitectura de autor desde la práctica no estatal, por qué algunos persisten en este sueño? ¿Tener un estudio de arquitectura emergente en Cuba es más fácil o más difícil de lo que parece? ¿Es una ficción tener un estudio de arquitectura en Cuba?

“Los propios estudios reunidos en Nuevas intenciones… –asegura Fernando– nos responden todas esas interrogantes desde sus diferentes experiencias, que expondremos [como en barricada] durante todo el mes de mayo. Para preparar esta muestra llevo un tiempo investigando y documentándome. Como parte de un proyecto personal recopilo información sobre aquellos proyectos que surgen pero que no quedan documentados en ningún sitio. Incluso, aunque algunos de estos proyectos sólo vivan en la ficción, son un retrato de un movimiento que recién comienza y que, intuyo, pertenece a una generación de la que conocemos casi nada.”

Con Nuevas intenciones… GECA no sólo cambia su rostro y aumenta su nómina, sino que evoluciona hacia una actitud “posgeneracional” más abierta, que añade nuevos acercamientos epistémicos al panorama del movimiento arquitectónico emergente en Cuba.

Acota Martirena: “Después de un año de trabajo como coordinador del GECA me di cuenta que en las publicaciones y eventos se repetían los mismos estudios una y otra vez. Esa repetición, en un contexto como el nuestro, pudiera crear el mito de que sólo unos pocos privilegiados diseñan, hecho que aparenta una falsa aristocracia. Eso sería desastroso. Al mostrar los estudios emergentes expongo la transparencia que aspiramos lograr, nuestra sincera vulnerabilidad y capacidad de mutación.”

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo rialta@rialta.org.
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments