El concepto de cultura abarca simultáneamente un programa didáctico y una efervescencia creadora. En las relaciones entre cultura y revolución, este programa y esta efervescencia son dos necesidades tan imperiosas la una como la otra, pero rigurosamente distintas. Corresponde a los educadores la tarea didáctica mientras que los artistas deben entregarse sin trabas a la aventura de la imaginación.

Todo se hace falso si la creación artística es sometida a la necesidad de educar a las masas bajo el pretexto de que estas no pueden absorber brutalmente la enorme herencia cultural de la cual fueron privadas durante siglos por sus opresores. ¿Es preciso fabricar un arte y una literatura a su alcance? Esta es la solución del desprecio, contra la cual se había levantado Lenin. Fue esta, sin embargo, la solución adoptada en 1934 por Stalin y Zhdánov. Esta es la solución que sue­ñan aun sus cómplices, quienes, un poco en todas partes y sin la menor vergüenza, continúan ocupando las tribunas, acechando la ocasión de instaurar nuevamente la doctrina contrarrevolucionaria conocida por el nombre de realismo socialista y que ha paralizado durante más de veinte años el genio creador de Europa del Este. Es una suerte para Cuba el haber evitado (espero que definitivamente) esta monstruosidad.

La reflexión teórica, para ser revolucionaria, debe asumir esta verdad dolorosa de que el proceso de asimilación de la cultura por las masas será extremadamente lento, que habrá de desarrollarse poco a poco, irreversiblemente, por ondas concéntricas, pero en ningún caso y bajo ningún pretexto los creadores renunciarán a su necesidad revolucionaria e íntima: buscar infatigablemente en lo desconocido imágenes nuevas para entregarlas a los demás. Los artistas no deben educar sino maravillar.

Recordemos, en fin, que existe una determinada sensibilidad que escapa a toda cultura, sensibilidad minoritaria repartida de manera aleatoria entre los hombres, sin distinción de clase, de raza o nacionalidad, y que despierta espontáneamente frente a la obra de arte auténtica. Esta sensibilidad, ella sola, justifica que el poder revolucionario deje libertad total a los artistas.

EXPEDIENTE | Salón de Mayo, La Habana, 1967

1. Del catálogo ‘Salón de Mayo’, Talleres de Granma, 1967
2. De la prensa y revistas de la época

2.1. Yvon Taillandier: “Historia del Salón de Mayo” (Revista del Granma, La Habana, 13 de julio, 1967, pp. 5-8).
2.2. Enrique Román: “Entrevista al pintor Jean Messagier” (Granma, La Habana, 9 de agosto, 1967, p. 5).
2.3. Enrique Román: “No creo en la pintura separada de la historia: Arroyo” (Revista del Granma, La Habana, 12 de agosto, 1967, p. 10).
2.4. Georges Boudaille: “Las lecciones del Salón de Mayo” (Revista del Granma, La Habana, 12 de agosto, 1967, p. 9).
2.5. [Un señor de edad observa el letrero que dice, en francés, ‘Salon de Mai’…] (Revista del Granma, La Habana, 19 de agosto, 1967, p. 3).
2.6. Leonel López Nussa: “Vísperas del Salón de Mayo” (La Gaceta de Cuba, La Habana, año 6, n. 60, julio-agosto, 1967, p. 5).
2.7. Pedro Pérez Sarduy: “Agustín Cárdenas” (La Gaceta de Cuba, La Habana, año 6, n. 60, julio-agosto, 1967, p. 9).
2.8. Pedro Pérez Sarduy: “Diálogo con el pintor Camacho” (La Gaceta de Cuba, La Habana, año 6, n. 60, julio-agosto, 1967, p. 8).
2.9. Raúl Palazuelos: “Varios participantes del Salón de Mayo opinan” (La Gaceta de Cuba, La Habana, año 6, n. 60, julio-agosto, 1967, pp. 6-7).
2.10. Roberto Valdés Muñoz: “Conversación con Rancillac” (La Gaceta de Cuba, La Habana, año 6, n. 60, julio-agosto, p. 8).
2.11. “Setenta y cinco intelectuales y artistas declaran su apoyo al Congreso Cultural de La Habana y a la lucha armada de los pueblos oprimidos” (La Gaceta de Cuba, año 6, n. 60, julio-agosto, 1967, p. 6).
2.12. Salvador Bueno: “Salón de Mayo. Escritores y artistas invitados” (Bohemia, La Habana, 8 de septiembre, 1967).

3. Otros

3.1. Alain Jouffroy: “La gran espiral” (Llilian Llanes, Salón de Mayo de París en La Habana, julio de 1967, Arte Cubano Ediciones / Consejo Nacional de las Artes Plásticas, La Habana, 2012, pp. 112-114).
3.2. Fidel Castro Ruz: “Discurso pronunciado en el Acto por el XIV Aniversario del Asalto al Cuartel Moncada, en Santiago de Cuba, el 26 de julio de 1967” (sitio web oficial Soldado de las Ideas).
3.3. José Antonio Portuondo: “Itinerario estético de la Revolución cubana” [fragmento] (Unión, año XIV, n. 3, septiembre, 1975, pp. 18-19).

4. Audiovisuales

4.1. Santiago Álvarez, dir.: Noticiero ICAIC Latinoamericano: Salón de Mayo [fragmento], ICAIC, 7 de agosto, 1967, 1:36 min.
4.2. Bernabé Hernández, dir.: Salón de Mayo (documental), ICAIC, 1968, 17 min.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo rialta@rialta.org.