‘Lei Nai Shou’: Una dosis de irreverencia para mirar a Cuba y sus alrededores

0
Mika Cuellar, Tomas Castellanos y Ricky Castillo (izq. a der.) en el programa 106 de ‘Lei Nai Shou’ (IMAGEN Youtube / Lei Nai Shou)
Mika Cuellar, Tomas Castellanos y Ricky Castillo (izq. a der.) en el programa 106 de ‘Lei Nai Shou’ (IMAGEN Youtube / Lei Nai Shou)

Más de nueve meses y cien capítulos después, Lei Nai Shou continúa siendo una de las propuestas más rompedoras y estimulantes dirigidas –aunque no sólo– al público cubano en Internet. Un podcast o un programa de TV que se transmite –“lei en la nai”– tres veces por semana en diversas plataformas y que pretende abrir espacios para, según nos dicen, “un análisis relajado y serio, atento y miope sobre la realidad cubana en el mundo”.

Tomás Castellanos, Mayda (Mika) Cuellar y Ricky Castillo son los creadores y anfitriones de un late night show a lo cubano que no ha parado de evolucionar desde octubre de 2021, cuando se lanzaron al ruedo con el segundo programa… El primero –invitado el escritor Enrique del Risco– no se había conseguido “exportar” a causa de algún fallo tecnológico.

La anécdota parece hablarnos no propiamente del error, o de la inevitabilidad de las contingencias, sino de una condición fundamental, y acaso muy atractiva, en el programa y sus realizadores. A fin de cuentas, no todo el mundo se atreve a empezar por el #2.

Por lo demás, cada episodio sería “una aventura”, según ya avisaban estos chicos el otoño pasado. Ahora conversan con Rialta Noticias sobre esa caprichosa aventura de mirar, a su modo, “Cuba y sus alrededores”.

¿En qué consiste Lei Nai Shou? ¿Cómo se puede ver, a través de qué plataformas?

Lei Nai Shou es un intento, una idea, un concepto que se ha ido formando, y al final resulta un espacio de conversación. Es un programa que se puede clasificar como podcast por su duración y el propósito de abordar los temas con detenimiento y profundidad. El programa sale usualmente los lunes, miércoles y jueves a las 9:45 p.m. por las página oficial de Lei Nai Shou en Facebook, YouTube y Twitter.

¿Qué tiene, en efecto, del formato televisivo late night, y qué lo hace otra cosa (algo que tal vez puede intuirse en es “mala escritura” del propio título)?

Anuncio

El programa tiene el “mood” irreverente de un show nocturno; algo que es también resultado de nuestra propia inexperiencia y soberbia: el atrevimiento de adentrarnos en un mundo que apenas conocíamos. Y, lejos de pretender lo contrario, hemos preferido mostrarnos tal cual somos; en eso quizá consiste la irreverencia del programa, en no inventarnos personajes sino sentarnos cada noche a conversar como si fuese el portal de la casa. El ambiente informal y quizá la manera desenfadada en que se comentan los temas de actualidad son los puntos comunes [con el clásico late night anglosajón]; por otro lado, nos distingue, tal y como se puede inferir en el título del show, la cubanía, la necesidad de comentar lo que sucede en Cuba para el resto del mundo, el propósito de que nuestra isla y nuestra gente tengan cada vez más voces contando lo que sucede. Por ello el título en Spanglish.

¿El proyecto actual tiene algún antecedente? ¿Qué se recicla o se upgradea, y qué hay de sustancialmente novedoso ahora?

El proyecto no tiene un antecedente particular; quizá pueda entenderse como antecedente proyectos que llevábamos cada uno de manera individual. Antes de crear LNS, Ricky y Mika estaban trabajando en su podcast para guitarrearte.com, mientras que Tomás estaba realizando Orbitando Podcast. Si bien no existió un antecedente a LNS, la experiencia que fuimos alcanzando en nuestros proyectos respectivos ayudó a concebir y crear este programa tal cual lo vemos hoy.

"La última jama" (IMAGEN Facebook / Lei Nai Shou)
«La última jama» (IMAGEN Facebook / Lei Nai Shou)

Entiendo que es un programa, desde el punto de vista temático, muy –incluso esencialmente– político que, por supuesto, se ocupa de la actualidad cubana. ¿Cuál es el approach sobre esa realidad cubana de estos días: desde qué lugar político se hace y a quiénes está dirigido el show?

Realmente el programa no debe considerarse esencialmente político; ni siquiera ha de considerarse esencialmente cubano sino en las formas y los códigos que nos identifican. La temática que se discute en LNS escapa no solo a la geografía del archipiélago sino a todo lo que de él pueda extraerse. En LNS hemos tenido programas sobre NFT,  el Metaverse, la inflación, las sustancias isotrópicas y psicoactivas, Antropología, Espiritualidad; en fin, intentamos al menos no entrar en la categoría de programa de tema político. Sucede que también estamos decididos a contar la realidad de lo que acontece en Cuba en su día a día; de ahí que la política se vuelva un eje principal sobre el cual giran muchos análisis en el programa. Teniendo en cuenta que el programa se traduce en nosotros tres conversando sobre un tema con los invitados, o incluso con el chat del programa, no existe un punto político común o determinado que no sea el respeto a los derechos humanos: algo que entendemos ha de situarse en cualquier proyecto político que se respete. De ahí en adelante cada uno de nosotros tiene una idea política muy particular que no determina ni estructura una línea determinada para el programa.

¿Qué significa o qué implica el lugar de la emigración o la diáspora y, en particular, el lugar social/político/ideológico/traumático del exilio para los realizadores de un “shou” como este? ¿En qué medida proviene de ahí la necesidad comunicativa que sirve de gasolina a una iniciativa de este tipo?

El exilio juega un papel significativo indiscutiblemente en LNS. Gracias a dos cubanos emigrados en los sesenta, Elio y Esther Alba Buffill, tuvimos contacto directo con una generación que usualmente no cohabita con la nuestra. Gracias a sus historias, a sus experiencias tan desconocidas como fascinantes, logramos entender y aprendimos a valorar puntos de vista completamente ajenos a nuestro pensar anterior. No es entonces sospechoso comprender que en ese recorrido peculiar que representa la revisión de una nación mediante el diálogo de dos generaciones que no se han visto nunca antes, sea el exilio para nosotros el proceso de reconocer que esa cubanía no se aprende sino se siente: el código indescifrable, las frases de antaño que uno pensaba haber inventado, los platos de cocina tal como originalmente se hacían… El exilio no es más que la historia de nuestros abuelos cuando fueron jóvenes, la que nunca nos contaron, tan plural y pintoresca como cualquier otra.

¿Cómo ha reaccionado hasta el momento la(s) audiencia(s) en redes?

Mucho mejor de lo que esperábamos, estamos honestamente sorprendidos. Pensamos que costaría mucho más tiempo conectar nuestro mensaje con la gente, que se entendiera el valor de ser lo más genuinos que nos permite la inexperiencia. En esa reacción es donde encontramos las ganas de seguir haciendo esto todas las semanas. Se crea una relación bastante especial con la audiencia; puede parecer una frase hecha y cursi, pero sinceramente se siente como una segunda familia cuando estamos sentados en vivo conversando con esos amigos que siempre están ahí. Es como si abandonáramos todos los lugares desde los cuales estamos interactuando para sentarnos a conversar juntos… Es algo único e increíble.

¿Qué viene? ¿Qué podemos esperar en términos de evolución del proyecto?

De todo, nos hemos unido tres personas que, lejos de cuestionarnos las ideas locas que se nos ocurren, usualmente las estimulamos, y sumamos a ellas. Gracias a ello no paramos de preparar proyectos que de seguro van a materializarse en algún momento; algunos de pequeño formato que podremos realizar muy pronto, y otros que quizá nos lleven más tiempo, planificación y contactos. Por ejemplo, tenemos ya preparado el proyecto de “LNS Undergraun”, una especie de Tiny Desk cubano que seguramente va a gustar muchísimo a todos.

Estamos empezando y no estamos apurados. Entendemos que todo lleva su tiempo y que el esfuerzo en algún momento irá premiándonos con recursos suficientes para que cada idea que surja en LNS esté siempre sujeta a su posible realización. Lei Nai Shou debe evolucionar siempre hacia la paz que brinda la práctica de la honestidad desde el respeto. Esperamos llegar a ser un programa referente para cualquiera que esté interesado en conversar sobre un tema de manera abierta y plural, a opinar y escuchar lo que otros opinan. Esperamos cada día ser la mejor versión posible de nosotros mismos. El resto ya vendrá…

Mika Cuellar, Tomas Castellanos y Ricky Castillo (izq. a der.) en el programa 106 de ‘Lei Nai Shou’ (IMAGEN Youtube / Lei Nai Shou)
Mika Cuellar, Tomas Castellanos y Ricky Castillo (izq. a der.) en el programa 106 de ‘Lei Nai Shou’ (IMAGEN Youtube / Lei Nai Shou)
Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí