Muere el filósofo francés Jean-Luc Nancy

0
Jean-Luc Nancy
Jean-Luc Nancy (foto publicada por la Editorial Trotta en Twitter)

En la mañana de este 24 de agosto, el diario local Dernières Nouvelles d’Alsace informaba de la muerte, ocurrida en la noche anterior, del filósofo francés Jean-Luc Nancy a sus ochenta y un años de edad, una de las figuras más relevantes del panorama del pensamiento europeo contemporáneo.

Nacido en 1940 cerca de Burdeos, Nancy se doctoró en 1973 por la Universidad de la Sorbona bajo la supervisión del gran filósofo y hermeneuta Paul Ricoeur, y poco después se incorporó al claustro de la Universidad de Ciencias Humanas de Estrasburgo, donde transcurriría toda su carrera académica.

La obra filosófica de Nancy, plasmada en más de dos centenares de libros, se inscribe en la estela de la deconstrucción iniciada por Jacques Derrida, de quien Nancy fue cercano colaborador, junto con su colega de Estrasburgo Philippe Lacoue-Labarthe, en cuya co-autoría publicó algunos de sus títulos más importantes. Así, en sus primeros trabajos relevantes, Nancy extendería la crítica de las premisas metafísicas y teológicas del pensamiento occidental, que había inaugurado Derrida al psicoanálisis, y en particular a la teoría de Jacques Lacan.

También junto con Lacoue-Labarthe, en los años ochenta, Nancy fundó un Centro de Investigaciones Filosóficas sobre Política que sería, hasta su cierre en 1994, una influyente institución dedicada a la discusión y promoción del pensamiento político desde categorías específicamente filosóficas. El propio Nancy contribuyó teóricamente a esta empresa de re-pensar filosóficamente lo político en la que probablemente sea su obra más influyente: La communauté désoeuvrée (La comunidad desobrada, 1982), y también en títulos posteriores como La experiencia de la libertad (1988), El sentido del mundo (1993) y Ser singular plural (2000); en estos y otros libros, Nancy somete a evaluación la noción de comunidad, a la luz de las experiencias traumáticas a que condujo la apoteosis de lo social ensayada por los estados totalitarios del siglo XX, y propone nuevos modos de considerar la existencia en sociedad y el ser individual.

Pero los intereses intelectuales de Nancy abarcaron igualmente, entre otros muchos asuntos, el cine (en 2001 dedicó un libro a la obra del cineasta iraní Abbas Kiarostami), el arte contemporáneo (Las musas, de 1996, recoge sus reflexiones sobre el tema) y la teoría literaria (como lo evidencia el monumental volumen El absoluto literario). Este último título, aparecido en francés en 1978 y publicado en 2012 en traducción española por la editorial argentina Eterna Cadencia, contiene una meticulosa lectura (además de una compilación) de los textos de los románticos alemanes que significaron la fundación de la teoría moderna de la literatura.

Su último libro, Un virus demasiado humano, fue publicado en 2020 y trata de la pandemia de la COVID-19. En él, Nancy –quien ya había abordado el tema de la enfermedad en El intruso (2000), una reflexión filosófica sobre su experiencia con un trasplante de corazón al que fue sometido– encuentra conexiones entre el origen y desarrollo de esta crisis sanitaria y los fundamentos simbólicos y materiales que subyacen a la civilización tecnocapitalista imperante hoy en todo el mundo, y afirma: “Las pandemias de antaño podían ser entendidas como castigos divinos, del mismo modo que la enfermedad en general fue por mucho tiempo exógena al cuerpo social. Hoy, la mayor parte de las enfermedades son endógenas, producidas por nuestras condiciones de vida, de alimentación y de intoxicación. Lo que era divino se ha vuelto humano. Demasiado humano, como dijo Nietzsche”.

El filósofo y escritor Jean-Clet Martin, alumno de Nancy en Estrasburgo y editor de un libro colectivo sobre su obra, expresó hoy en su página de Facebook: “El concepto que mejor definía a Nancy era […] la conjunción con, que abre la distancia dentro de la comunidad y se instala en el límite para habitarlo y tocar el borde exterior. Jean-Luc Nancy acaba de tocar ese borde exterior en el que siempre vivió, ejerciendo resistencia a lo inevitable”.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí