Murió bell hooks, feminista y defensora de la rebeldía del amor

0
bell hooks. KARJEAN LEVINE / GETTY
bell hooks. KARJEAN LEVINE / GETTY

bell hooks fue una maestra transgresora comprometida con la revolución. Su legado pedagógico da cuenta de la necesidad de romper con la cultura dominante en los salones de clase y en la vida cotidiana. bell fue maestra en la escuela y en la universidad, y su trabajo me inspiró particularmente a entender la importancia de los afectos en la lucha política, la academia y la enseñanza. bell hooks desnudó cómo las heridas del racismo, el sexismo, la clase y la heterosexualidad obligatoria minan la autoestima y someten nuestra voluntad de resistencia.

Creo que ninguna otra pensadora feminista se ha tomado tan en serio la importancia de revolucionar el mundo desde el poder del amor, reconociendo que el amor es una suerte de potencia protectora de la vida en medio de los tantos genocidios que enfrentan las comunidades estigmatizadas, racializadas y empobrecidas. El amor es para bell hooks, como nos dice en su libro Salvation, “un acto profundamente político […] sólo el amor nos dará la fuerza para atravesar la miseria y la penuria… El poder transformador del amor es la base de todos los cambios sociales significativos. El amor es el corazón de nuestras luchas. Cuando todo se desmorona, el amor nos sostiene”.

Cuando leí a bell hooks por primera vez sentí que su escritura feminista era como un bálsamo para mi corazón roto: por medio de sus enseñanzas se dibujaba un campo de saber que le daba validez a los afectos, la autoestima, la intimidad y el cuerpo en la lucha política. hooks estaba interesada en el agenciamiento de prácticas de autorecuperación (self-recovery) como una forma de acción pedagógica para oponernos a la devastación psíquica y moral que producen las matrices de dominación. Su legado nos revela una ética feminista negra del amor que nos susurra al oído que no dejemos espacio para el pensamiento hegemónico que desdeña nuestros cuerpos, sino que nos dispongamos a abrir nuestro corazón al cambio, al espíritu de comunidad, al trabajo continuado de crear una intimidad que no aniquile la diferencia. La invitación de esta pedagogía es a aceptarnos tal y como somos, a amar nuestros cuerpos raritos, oscuros y diversos, y a ver con amor nuestra historia, nuestros pueblos y nuestras raíces.

hooks retoma en muchos de sus escritos las enseñanzas del monje budista Thich Nhat Hanh para mostrarnos que las revoluciones sociales precisan de revoluciones espirituales que restauren nuestros corazones rotos y que luchen contra las políticas del desamor. Por eso, el amor del que habla no es un asunto de sentimientos rosa y de afectividad new age, sino que es un asunto de cuidado, compromiso, sabiduría, responsailidad, respeto y confianza.

Desde estas coordenadas es que podemos desafiar los valores individualistas, destructores, competitivos y cosificadores del capitalismo contemporáneo. bell me enseñó a amar mi cuerpo marica, mutante y en tránsito, y no sólo enseñar a transgredir, sino transgredir para enseñar y que precisamos llevar la pasión a la sala de clase, el disenso y la incomodidad a espacios donde se busca imponer la homogeneidad, el consenso silenciador y la tiranía de una sola verdad. Cuando lees a hooks aprendes a ver desde los márgenes y a cuestionar los discursos universalizantes y excluyentes, y a construir movimientos radicales que interconecten nuestras luchas, nuestros afectos, nuestra voluntad por reparar nuestro mundo.

bell hooks abrió el feminismo más allá de una cuestión de identidades fijas o esencialistas y nos llamó a tomar la lucha en contra del sexismo como una tarea de todxs. También nos enseñó que las personas en posiciones dominantes pueden cambiar, y que creer que los blancos, los hombres y los heterosexuales nacieron así y que de ahí no se mueven resulta en un discurso que naturaliza la opresión y posiciona la derrota en nuestra lucha por desmantelar las violencias. Todxs podemos aprender a transgredir.

Hooks nos habla de la esperanza del cambio, de la posibilidad de construir comunidades con el centro en las márgenes, de la importancia de una ética política del amor y de ver la muerte y sus misterios como una posibilidad para afirmar la vida, para comprometernos con la acción política aquí y ahora, y reconocer que necesitamos sanar para recuperar nuestra humanidad y romper con las cadenas de quienes nos oprimen.

El conocimiento no sólo puede servir para describir el mundo, necesitamos sanarlo, reconoce hooks en La teoría como práctica liberadora: “llegué a la teoría desesperada, queriendo comprender-entender lo que ocurría a mi alrededor y dentro de mí. Sobre todo, quería que el dolor desapareciera. Vi en la teoría un lugar para sanar”.

Maestra bell, gracias por legarnos la rebeldía del amor y la pasión por la justicia social.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí