La conversación con la escritora mexicana Adriana González comienza con una interrogante que nos ha acompañado desde las manifestaciones del 11 de julio de 2021. ¿Por qué es tan difícil, para una gran cantidad de personas sensibilizadas con causas sociales en México y Latinoamérica, posicionarse críticamente respecto a la situación de Cuba? ¿Qué puede ayudarnos a comprender esta renuencia?

Para explorar respuestas, Adriana nos lleva a través de su propia experiencia de crecer con una imagen exaltada de Cuba –la de una pequeña isla que se opuso al Imperio– y de la transformación que supuso comenzar a entender la realidad de Cuba. En México, la exaltación del gobierno cubano servía a una retórica de oposición a los Estados Unidos, propia de la política mexicana. Sin embargo, esto no es suficiente para explicar por qué, incluso después de las manifestaciones del 11 de julio de 2021 en Cuba, la resistencia a criticar al Gobierno cubano sigue siendo tan fuerte. Esto nos lleva a considerar otras posibles condicionantes.

En la segunda parte exploramos el abierto respaldo del gobierno mexicano actual al régimen cubano –a través, por ejemplo, de la Feria del Libro en La Habana– y cómo esto puede inhibir aún más posibles posicionamientos críticos en México sobre Cuba. La exploración nos lleva al tema de la polarización política, en la cual Cuba queda incluida en una de solo dos posiciones posibles: quienes critican al Gobierno cubano son ubicados del lado de los traidores a la patria.

La polarización tiene efectos inhibitorios. La crítica se limita ante el temor de ser ubicados en el lado “incorrecto” de la discusión binaria, y se refuerza así no solo por su insistencia en crear una versión maniquea y pobre de la realidad sino por la manera en que impide la aparición de otras posiciones.

Como ejemplo concreto del funcionamiento de la polarización, durante la conversación Adriana cuenta lo sucedido a partir de su señalamiento de que una caricatura sobre la derecha política tenía claras apelaciones clasistas.

Este ejemplo nos lleva al cierre de la conversación ilustrando la manera en que la polarización impacta sobre todos los temas de la política nacional y por extensión la internacional. Frente a un escenario tan complicado, Adriana propone –en respuesta a la pregunta de qué podemos hacer– reconocernos, saber que no somos pocos, y evitar caer en la trampa de la inhibición para continuar abriendo posibilidades de diálogos críticos.

Música del episodio

  • Bohemianvoodoo, “Golden Forest”
  • Café Tacuba, “El aparato”
  • Los Cojolites, “Sembrando flores”

* Si no puedes escuchar correctamente el audio da clic aquí.


Caminero será un espacio para explorar mundos y futuros, en la creencia de que es posible construirlos sobre las ruinas de los mundos presentes. Para el acompañamiento en las luchas de las que formamos parte. Para compartir experiencias de libertad y emancipación. Para todo eso pensando en Cuba como un territorio más de este planeta, atenazado por el totalitarismo, pero deseoso y capaz de atisbar y avizorar un ejercicio humano y, más que humano, de convivencia en la diferencia, la multiplicidad y el crecimiento mutuo, sin la maldición del agua por todas partes. Conectar, expandir, transformar, materializar potenciales y posibilidades son nuestros verbos de cabecera. Dialogar, reflexionar e imaginar, nuestros caminos.

  • Conduce: Hilda Landrove
Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí