Una retrospectiva celebra la diversidad cultural en la obra del artista filipino-estadounidense Carlos Villa

0
Carlos Villa, ‘Tatu’, 1971. © Mary Valledor, Estate of Carlos Villa.
Carlos Villa, ‘Tatu’, 1971. © Mary Valledor, Estate of Carlos Villa.

El importante artista filipino-estadounidense Carlos Villa será honrado con una retrospectiva de su obra en el Museo de Arte de Newark, Nueva Jersey. La exposición, titulada precisamente Carlos Villa: Worlds in Collision, quedó inaugurada este 17 de febrero y permanecerá abierta hasta el 8 de mayo de 2022. Organizada en conjunto con el Instituto de Arte de San Francisco (SFAI) y el Museo de Arte Asiático de la ciudad, la muestra tiene el propósito de celebrar los aportes estéticos, el activismo y el liderazgo intelectual de este icónico creador.

Gracias a las innovadoras perspectivas artísticas que ensayó durante una prolífica carrera, el trabajo de Villa resulta hoy de referencia insoslayable para múltiples creadores del circuito estadounidense. Sin embargo, su legado no ha sido suficientemente visibilizado y, quizás por ello, permanece desconocido para especialistas e investigadores. Carlos Villa: Worlds in Collision llama la atención sobre las raigales contribuciones del artista, y muestra la templanza de una subjetividad creadora que no conoció ataduras a la hora de experimentar con las técnicas y los recursos expresivos.

Comisariada por los curadores Trisha Lagaso Goldberg y Mark Dean Johnson, la retrospectiva repasa los momentos más significativos de la trayectoria del artista, y destaca sus obras más prestigiosas y sus aportes más trascendentes. Treinta y seis piezas, producidas entre 1959 y 2011, integran la muestra, articuladas en un relato que posibilita apreciar el crecimiento creativo de Villa, las magistrales experimentaciones técnicas con que desestabilizó siempre la expectativa estética de su tiempo, y la voluptuosidad estilística adquirida por su trabajo en la medida en que él comenzó a practicar un arte de vocación social y política.

Worlds in Collision pone énfasis además en develar la profundidad y la relevancia actual de las exploraciones antropológicas de Villa. Las interrogantes estéticas que se planteó acerca de su ascendencia filipina, sobre la impronta de ese linaje en su cuerpo y en su imaginario, así como sobre las repercusiones que tenía en su vida social estadounidense, dieron paso a agudas meditaciones sobre el multiculturalismo y las políticas de identidad.

Montaje de una pieza de Carlos Villa en el Newark Museum of Art.
Montaje de una pieza de Carlos Villa en el Newark Museum of Art. TWITTER / NEWARK MUSEUM OF ART.

“Durante casi cincuenta años, Carlos Villa ha explorado el significado de la diversidad cultural en su arte y, al hacerlo, ha ampliado nuestra conciencia de lo que consideramos ‘multicultural’. Lo que comenzó al principio de su carrera como un intento de comprender su propia herencia (una complejidad de tradiciones filipinas con sus capas de culturas asiáticas, africanas, indias y oceánicas, junto con influencias de una tradición artística occidental) se convirtió con el tiempo en un ejercicio para crear su propia antropología visual, con la que representa su trasfondo personal y, en un sentido más amplio, la dinámica del tejido intercultural”, apuntó sobre el trabajo del artista el curador y crítico Preston Fletcher.

La poética de Villa adquiere su mayor relieve justo al representar la urdimbre de una geografía social en la que se trenzan componentes étnicos e identitarios sumamente diferentes. Él procuró entender, a través de su obra, la virtud y singularidad de las diferencias culturales, y la contribución de estas al enriquecimiento de la sociedad. El ensamblaje de capas chamánicas y túnicas de la nobleza hawaiana en los cuadros de Villa, la alusión continua a las producciones culturales de Oriente en sus pinturas, dibujos y esculturas, la asunción de su propio cuerpo como soporte para la creación permanecen en la actualidad como gestos de transgresión al autoritarismo estético del arte occidental, y abogan por un sector artístico más inclusivo y menos hegemónico.

El título de la retrospectiva es tomado del libro homónimo publicado por el artista en 1995. Centrado esencialmente en el multiculturalismo, el volumen reunía un grupo de trascripciones de las presentaciones, ponencias y discusiones desarrolladas en los simposios que, entre 1989 y 1991, Villa organizó en el San Francisco Art Institute, titulados Fuentes de una mayoría distinta. Ya con el nombre Worlds In Collision, el proyecto continuó a través de exposiciones, publicaciones, iniciativas web o cursos de muy diversos tipos, hasta la muerte del artista en 2013.

Nacido en San Francisco en 1936, Villa fue una figura sumamente relevante para el ámbito intelectual californiano. Tras una breve estancia en Nueva York durante sus años formativos, regresó a su ciudad natal a finales de la década del sesenta. A partir de ese momento abandonó la abstracción y el minimalismo, orientaciones que había seguido en sus primeras creaciones, y comenzó a explorar soportes/recursos ajenos a los paradigmas estéticos tradicionales, y a tomar conciencia de los significados de la diversidad cultural y de los problemas del multiculturalismo en las artes. Esto se reflejaría en su activa labor intelectual. El impacto de Villa en los cirucuitos artísticos de California fue inmediato, y ya en 1985, el Museo CN Gorman del condado de Yolo y la Galería de Arte Memorial Union, organizarían una exposición retrospectiva que celebraba sus contribuciones como artista, curador y formador de nuevas generaciones.

Activo hasta sus últimos días, en 2010, Villa dirigió una exposición titulada Rehistoricizing Abstract Expressionism in the San Francisco Bay Area, 1950s-1960s, centrada en los aportes disímiles de las mujeres y artistas de color, soslayadas continuamente por la historia del arte. A lo largo de su carrera, mereció un sinnúmero de premios y reconocimientos que destacaron precisamente ese activismo, entre ellos las subvenciones de la Fundación Pollack-Krasner, y del National Endowment for the Arts. En 2019 se presentó en la Bienal de Singapur una muestra del artista que celebraba su preocupación por el arte asiático contemporáneo. La editorial Meritage Press publicó en 2011 el libro Carlos Villa y la integridad de los espacios, una antología editada por Theodore S. Gonzalves, que reúne ensayos sobre su obra y su legado.

Carlos Villa: Worlds in Collision vuelve ahora a poner en perspectiva la importancia de este artista. La retrospectiva será acogida también por el Asian Art Museum of San Francisco (entre el 17 de junio y el 24 de octubre de 2022), por el San Francisco Arts Commission Galleries, (entre el 24 de junio y el 20 de agosto de 2022) y por el San Francisco Art Institute (entre el 21 de septiembre de 2022 y el 11 de febrero de 2023). Su realización e itinerario por cada una de estas instituciones, ha sido posible gracias a la contribución de las Fundaciones Henry Luce, Bernard Osher y Andy Warhol para las Artes Visuales, así como al apoyo del Fondo Nacional para las Artes.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí