fbpx
Inicio Autores Por EDGAR ARIEL

EDGAR ARIEL

215 PUBLICACIONES 0 comentarios
Edgar Ariel Leyva González (Holguín, Cuba, 1994). Periodista, investigador y crítico de arte. Máster en Estudios Teóricos de la Danza (2020) en la Universidad de las Artes de Cuba (ISA) y Licenciado en Periodismo (2018) en la Universidad de Holguín. Es egresado del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Actualmente investiga sobre la configuración de la estética poscrítica en Cuba. Forma parte del Staff de Rialta.
El tiempo tiene una erótica que no es lineal. Lo que hago tiene su origen en el duelo, pero para mí es una manera de separarme de esa historia y de visitarla, otra vez, con lo que sé
La creadora cubana Laura Ríos estrenará A imposiçáo (La imposición) el próximo 13 de octubre en la villa de Grândola, como parte del Festival das Marías, en Portugal, junto a la Compañía Alentejana de Danza Contemporánea (CADAC). La pieza podrá verse además el 15 de octubre en Aljustrel y...
Una cuerda se tensa entre dos edificios o entre dos torres catedralicias. O entre dos atalayas. Edificios y torres y atalayas como cuerpos.
La actriz, escritora, directora de teatro y productora Lynn Cruz (La Habana, 1977) ha visto publicados, en menos de un mes, sus dos más recientes trabajos literarios. El primero, SALA-R, bajo el sello editorial Hurón Azul, y el segundo, Crónica azul. Diez años de rodaje, por la editorial Fra....

Animales sin sangre

Esta conclusión la saqué ayer viendo una reunión del Consejo de Ministros. En vez de decir “todos a la plaza” parecían decir “todos a la gordura”.
En la base del cuello los cisnes tienen pintados números. Sobre el cisne número cinco una pareja de novios se besa. Es un cisne plástico en un lago artificial.
Ignípolis es una idea que conduce a todos los cuerpos hacia un territorio en ascuas. Pone a los cuerpos en ascuas. Estar en ascuas, hasta el infinito. Ignípolis es una noción que nos propone habitar el mapa del fuego, de las rocas ígneas, de la devastación. Ignípolis no se...
El Andino está en un lugar muy céntrico de La Habana. Quizá por eso reposé en él. Yo pensaba que ese edificio –todavía lo creo– era el punto, el corazón, el grado cero de esa ciudad.
Martica Minipunto empuja los límites, alonga las teatralidades allí donde estén. En un libro, en un lago, en un campo de trigo con un cuerno que sobresale; un cuerno blanco sujetado a su cuerpo por una serie de correas. Martica Minipunto puede ser un cuerpo centrohabanero dándola toda en...
Entre lo vivo y lo muerto: un dátil centenario. Aquí los días son tan largos. Todo es tan simple.