Inicio Autores Por RICARDO ALBERTO PÉREZ

RICARDO ALBERTO PÉREZ

21 PUBLICACIONES 0 comentarios
Ricardo Alberto Pérez (Arroyo Naranjo, 1963). Escritor y traductor. Es autor de los cuadernos de poesía ¿Para qué el cine? (Unión, La Habana, 2011) y Vengan a ver las palomas de Varsovia (Letras Cubanas, La Habana, 2013). En 2008 publicó la antología personal Los tuberculosos y otros poemas (Torre de Letras, La Habana, 2008). Ha traducido a Paulo Leminski y otros poetas brasileños. Fue miembro del grupo literario Diáspora(s).
La obra de Ernesto Briel, desarrollada entre los inicios de los setenta y 1992, constituye un capítulo bastante poco explorado dentro del arte cubano de la segunda mitad del siglo XX.
'El Libro de Samuel', de Ramón Hondal, construye un ambiente sutil a partir de una interpretación lúcida y oportuna de lo que debe ser la verdadera cultura.
Cuando leo uno a uno los textos que contiene me parece estar conversando con el poeta, muy pocas veces se puede asistir a una comunión entre lo que se teoriza y lo que habita.
Dentro del mapa literario cubano, Carlos A. Aguilera representa la disfuncionalidad añorada, el punto donde todo lo demás queda bajo una duda recurrente.
De sanación entonces hablo / el diminuto cuerpo / camino al interior de la tierra / va dejando la idea / de que lo intruso / se tornará / profundamente lírico.
La poesía de Gregório Duvivier busca alivianar las formas sin perder la magia y trascendencia de los contenidos.
Wilson Bueno sin dudas es uno de los escritores más singulares e imprescindibles de la literatura brasileña.
La poesía de Glauco Mattoso es una de las experiencias más radicales y transgresoras de la poesía brasileña.
Cada vez que regreso a la poesía de Josely Vianna Baptista (Curitiba,1957) a traducir, o tan solo a disfrutar de una de las formas más singulares que conozco de asumir la lírica contemporánea confirmo que resulta posible la opción de alucinar a plenitud a partir del rostro de una...
Su profundo dominio de la vena lírica brasileña, coloca a Régis Bonvicino en una situación de privilegio a la hora de fundir la savia de una tradición en la otra.