Más de cien escritores, intelectuales y artistas instan a las autoridades culturales cubanas a dialogar con los huelguistas

2
Logo del Movimiento San Isidro en una imagen de Hamlet Lavastida

En una carta pública dirigida al Ministerio de Cultura, al Consejo Nacional de Artes Plásticas, la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, y la Casa de las Américas, más de cien artistas, escritores e intelectuales instan a las autoridades culturales del país a dialogar con los huelguistas del Movimiento San Isidro, entre los cuales se encuentran el artista Luis Manuel Otero Alcántara y el músico Maykel Castillo, en estado grave, luego de cinco días en huelga de hambre y sed. A continuación, reproducimos la carta íntegra, que fue difundida en la página de Facebook Columna Cultural, donde se continuará recogiendo firmas.

Carta a las autoridades culturales cubanas en apoyo al Movimiento San Isidro

La Habana, noviembre 23, 2020

A las autoridades de la cultura cubana:

Ministro de Cultura, Alpidio Alonso Grau

Presidencia del Consejo Nacional de Artes Plásticas, Norma Rodríguez Derivet

Presidencia de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, Luis Morlote Rivas

Presidencia de la Casa de las Américas, Abel Prieto Jiménez

Como artistas e intelectuales, profesionales del arte y la literatura de Cuba, hemos estado observando con creciente alarma la situación crítica que se ha creado alrededor de varios miembros del Movimiento San Isidro. El origen de esta crisis se debe principalmente a los métodos de represión utilizados por los órganos de la Seguridad del Estado para impedir una lectura de poesía en la casa del artista Luis Manuel Otero Alcántara, convocada en solidaridad con el rapero Denis Solís.

En los últimos días, estos métodos han escalado desde detenciones arbitrarias, cerco de la sede del movimiento en La Habana Vieja, con el fin de cortar el acceso de las personas a la vivienda ubicada en Damas 955; hasta medidas mucho más agresivas como, por ejemplo, la de impedir que se les entregara alimentos a los miembros del Movimiento San Isidro, e incluso episodios que incluyen actos de violencia preocupantes. Todo ello ha desencadenado una situación extrema en la que, en respuesta a este hostigamiento, varios artistas y activistas se han declarado en huelga de hambre y, en algunos casos, de hambre y sed.

Independientemente de que las instituciones oficiales cubanas quieran o no reconocerlo, el Movimiento San Isidro es un proyecto comunitario de arte independiente y nos parece un actor importante y legítimo del campo cultural cubano. Entre las víctimas involucradas en esta crisis hay colegas, artistas, escritores, curadores: gente muy joven y talentosa que, a pesar de su edad, ha producido un trabajo relevante y a quienes consideramos miembros orgánicos de nuestra comunidad intelectual. Entendemos que esta es una crisis en el sector de la cultura, por lo que el Ministerio de Cultura debería asumir su responsabilidad e intentar mediar ante el Ministerio del Interior para su resolución. La salud de estos jóvenes debería ser la preocupación fundamental.

Como artistas, escritores, editores, curadores, críticos, intelectuales y miembros del gremio cultural cubano en general, pedimos al Ministerio de Cultura que dialogue con los huelguistas asediados en Damas 955, con el fin de encontrar una solución favorable y positiva que resuelva esta encrucijada sin que tengamos que lamentar una desgracia. Resulta terrible que los artistas cubanos se malogren en estos forcejeos con las fuerzas del orden, cuando lo que el país necesita es que las instituciones se abran a la diversidad de nuestra sociedad civil, y que se respete y apoye toda iniciativa artística producida en Cuba.

Esta demanda se suscribe a un reclamo mayor: el del respeto a la libertad de creación. El posicionamiento del Estado Cubano y el Ministerio de Cultura debería ser de tolerancia y respeto; de lo contrario, otras crisis de este tipo pudieran seguirse presentando con consecuencias cada vez más negativas.

La cultura no es peligrosa, no es un arma: es la expresión del pensamiento y de los intereses de una comunidad diversa y trasciende a las síntesis ideológicas en que cualquier forma de poder quiera enmarcarla.

Abogamos por una sociedad más abierta, en la que los funcionarios e instituciones de la cultura (y del gobierno, en general) participen de una ética de la democracia, apegada a la tolerancia y el respeto al Otro. Rechazamos la discriminación, la deshumanización y las técnicas represivas que se vienen utilizando para resolver problemas civiles.

Atentamente, los abajo firmantes:

Abel González Fernández, Abisay Puentes, Adonis Milán, Alejandro Alfonso, Alejandro Campins, Alejandro Barreras, Alenmichel Aguiló, Alexander Pozo, Alfredo Martínez Ramírez, Alicia Hernández Moreno, Álvaro Álvarez, Amed Roche, Amparo Moreno Narro, Ana Aragón Calvo, Ana Olema, Andrés Isaac Santana, Ángel Pérez, Aryam Rodríguez Cabrera, Camila Cabrera Rodríguez, Camila Lobón, Carlos A. Aguilera, Carlos Aníbal Alonso, Carlos Lechuga, Carlos Manuel Álvarez, Carlos Quintela, Carolina Barrero, Carolina Ferrer Celma, Celia González Álvarez, Cirenaica Moreira, Claudia Genlui, Claudia Mare, Claudia Patricia, Coco Fusco, Cristian Cuevas, Daleysi Moya Barrios, Danae Dieguez, Dani Eliot, Dean Luis Reyes, Diego Doñate, Douglas Argüelles Cruz, Virginia Ramírez Abreu, Edgar Ariel, Edgar Pozo, Eduardo Aparicio, Eduardo Zarza, Elena V. Molina, Eloy Moreno Navarro, Ernesto Oroza, Gabriela Roman, Gerardo Fernández Fe, Gerardo Muñoz, Hamlet Lavastida, Héctor Trujillo, Henry Eric Hernández, Heidi Hassan, Ibrahim Hernández Oramas, Irolán Maroselli, Iván De la Nuez, Jamila Medina Ríos, Jennifer Acuña Velazco, Jenny Sánchez Martínez, Jesús Ballosta Flores, Jesús Jank Curbelo, Jorge Enrique Rodríguez, José Luis Aparicio Ferrera, José Manuel Mesías, José Raúl Gallego, Juan Manuel Tabío, Juan Miguel Pozo, Juan Sí González, Juliana Rabelo, Julio Hernández Moreno, Julio Llópiz-Casal, Julio Lorente, Karla María Pérez González, Kiko Faxas, Ladislao Aguado, Laura Hernández Moreno, Lázaro Saavedra, Leandro Feal, Legna Rodríguez Iglesias, Leslie Garcia Blanco, Lesly Fonseca Tundidor, Lester Álvarez, Lester Dube Pita, Lester Manuel Corzo, Levi Orta, Liatna Rodríguez López, Linet Cums Yumar, Liz Solange, Luis Alberto Mariño Fernández, Luis Enrique Fernández, Luis Enrique López-Chávez, Luz Escobar, Magela Garcés, Mairen Fernández Castillo, Marcelo Morales, Marcos Castillo, Mari Claudia García, María de Lourdes Fernández Mariño, María Karla Olivera, María Matienzo, Mario Luis Reyes, Marta María Ramírez, Masiel Rubio, Michel Mendoza Viel, Miguel Coyula, Lynn Cruz, Miryorly García Prieto, Mytil Font Martínez, Nelson Barrera Hernández, Nelson Ladicani, Nils Longueira Borrego, Nonardo Perea, Osmany Suárez Rivero, Osmy Moya, Peter Bosch, Rafael Diaz-Casas, Ramón H. Hondal, Ranfis Suárez Ramos, Raychel Carrión, Reinier Quer, Reynier Leyva Novo, Ricardo Acosta, Roberto Rodríguez Reyes, Rocío García, Salomé García Bacallao, Sandra Ceballos, Sarah Bejerano Duchens, Sofía Marqués de Aguiar, Solveig Font, Suset Sánchez, Tania Bruguera, Yanelys Núñez, Yanier Oreste Hechavarría, Yelsy Hernández Zamora, Yimit Ramírez, Yissel Arce Padrón, Yohana Beatriz Martínez Abreu.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

2 comentarios

  1. Apoyo firmemente el interés y deseo de muchos cubanos artistas y no artistas de solucionar este conflicto y que se dialogue con el movimiento San Isidro para que de una vez termine la represión policial y se discuta sobre los tantísimos problemas sociales que estamos viviendo y el Gobierno no acaba de dar solución. Todo empeora y ya no hay confianza.

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí