El último libro del historiador italiano Carlo Ginzburg se publica en español

0
El historiador italiano Carlo Ginzburg LA TERCERA
El historiador italiano Carlo Ginzburg LA TERCERA

El volumen Aún aprendo. Cuatro experimentos de filología retrospectiva, una colección de ensayos inéditos del destacado historiador italiano Carlo Ginzburg, que se publican en español por el Fondo de Cultura Económica, por haber surgido como producto de un intercambio entre el autor y el Instituto de Historia de la Universidad Católica de Chile, se presentó en los últimos días del pasado mayo a través del canal de YouTube del grupo editorial mexicano.

La presentación virtual fue convocada por las filiales argentina y chilena del Fondo de Cultura Económica, en colaboración con el Instituto de Historia de la Universidad Católica de Chile y la Embajada de Italia en este país suramericano, y contó con la participación de destacadas figuras del ámbito académico de Chile y Argentina, además de la del propio Ginzburg.

El historiador y ensayista argentino José Emilio Burucúa, profesor titular de la Universidad Nacional General San Martín, leyó una ponencia en la que empezó estableciendo una analogía entre el presente ejercicio de retrospectiva de Ginzburg con el que hicieron en su momento otras grandes autoridades de la historiografía del siglo XX: Marc Bloch, Johan Huizinga, Eric Hobsbawn y Arnaldo Momigliano, todos ellos de gran relevancia en la formación del propio Ginzburg.

Del presente libro destacó, entre otros aspectos, la peculiaridad metodológica de buscar un diálogo con los modelos de las ciencias naturales, y lo consideró como “el intento más explícito de entender y aplicar, adaptándolo a los materiales del pasado, un procedimiento preciso de la ciencia médica”. Se refería Burucúa en específico al primero de los ensayos de la colección, que aplica un equivalente de las experiencias del doble ciego –una práctica farmacológica usual para comprobar la efectividad de un medicamento– para abordar fenómenos de “procesos psíquicos ligados a la sugestión” como son el caso de los brujos, los chamanes y las posesiones diabólicas.

El historiador chileno Rafael Gaune, editor y traductor del libro al español, comenzó destacando la proverbial amplitud de intereses, horizontes y prácticas culturales de Ginzburg; sin embargo, expresó, “el ejercicio intelectual realizado en Aún aprendo… significa un paso más allá”, en tanto “estos escritos son una exploración de ensayo y error, que condiciona el desafío de aprender y el inagotable curso de los procesos de aprendizaje”. Gaune definió el carácter de los ensayos reunidos aquí como “una expresión práctica del vivir en muchas lenguas, que intenta descifrar con la retrospección metodológica las preguntas abiertas y las incertidumbres del pasado a partir de las discusiones actuales y la nueva documentación del presente”.

“Este libro es un ejercicio de desapego y de humildad; revisitar antiguas investigaciones –no por deficientes, muy por el contrario: investigaciones señeras y que han abierto nuevas posibilidades para el conocer– es construir sobre ellas una nueva capa de sentido y hacerle honor al oficio de historiador, porque reconoce la historicidad misma de nuestro propio pensamiento”.

La teatróloga chilena Milena Grass, por su parte, pronunció una evocación personal de su relación con la obra de la novelista Natalia Ginzburg, la madre del autor, y ponderó las cualidades artísticas de la prosa de Carlo Ginzburg. Además, sugirió conexiones entre algunas de las ideas planteadas en Aún aprendo y la teoría teatral y la metodología de la investigación artística. “Este libro es un ejercicio de desapego y de humildad; revisitar antiguas investigaciones –no por deficientes, muy por el contrario: investigaciones señeras y que han abierto nuevas posibilidades para el conocer– es construir sobre ellas una nueva capa de sentido y hacerle honor al oficio de historiador, porque reconoce la historicidad misma de nuestro propio pensamiento”, añadió.

Finalmente, Carlo Ginzburg agradeció vivamente la participación de los ponentes y la gestión de la editorial por haber publicado el volumen. Entre referencias eruditas a grandes historiadores del siglo XX y anécdotas de su infancia, el investigador italiano glosó brevemente el espíritu de su libro y reflexionó a propósito del método historiográfico, las dimensiones del historiador como anticuario y detective, y las analogías entre la narración historiográfica y la literaria; en este último punto, enfatizó la utilidad de lo que llamó “imaginación moral”, una capacidad que garantizaría en su criterio la necesaria apertura del historiador a otros horizontes culturales y lingüísticos.

Nacido en la ciudad italiana de Turín en 1939, Carlo Ginzburg es una de las figuras más importantes de las humanidades de finales del siglo XX y comienzos del XXI. Pionero del campo de estudios de la microhistoria, es autor de títulos fundamentales para la historiografía contemporánea como El queso y los gusanos (1976) o Historia nocturna (1989).

Esta presentación de Aún aprendo. Cuatro experimentos de filología retrospectiva, marca el comienzo de un ciclo de charlas virtuales, coordinadas por el Instituto de Historia de la Universidad Católica de Chile, que Ginzburg pronunciará los próximos viernes 4, 11 y 18 de junio, sobre los temas “Auerbach y Dante”, “Plasmar al pueblo: Maquiavelo y Miguel Ángel” y “El secreto de Montaigne”.

 

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí