Macedonio Fernández, el maestro de Borges, regresa a las librerías españolas con ‘Una novela que comienza’

0
Macedonio Fernández (Buenos Aires, 1874-1953)
Macedonio Fernández (Buenos Aires, 1874-1953)

Jorge Luis Borges confesó que de su padre había heredado “el culto de Macedonio”. De ahí que muchos críticos lo consideren su maestro intelectual. En Argentina, esa huella también cruza las escrituras de Leopoldo Marechal, Julio Cortázar o Ricardo Piglia. Se trata además de uno de los precursores del boom literario latinoamericano.

La publicación en España de Una novela que comienza (1941), a cargo de la editorial Drácena, trae de vuelta al lector una de las obras fundamentales de Macedonio Fernández, así como uno de los proyectos artísticos de la vanguardia argentina de los años veinte, borracha de surrealismo, en búsqueda de una forma moderna para la literatura.

Este libro sin argumento, del que no puede decirse que “trata sobre”, es un excelente ejemplo de la escritura polimorfa y lúdica del autor, prefiguración acaso de los gestos posmodernos. El escritor está aquí tan ocupado en desvestir la escritura como en colocar al lector fuera de la narración para obligarlo a descubrirse a sí mismo a través del texto. De ahí que los estudios sobre su obra lo consideren un objeto delicioso para el estructuralismo y la semiótica.

 

Una novela que comienza es, al decir del crítico Evaristo Aguado, parte decisiva de la teoría de la “novela” de Macedonio y una obra “imprescindible para comprender la evolución del cuento durante el siglo XX, porque el reto que supuso cuanto contiene, aplicado por Jorge Luis Borges o por Julio Cortázar a sus relatos, cambió absolutamente la concepción del espacio y del tiempo narrativo hacia ámbitos tan fantásticos como sorprendentes”.

Según el español Gastón Segura, en Una novela que comienza el argentino sostiene que “el verdadero creador literario es el lector y, por tanto, la única escritura artística debe ser una provocación para que se produzca el hecho creativo por parte del lector, al extremo de que la novela debe prescindir de todo recurso –la descripción, la etopeya, la corografía…– que fije o constriña la imaginación durante su lectura”.

Nacido en 1874 en Buenos Aires, Macedonio Fernández se licencia en Derecho en la universidad de esa capital, y ya por entonces publica artículos de carácter político en periódicos argentinos. A inicios de la década de 1920 se convierte en una suerte de mentor literario para los jóvenes ultraístas bonaerenses entre los que, además de Borges, estaban Oliverio Girondo, Scalabrini Ortiz, Leopoldo Marechal y Xul Solar.

Sus colaboraciones aparecen en revistas literarias como Proa y Martín Fierro. En 1928, publica No toda es vigilia la de los ojos abiertos; en 1929, Papeles de Recienvenido, y luego Una novela que comienza, editada en Chile por vez primera. En 1944 se produce la reedición de Papeles de Recienvenido junto a Continuación de la Nada, y ve la luz su poesía en el volumen Muerte es beldad.

Macedonio Fernández (Buenos Aires, 1874-1953)
Macedonio Fernández (Buenos Aires, 1874-1953)

Tras su muerte en 1952, su hijo Adolfo editará Museo de la novela de la Eterna (1967) y Adriana Buenos Aires(1975).

“Escribir no era una tarea para Macedonio Fernández”, según Borges. “Vivía para pensar. Cotidianamente se abandonaba a las vicisitudes y sorpresas del pensamiento, como el nadador a un gran río, y esa manera de pensar que se llama escribir no le costaba el menor esfuerzo. […] Macedonio no le daba el menor valor a su palabra escrita; al mudarse de alojamiento, solía olvidar sus manuscritos de índole literaria o metafísica, que se habían acumulado sobre la mesa y que llenaban los cajones y los armarios. Mucho se perdió así, acaso irrevocablemente. Recuerdo haberle reprochado esa distracción; me dijo que suponer que podemos perder algo es una soberbia, ya que la mente humana es tan pobre que está condenada a encontrar, perder o redescubrir siempre las mismas cosas. Con los años he llegado a aceptar esa verdad”.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí