Pascal Quignard, el autor que escribe la intensidad de la emoción, gana el Formentor de las letras

0
Pascal Quignard. Foto: Libération.
Pascal Quignard. Foto: Libération.

El prestigioso premio Formentor de las letras recae este año en Pascal Quignard, uno de los más importantes escritores franceses, ha dicho el jurado. “Al margen de los dictados del tiempo” este autor de culto ha construido una obra que excede los sesenta títulos y abarca distintos géneros, como relato, ensayo, aforismo, historia, filosofía y poesía.

Quignard vive retirado en la provinciana Sens, a 130 kilómetros de París, en el departamento del Yonne. Pero no siempre estuvo lejos del foco político y cultural parisino. En los años noventa, formó parte de la editorial Gallimard, una de las más prestigiosas del mundo. Allí desempeñó varios cargos, como el de secretario general de la editorial, el puesto con mayor poder de decisión después de los propietarios.

Uno de los rasgos que el jurado destaca sobre la escritura de Quignard es su extensión discursiva: “La distinción entre filosofía y literatura, reflexión y contemplación, inspiración y experiencia, resulta innecesaria en una obra que ha trenzado magistralmente el nervio conceptual, la ilusión poética y el flujo musical de una prosa inagotable y efervescente. Nuestro autor es heredero de la gran tradición intelectual europea y artífice de la renovación estilística que fusiona géneros, disciplinas, competencias y saberes de gran amplitud”.

Conformaron el jurado los filósofos Ramón Andrés y Víctor Gómez Pin, la profesora de literatura, ensayista y articulista Anna Caballé, el periodista y académico de la RAE Juan Luis Cebrián y Basilio Baltasar, director de la Fundación Formentor.

Según el jurado, el autor francés se gana el aplauso de críticos y público, entre otros motivos, por su agudeza para retratar “las profundidades psicológicas más sutiles de la personalidad humana”. Sobre la fuerza de su personajes y escritura, el premiado confesó a el diario El País el mes pasado: “Soy un barroco. Busco la intensidad de la emoción por cualquier medio. No soy un clásico, no busco la perfección. Los barrocos buscan la intensidad, no la belleza. Si podemos hacer llorar somos felices”.

Entre sus numerosos libros destacan las novelas El salón de Wurtemberg (1986), Todas las mañanas del mundo (1991), Una terraza en Roma (2000), Las sombras errantes (2002), El amor el mar (2002) y Villa Amalia (2006).

Quignard nació en 1948 en Verneuil-sur-Avre, Francia, en el seno de una familia de músicos y especialistas en literaturas clásicas. A lo largo de su carrera, ha sido reconocido con los premios Goncourt, Jean Giono, Marguerite Yourcenar y otros.

El Premio Formentor es organizado por una asociación de importantes editores europeos, reunidos en la fundación homónima. Tiene como objetivo reconocer la excelencia artística y la influencia cultural de la literatura. Entrega a los ganadores un monto de 50 mil euros. Fue inaugurado en 1961 y el año pasado lo ganó la escritora rusa Liudmila Ulítskaya.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí