Yimit Ramírez
Yimit Ramírez

¿Te consideras un(a) cineasta independiente? ¿Por qué?

Sí, porque gracias a la tecnología existente en esta época puedo hacer mis proyectos cinematográficos sin contar con los medios del Estado y sin tener que pasar sus filtros.

Ahora bien, esto no quiere decir que esto sea lo ideal, o que sea cool ser cineasta independiente y tener el sellito a lo boy scout. La independencia debiera ser una opción, no una casi obligación, no el camino único para hacer las películas que no le gusten al Estado. El Estado no debiera poder decidir cuáles películas se hacen y cuáles no. Eso en Cuba suena raro, pero en el mundo es lo contrario lo que suena raro. Cuba cívica y políticamente está en la prehistoria. Y lo peor es el moho que le ha salido en la mente a mucha gente por estar tanto tiempo en esa cueva sin poder coger aires diferentes más acordes a por donde va el resto del mundo.

¿Qué criterios –económicos, políticos, culturales– han condicionado tu autonomía creativa para hacer cine en Cuba?

La independencia trae libertad pero también puede traer algo de hambre, es el precio más común, pero a mí me vale la pena. Casi todo lo que he hecho antes de la EICTV fue radicalmente independiente, algunos cortos los hice literalmente solo, otros, por suerte, con cada vez más amigos interesados en colaborar. Actualmente trato de llevar la independencia armando proyectos y aplicando a fondos en lo que voy creando nuevos proyectos y trabajando “para los frijoles”. El proyecto que logre un fondo es el que pasa al uno de la cola. Mientras tanto, también voy haciendo microproyectos realizables sin dinero. Me he dado cuenta de que no puedo parar de crear, para mí es como respirar. Puedo aguantar un poco la respiración para pasar un túnel, pero a la larga tengo que estar creaspirando todo el tiempo, así que la independencia es una buena compañera para gente como yo. Por ahí me ha tocado, y lo disfruto mucho también, aprender muuuuchas herramientas de creación que me permitan –y fortalezcan– la independencia.

En lo relativo a la política, creo que no se puede estar fuera de ella si se está vivo, y menos en Cuba. Es muy complicado también estar vivo y no chocar con el Estado en Cuba. Es tan teatro que siempre estas saliendo y entrando de la cuarta pared. Entonces es muy común que entre las cosas que uno quiera contar estén cosas que a ellos les molesten, porque son muy cheos y muy trancaos y muy infladores y muy falsos y muy manipuladores, entonces creo que si haces cine sincero en la actualidad en Cuba, sabes que estarás en la mira, y eso es algo que se acepta o no, hay gente que se autocensura y eso creo que es como el daño colateral que hacen algunas pastillas. Complicado, a mí el gobierno y el daño que este ha hecho en la gente me da cada vez más pereza, es como un pantano 360.

Criterios culturales los de mi viaje por la vida, uno es inevitablemente una esponja desde que nace y se embarra de todo lo que está alrededor. Luego hay filtros mentales que te hacen quedarte más con unas cosas que con otras, etc., etc… Cuba me ha embarrado de muchas cosas que me gustan y de otras tantas que me limpio diariamente. y para mi sorpresa descubro más y más capas de churre. Nacionalismo, Machismo, Totalitarismo, sacos y sacos de mentiras y manipulación asquerosa. Trato de usar lo que considero válido y de atacar lo que descubro churre.

Desde los años noventa, el campo cinematográfico cubano ha experimentado importantes transformaciones, entre ellas, la pérdida de la hegemonía productora del ICAIC. En este panorama, ¿Hacia dónde apunta la denominación “cine independiente” en el caso cubano? ¿Tiene sentido hablar de cine independiente hoy?

Yo creo que definitivamente se TIENE que hablar de un cine independiente. Y si no se habla sería como vivir en la tierra e ignorar los árboles. Creo que en eso no hay duda. Lo que creo que se le reclama al cine independiente es más constancia o unión, no sé, es complicado, el problema es el mismo, que el 80 por ciento de tu tiempo se te va haciendo cola del pollo y ese 20 que lo tienes que repartir con otras cosas, también lo repartes con tu creación y no te queda mucho para reuniones y congregaciones, más allá de la lógica saturación “reunionsil” que ha causado tanto CDR y UJC. De todas maneras, yo participo mucho más desde la creación, siempre estoy creando o pasándomela bien con mis ideas, amigos, amores. No le dedico tiempo a pensar en movimientos o agrupaciones. En momentos puntuales cuando alguien es atacado –como lo he sido yo–, salgo a representar y a apoyar como lo han hecho conmigo también. Pero no encuentro la energía para congregar, ni siquiera para estar al día con grupos de WhatsApp o redes sociales, voy fluyendo y viviendo y creaspirando, y sé que ahí está Dean y tantas otras y otros que ven y les interesa desentrañar códigos generacionales y estilísticos.

Recientemente, el Gobierno cubano ha legislado sobre el cine nacional. ¿Cómo impacta el decreto ley 373 las condiciones de posibilidad de los cineastas? ¿En qué medida responde a los intereses y las demandas del gremio? ¿Cómo evalúas el modelo de desarrollo cinematográfico que supone la puesta en vigor del Fondo de Fomento? ¿Cuáles son sus principales beneficios y limitaciones?

La verdad es que no sé, me sucede lo del pantano 360 y cuando intento entrarle y enterarme un poco me quedo atrapado en el cemento. Creo que si fuese realmente libre y “descensurado” el fondo, si no hubiera política de puesto a dedo etc. etc., pues sería muy bueno, pero no tengo argumentos para no desconfiar de ellos. De todas formas yo abogo siempre por la paz y el diálogo y la mejoría de las relaciones, sean las que sean. Con esto me refiero a que podría aplicar sin problemas al fondo y hacer una película con su beneficio, pero obvio que sin interferencias, pero eso parece ciencia ficción. Ojalá y me equivoque y nos equivoquemos todos y en verdad haya buenas intenciones. ¿Tú te lo crees?

De todas formas, creo que lo tienen que hacer incluso más por ellos que nosotros, porque la verdad es que hace rato que nos perdieron, ellos son lo que tienen que hacer por recuperarnos y cuando tú quieres recuperar a alguien no puedes irle con condiciones. Nosotros no vamos a parar, no hay forma de pararnos, no sé si ya se han dado cuenta. Entonces, lo más inteligente…, bueno, ellos hace mucho demuestran que no están guiándose por lo más inteligente, ni justo, ni a favor del pueblo ni del diálogo, entonces… ¿De qué estamos hablando?

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo rialta@rialta.org.
YIMIT RAMÍREZ
Yimit Ramírez González (La Habana, 1983). Cineasta, animador y artista visual. Egresado de la Academia de Bellas Artes San Alejandro, el Instituto Superior de Diseño Industrial (ISDI) y la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños (EICTV). Ha dirigido diversos cortos de ficción, animación y documental, así como videoclips. Tiene en posproducción su opera prima Quiero hacer una película.
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments