Cuba, como ascua silenciosa: sobre la última puesta de El Ciervo Encantado

0
Performance en escena ‘Zona de silencio’, El Ciervo Encantado, 2020

Mariela Brito entra al cuadro de concentración, donde serpentean alambres de espinos, digamos de púas, para estar a la altura del combate, o del silencio. El silencio parece inexplicable. El silencio es uno de los instrumentos más utilizados por el poder. El silencio es un arma para la dominación, un medio de coacción calculada, una manera formalizante del poder. Quien domina el silencio, de los corderos, tiene el poder.

El Ciervo Encantado, grupo de teatro fundado en 1996 por la actriz, directora y profesora Nelda Castillo, estrenó el pasado 6 de marzo el performance en escena Zona de silencio, de la actriz Mariela Brito.

Con Zona de silencio, El Ciervo Encantado mantiene una poética que viene modelando hace ya un tiempo. Esta poética, que se construye a partir de nociones relacionadas con el performance, se sustenta en investigaciones que operan desde fronteras liminales, abismales, en una reflexión que pone énfasis en el comportamiento psicosocial en Cuba.

Desde el artivismo, El Ciervo Encantado amplifica conductas del imaginario cubano de una manera perversa. Una perversión de tipo aleatoria, contingente. Lo perverso es lo polimorfo. Lo polimorfo y lo promiscuo incendiario. A partir de una mezcla perversa de valores, El Ciervo Encantado escucha la sociedad cubana.

La contempla, sí, pero sobre todo la escucha. En estos momentos, la escucha está siendo apreciada por su proximidad antimetafísica al suceso, por su carácter esencialmente social, en contraste con el desempeño individualista de la visión. Como resultado, El Ciervo Encantado expande un quiebre epistemológico que instauró el arte contemporáneo con respecto a la jerarquía tradicional de los sentidos, que tenía a la vista en la cima.

Dado que Zona de silencio subvierte patrones dominantes de la percepción y la cognición, se relaciona con el entramado social cubano desde una escucha crítica, política. Con esa perspectiva, la creación escénica del grupo se ha configurado a partir de “rituales de la memoria”, como lo ha llamado Nelda Castillo.

Performance en escena ‘Zona de silencio’, El Ciervo Encantado, 2020

Esto no quiere decir que los espectáculos de El Ciervo Encantado sean memoralistas: no confundamos “memoria patriótica” con “memoria política”. Todo lo contrario, se entiende memoria como archivo, como discusión vigente. Esta vigencia tiene en el grupo larga data, desde la representación epónima de la obra El ciervo encantado. Vigentes también son De donde son los cantantes, Pájaros de la playa, Visiones de la cubanosofía y Variedades Galiano.

Luego vendrían Cubalandia, Rapsodia para el mulo, Triunfadela, Guan melón!!! Tu melón!!!, Departures, Arrivals, PIB 2018 y el más reciente estreno, Zona de Silencio, denominados como “performances en escena”, que, a su vez, tienen antecedentes en las tres ediciones del café-teatro presentado por el grupo (La Siempreviva I y II y La última cena). Además, en los performances Humo en las altas torres,  Escachalataescachalataescach, Isla Flotante, Iré a Santiago, y Mesa redonda performativa. También pueden mencionarse los happenings La tempestad y la calma, Ausencia justificada, A la eterna memoria, Referencias territoriales, Dramaturgia de la Revolución, Elvis en La Habana, Artista del pueblo, y varias intervenciones públicas como Enriqueta al debate cultural, Cubita luchando la firmeza y La lista de Schindler.

Performance en escena” es, a parte de una denominación, una ideología, una sensibilidad que se articula a partir no solamente de una experiencia, sino de una apetencia. Una demanda. ¿Cuál es la demanda? Es, sobre todo, una demanda política, en el sentido de transformación urgente, inmediata, de referentes contextuales.

Mariela Brito está en el cuadro de concentración, donde serpentean alambres de espinos, digamos de púas, para estar a la altura del combate. El alambre de púas fue inventado en 1874. Hizo carrera como arma de guerra durante la Primera Guerra Mundial. Junto a la ametralladora, fue responsable de gran número de bajas, sobre todo en la guerra de trincheras. Se suele relacionar con el militarismo.

Mariela Brito tiene bajo sus pies gravas. Mariela Brito está desnuda entre las púas. Arriesgarse entre las púas. Entre las púas excava. Mariela Brito excava con los pies. Descentra la prominencia de las manos en la acción de escavar. Aunque también escava con las manos en un malabarismo corporal que me recordó mis tiempos en el Servicio Militar Activo (“Activo”, eufemismo de Obligatorio), en una Unidad Militar que se llama Purnio. Nos ponían en fila para que pasáramos a rastras bajo los pelos de alambre de púas a dos cuartas del piso.

Mariela excava y desentierra carteles con palabras que cuelga de las púas más altas. Disidencia. Militarismo. Abuso de poder. Matrimonio igualitario. Corrupción. Indigencia. Para mí el logos no era necesario. De hecho, el cuerpo entre las púas tampoco era necesario. Yo esperaba que se desenterraran carteles, sí, pero también cabezas de muñecas, huesos de animales, fotos de jóvenes pasando el servicio militar.

Mariela sale de entre las púas. Sobrevive. Reparten hojas blancas y crayones de cera. El que quiso colgó su cartel en una acción participativa, vinculante. Le dábamos vueltas al campo de púas y aparecían, aquí y allá, carteles: “libertad para Luisma”, “jineterismo cultural”, “pedofilia”, “dictadura”.

Pienso en la guerra de trincheras. Desde las trincheras combatimos las zonas de silencio.

¿El militarismo en Cuba es una zona de silencio? ¿La indigencia en Cuba es una zona de silencio? ¿El arte independiente en Cuba es una zona de silencio? ¿Luis Manuel Otero Alcántara es una zona de silencio? ¿Sueños al pairo es una zona de silencio? ¿La censura en Cuba es una zona de silencio? ¿El periodismo independiente en Cuba es una zona de silencio? ¿El maltrato animal en Cuba es una zona de silencio? ¿El matrimonio igualitario en Cuba es una zona de silencio? ¿El feminicidio en Cuba es una zona de silencio? ¿La corrupción en Cuba es una zona de silencio? ¿La violencia en Cuba es una zona de silencio? ¿El abuso de poder en Cuba es una zona de silencio? ¿La mudez en Cuba es una zona de silencio?

El silencio es propiciatorio. Cuba parece ser una ascua silenciosa.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo rialta@rialta.org.
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments