‘Habeas corpus’: Amilkar Feria expone en Avecez Art Space

En ‘Habeas corpus’ se piensa lo personal en colectivo. Se piensa que la sentencia absolutoria, aquella que declara la ausencia de responsabilidades penales del acusado, comienza desde uno mismo, desde el espacio carcelario que es uno mismo. Conversamos con Amilkar Feria Flores para descubrir otros intersticios absolutorios.

0
Vista de ‘Habeas corpus’ en Avecez Art Space

El escritor y artista visual cubano Amilkar Feria Flores (La Habana, 1967) exhibe Habeas corpus en Avecez Art Space (calle 21 #802 e/ 2 y 4, apto. 2, El Vedado). La muestra incluye la presentación de dos libros, Antropología recreativa y Entropía, ambos impresos bajo el sello independiente Ediciones Ánima, junto a objetos del creador relacionados directa e indirectamente con la escritura de estos textos. Además, se exponen seis videos que resemantizan el tejido tanto visual como lingüístico del primero de los libros. Habeas corpus quedó abierta al público el pasado 12 de abril y podrá visitarse, con cita previa, hasta el día 25.

Escrito entre La Habana y Luanda, Antropología recreativa discurre por tres capítulos: “Palabra de hombre”, “El arte breve de la historia” y “Besos rotos”, mientras (de)construye una memoria individual, social e histórica. En sus páginas se pueden leer relatos poéticos que transfiguran la intimidad, desde lugar imperativo del verbo que causa e infunde miedo, inhibe, hasta espacio micropolítico de convivencia. Para Amilkar ese espacio es, sobre todo, un espacio de la contemplación.

Quizá las siguientes líneas sean el puente (molecular) que enlace toda la muestra, como una máquina de resonancia que activa el habeas corpus de la transliteración:

Desconócete, desobedécete, olvida que fuiste aquel que un día se conoció y obedeció por temor al reconocimiento y la desobediencia. Reconócete este otro lado, ya sin temor, porque la sabiduría infinita y la desobediencia oportuna son recursos indispensables para conocerte mejor.

Amilkar 2 1 | Rialta
Vista de ‘Entropía’ en Avecez Art Space

Entropía, a su vez, se constituye por doce láminas tipo plaquetts y entrevera la historia de un individuo errante con un patrón visual que ilustra un sistema de degradación constante; un sistema de mutabilidad. El cuaderno, pliegos sueltos que alcanzan su autonomía en la multiplicidad, se expone de manera continua como obra visual.

Bajo el influjo nominativo de Ánima, un grupo de artistas, investigadores, críticos y curadores persiste en la exploración de la historia, la microhistoria y los segmentos de la memoria cubana. El grupo surgió con el objetivo de “indagar en la construcción de la memoria en Cuba, llevando de forma paralela investigaciones personales y dinámicas grupales de acompañamiento y socialización, que son mostradas luego a través de obras de arte, textos, registros, itinerarios y mapeos de la historia cultural pasada y reciente de la Isla”, como indica Anamely Ramos, una de las fundadoras del colectivo.

Como parte de Ánima, Amilkar Feria Flores, quien es escritor, artista visual y docente, propone un correlato que activa no sólo su archivo personal, sino que, desde esa propia singularidad, se convierte en expresión colectiva de reivindicación. De este modo, Habeas corpus no es (sólo) un dispositivo que pretende “salvar” al “otro” de la condena admonitoria. Es, sobre todo, una tecnología de autoexcarcelación personal.

Pero, tanto en Antropología recreativa como en Entropía se piensa lo personal en colectivo. Se piensa que la sentencia absolutoria, aquella que declara la ausencia de responsabilidades penales del acusado, comienza desde uno mismo, desde el espacio carcelario que es uno mismo. Es decir, “desde la reinvención constante de cada persona como ser social”.

Para descubrir otros intersticios absolutorios conversamos con Amilkar Feria Flores.

Edgar Ariel

Amilkar, tengo entendido que Habeas corpus se iba a presentar antes en Argentina. ¿Qué sucedió?

Sí, el propósito original era hacer la muestra en Argentina. Luis Alberto Mariño me dijo: “mándame fragmentos del libro leídos por ti y por tu esposa para hacer, a partir de ellos, composiciones musicales”. Ahí comenzó todo. Él logró hacer seis composiciones de diecinueve textos que les mandamos para allá, inspirados en el primer capítulo de Antropología recreativa que se llama “Palabra de hombre”.

El motivo primario de Habeas corpus son los dos libros, Antropología recreativa y Entropía, ¿verdad?

Exacto.

Cuéntame cómo ha sido el proceso de creación / investigación de los libros. ¿Qué núcleos conceptuales transversalizan la escritura y la poetización de esos materiales libros, por llamarles de alguna manera, de esos objetos libros? Aunque los presentas al unísono no son escrituras seriales…

No. El habeas corpus es esa suerte de reclamo de alguien que está bajo custodia jurídica sin causa, bajo una medida cautelar, preventiva. Este habeas corpus es un reclamo al hombre, a mí mismo en primera instancia, de liberarme de ataduras. Ataduras que estamos arrastrando desde que somos especies culturales, sociales. Es esa solicitud, esa necesidad de salir de todas esas ataduras y emanciparnos en un sentido espiritual y existencial más abarcador. Somos un animal demasiado afianzado a sus hábitos, a sus costumbres, con demasiadas ataduras, ligaduras a la cultura, a ese sentido de identidad que llamaos Patria, Nación…

Esta idea parte de eso y los dos libros sí tienen que ver con eso. En el caso de Antropología recreativa se trata de una especie de filtrado de experiencias vivenciales a un nivel muy básico, muy cotidiano. No acostumbro a escribir, dibujar o pintar sobre cosas trascendentales. Lo trascendental es muy noticioso, muy efectista…

Habeas corpus es muy autorreferencial…

Sí, sí, básicamente autorreferencial. Antropología recreativa tiene tres etapas o fases, una que tiene que ver con la evolución referida al plano biológico, vivencial y espiritual, otra relacionada con la apropiación de la historia llevada al plano más irrelevante de la cotidianidad, como un dolor de barriga, por ejemplo, y un tercer punto sobre la vida emocional.

Amilkar, acabas de mencionar la historia. Al segundo capítulo de Antropología recreativa le llamaste “El arte breve de la historia”. ¿Con qué noción de historia estás trabajando? ¿Desde dónde te posicionas para entender la historia?

Habeas corpus es una historia que tiene que ver con la historia personal. La historia como ciencia social está demasiado estructurada, articulada. El conocimiento de esa historia cada vez se va enquistando más en zonas de estudio. Estoy intentando ir a lo contrario, a tratar de unificar todo ese conocimiento social en una sola cosa que tiene que ver con las impresiones, las emociones. “El arte breve de la historia” es una invención de mi historia, apoyándome en ese concepto de la historia universal.

Por lo que me dices el libro pudo llamarse “Arqueología recreativa”, ¿no?

La arqueología es un recurso de la historia. Una herramienta. Hay una rama de la arqueología que a mí me interesa mucho: la arqueología reconstructiva. La arqueología es esencial, por supuesto. Todo el tiempo estamos haciendo arqueología con nosotros mismos. Cuando intentas recordar qué fue lo que pasó ayer ya estás haciendo arqueología.

Algo parecido dice Foucault en La arqueología del saber: la arqueología como un ejercicio de escarbar en las ideas…

Exacto, de escarbar, de búsqueda de lo que quedó atrás.

Y si lo relacionamos con la historia como archivo de la memoria…

La historia como registro. Un registro, si se quiere, no verbal. No es un registro que puedas codificar. Es un registro que tienes que reinventar. Una vez le escuché decir a Pedro Luis Ferrer: “Nadie sabe el pasado que le espera”. Todo el tiempo estamos reconstruyendo la historia, la vida. El tiempo es muy flexible.

¿Antropología recreativa formó parte de un proyecto mayor?

Antropología recreativa es un fragmento desmembrado de un libro mayor. De ese libro hice tres, el primero se llama Lágrimas de cocodrilo (Veinte cuestiones de física cuántica), que se editó en Argentina en 2014, el segundo es Antropología recreativa, y el tercero aún no tiene nombre, aunque está bastante organizado.

¿Lágrimas de cocodrilo… se editó de manera independiente en Argentina?

Sí, independiente. Lo publicó el sello independiente Interludio Ediciones, dirigido por Ana Laura Tamburini, artista visual argentina formada en la Universidad de las Artes de Cuba (ISA).

¿Cómo las materialidades de varios objetos llegaron a formar parte de Antropología recreativa?

Antropología recreativa se terminó entre La Habana y Luanda. Un día se me ocurrió que los objetos que formaban parte de la propia creación del libro pertenecieran a él de manera explícita. Algunos son los que están ahí sobre la mesa [site specific en Avecez Art Space], mi teléfono, el juego de llaves que utilizaba en el apartamento… Esos objetos entraron también en el libro, reproducidos en blanco y negro, en alto contraste, como si fueran ilustraciones del siglo diecinueve o algo así.

¿Y Entropía? ¿Cómo pasó de la letra en el papel a la instalación en la pared?

Desde el inicio lo concebí así. Es un libro para ser colgado en la pared o leído en un estuche…

Tipo plaquette

Exacto. Concebí Entropía como obra plástica y como literatura simultáneamente. La letra llevada a un plano visual.

entropia | Rialta
Vista de ‘Entropía’ en Avecez Art Space

Con Entropía indisciplinas algo tan hegemónico como la literatura…

Sí, Entropía se apega más a la poesía visual, aunque está en un terreno ambiguo, pero identificable.

Entropía sí no es descarte de nada…

No. Surgió expresamente para ser publicado dentro del proyecto de Ánima.

La gráfica del libro la quería hacer a partir de una técnica de grabado que se llama taco perdido, en la que vas devastando la matriz hasta llevarla a un plano que es irreversible.

El método reductivo es entrópico por naturaleza…

De eso se trata la entropía. Se empieza a intervenir la matriz, imprimes, vuelves a intervenir, imprimes, y así llegas a un punto de no retorno porque ya el taco está devastado. De eso trata la entropía.

¿De qué?

La entropía es una entidad unidireccional que hasta cierto punto determina el paso del tiempo y que hace que las cosas no puedan volver atrás. Es una realidad que hay que aceptar.

Entropía trata sobre la vida de un individuo durante un día. Un individuo que puede ser cualquier otra experiencia social, como un régimen social, por ejemplo. La vida de este individuo es muy aleatoria. Empieza de una manera medianamente organizada y termina siendo un desastre. Termina siendo un fenómeno de degradación imperceptible. Termina siendo una continuidad decreciente, o cambiante.

Es primera vez que se expone, ¿verdad?

Sí, primera vez que se expone.

Ahora que me lo preguntas, quisiera recalcar el hecho de que la entropía es un fenómeno de transición, de cambio, en el que no puedes aferrarte a nada. No tiene ningún sentido aferrarse a ninguna idea, a ningún concepto, porque todo es transitorio. Todo está sujeto a cambios, lo percibas o no. La mutación está ahí.

El Poder siempre es muy reacio a la evolución. Es muy sintomático…

El Poder es como el enquistamiento de esa idea. El Poder es la anomalía de la mente humana. Es querer perpetuar… es absurdo. Es una ignorancia, una bestialidad, pensar que algo es para toda la vida.

Son cosas que, por nuestra cotidianidad, por esa lucha avasallante que tenemos los cubanos de subsistir, no podemos notar, y nos quedamos enquistados con las cositas más precarias, más básicas.

¿En qué otros proyectos trabajas en estos momentos?

Cuando regresé de Angola compré un apartamento en el barrio de Palatino que tiene toda la pinta de un observatorio. Creé el Observatorio entrópico de Palatino. Por otra parte, siempre estoy escribiendo. Tiene que ver con ese goteo del que te hablaba, con esa observación.

Con el goteo… La observación como goteo. ¿Puedo pensarlo así?

Sí, sí. Es como un filtro. No sientes que está lloviendo. La humedad atmosférica se condensa en una hoja y se convierte en una gota. A veces es preferible eso a que te caiga un chaparrón. Es una manera de llover muy sutil. Esa observación es la que voy rezumando de a poco y se va convirtiendo en un texto.

¿De ahí el Observatorio entrópico de Palatino?

Exactamente. El Observatorio es una plataforma personal que sustenta todos mis proyectos. Tiene el propósito básico de registrar todas las transformaciones que se operan a nivel perceptible en la realidad; en la realidad que yo observo.

¿Es un observatorio individual?

Individual, sí. El Observatorio es una especie de eufemismo, de mofa, para intentar institucionalizar, categorizar, magnificar la propia existencia, pero en ese plano de la observación. No tomar partido me parece absurdo una vez que tienes consciencia.

Amilkar retomemos el habeas corpus como resorte principal de la muestra. Por lo que me has dicho infiero que el habeas corpus es una institución, un dispositivo de emancipación o reivindicación que envías hacia ti mismo, en primera instancia.

Es una convocatoria desde mi persona hacia todos nosotros. Yo y el otro, tú y nosotros somos la misma cosa, de alguna manera. Si no me veo a mí desde ti es muy difícil que te pueda hacer llegar un mensaje. En el fondo tenemos un código genético común. La convocatoria es desde mí para nosotros.

Pudiera entender el habeas corpus como un dispositivo de salvación, o de lucha por reivindicar al otro. Al otro que, sabemos, también es uno mismo. Al otro como persona, pero puede ser al otro como idea, como noción, como tecnología de convivencia…

Es, de alguna manera, eso que estás diciendo. Habeas corpus es una especie de reclamo a que despiertes, a que regreses a tu condición más básica, aquella que antecede a tu formación, a todo eso que te metieron en la cabeza desde que tienes uso de consciencia. Ese es el reclamo: revísate, libérate, desconócete. Estás preso y no lo sabes.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí