Los poetas José Kozer y Enrique Winter publican en conjunto el libro ‘Variaciones de un día’

0
José Kozer y Enrique Winter.
José Kozer y Enrique Winter.

Los poetas José Kozer (Cuba, 1940) y Enrique Winter (Chile, 1982), importantes autores del actual panorama literario de América Latina, han juntado sus voces en un cuaderno titulado Variaciones de un día, que Provincianos Editores ha editado este 2022. “Debemos publicar un libro juntos. No tiene por qué ser voluminoso, de diez a quince poemas por barba, tú más porque son más cortos que los míos, mis longanizas”, comentó Kozer al chileno durante los días de plena pandemia, según leemos en la nota de contracubierta. Y ese comentario marcó el comienzo de la aventura creativa que resultó en la publicación del singular cuaderno.

Variaciones de un día se lanzará oficialmente este jueves, 9 de junio del 2022, a las 8 p.m., a través del Facebook Live de Provincianos Editores. La poeta Soledad Fariñas y el narrador e investigador Pablo Baler serán los responsables de presentar el volumen; sus palabras abrirán el camino a los lectores para ingresar a esas páginas donde se trenzan los versos de dos rotundos escritores, poseedores de un implacable dominio de los entresijos de la creación poética.

“Variaciones de un día quizás sea el libro más personal de ambos y desafía, a la vez, el individualismo competitivo con un coro de amor a la fragilidad de la familia. El resultado es asombroso rítmicamente, tanto al oído como al ojo, que se desliza hacia abajo o bracea en un metro cuadrado cuyos espacios y sintaxis quebrada nos recuerdan el milagro de detenerse a respirar”, así se describe el poemario en la nota de contracubierta, que subraya justamente el acoplamiento de ambas escrituras.

La aparición de Variaciones de un día constituye un significativo suceso editorial. Kozer y Winter pertenecen a generaciones literarias distintas, sus imaginarios se yerguen sobre historias personales y culturales desemejantes, y movilizan fuerzas creativas de muy distintos signos; sin embargo, entre ellos cuajó una pasmosa identidad en esta travesía poética.

“El encierro por la pandemia coincidió con los últimos meses de embarazo de mi pareja, en un pequeño departamento alemán. El descanso devino incertidumbre y los versos se sucedieron impulsivamente, como en mi adolescencia. Se lo comenté a José, cuyo «poema diario» es de público conocimiento. A raíz del intercambio me propuso escribir un libro juntos y dije sí antes de pensarlo, como lo haría un futbolista si Messi le propusiera jugar un partido. Hace rato venía cuestionándome la noción individualista de autoría en un mundo enfermo de egoísmo –mi novela más reciente omite mi nombre en la portada, por ejemplo–, así que esta colaboración me entusiasmó; sobre todo por la densidad horizontal de mis poemas nuevos, casi opuestos a la fluidez vertical de los de José”, cuenta Winter a Rialta Noticias, dispuesto a argumentar más sobre las circunstancias en que surgió la colaboración con Kozer, y la manera en que aconteció.

“Estábamos los dos celebrando a la familia en nuestros textos, cuando había buenas razones para dejarla atrás; a partir de ahí, dialogando, el libro encontró su gozo. Demoré meses en dar con la forma, una que, entre mi hijo y José, hiciera a la respiración protagonista, con la vida por delante y mirando hacia atrás. Me contagiaba la exquisitez sonora de sus poemas, y entre versos clásicos di con un rectángulo que apela, primero, al ritmo visual. Disfruté su generosidad y su humor, compartimos nuestras lecturas y rabias, haciéndolas más leves entre nosotros, hondas para bien en los poemas. Al final los subtextos incluyen los recados que nos enviamos. El libro se alargó a dos mitades que no son la suya y la mía, sino el día y la noche de un mismo gesto, crítico y amistoso a la vez, como una mueca o una sonrisa”.

Kozer es hoy uno de los poetas más relevantes de la lengua española, autor de una obra imponente, tanto por su arquitectura estética, como por la cantidad de poemas que la integran. Nacido en Cuba y radicado en los Estados Unidos desde los años sesenta del pasado siglo, este escritor ha convertido la escritura en su legítimo país. Sus versos encarnan nociones como patria, poesía, creación, memoria, desarraigo, a través de reflexiones donde confluyen pasajes de su infancia, su cotidianidad, su visión de la escritura… Los poemas de Kozer son autorretratos, fragmentos de los múltiples perfiles en que se disemina/manifiesta su identidad. Publicada en más de una docena de países y traducida a múltiples lenguas, su literatura ha merecido importantes reconocimientos, entre ellos el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda.

Traductor, narrador y poeta, Winter llamó la atención de la crítica desde la aparición de su primer poemario: Atar las naves. Se destacó de inmediato la madurez creativa y el dominio del repertorio expresivo de la poesía que evidenciaba el autor. Después, publicó otros cuadernos: Rascacielos, Guía de despacho y Lengua de señas.

“Los libros de Enrique Winter pueden leerse como biografía o como el itinerario de unos viajes […]”, escribió Darío Jaramillo Agudelo en Buenos Aires Poetry. Su poesía coloca al lector “ante una autobiografía, alguien viaja hacia adentro con la experiencia de sus movimientos por el mundo; y también con la experiencia de sus inmovilidades, de sus vueltas alrededor de la noria”. En el conjunto de esos cuadernos se patenta una preocupación por experimentar con el lenguaje y su cualidad polifónica, un interés por explorar las posibilidades de estructuras diversas (sonetos, versos libres, haikus…), y una voluntad de escrutar al yo/al ser en la realidad y en el lenguaje mismo.

Variaciones de un día podrá suscitar el interés de encontrar códigos comunes entre ambos poetas; algunos bastante evidentes: la preocupación/obsesión por el lenguaje en tanto auténtica patria del yo, la memoria como germen del poema, y la poesía como mecanismo de recuperación/restauración de la realidad. Mas nada de eso resultará tan revelador y sugestivo como la confluencia misma de dos mundos interiores de tamaña potencia. Kozer evidencia el alcance de la retórica de Winter, mientras Winter confirma el sentido de contemporaneidad de la retórica de Kozer. El disfrute del anudamiento de esas dos laboreos líricas, plenas en sus remansos creativos, ya garantiza el triunfo del cuaderno.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí