World Press Photo reimpulsa la fotografía documental en seis regiones del mundo

0
El desalojo de los habitantes de la comunidad de San Isidro en Colombia. VLADIMIR ENCINA.
El desalojo de los habitantes de la comunidad de San Isidro en Colombia. VLADIMIR ENCINA.

Aunque hasta el 7 de abril próximo no sabremos cuál es la imagen ganadora del año, seleccionada por World Press Photo, ya pueden irse conociendo los nombres de los veintitrés galardonados por esta fundación holandesa que anualmente reconoce el mejor fotoperiodismo y la mejor fotografía documental del año anterior.

Además de la división habitual en categorías, por primera vez en su historia y en celebración de su 65 aniversario, World Press Photo ha dividido el concurso en regiones: Asia, África, Europa y Sudeste Asiático y Oceanía, América del Norte y Central, y Sudamérica. Para cada zona, los rubros en que han competido los fotógrafos son exactamente los mismos: Foto Individual, Historias, Proyectos de largo plazo y Formato libre.

“Este nuevo modelo de concurso nos ha obligado a ir más allá del lugar donde nos sentimos cómodos. El resultado refleja el mundo desde un punto de vista más profundo y matizado”, expresó Rena Effendi, presidenta del jurado global, conformado luego de que los regionales hicieran una primera elección. Desde el lanzamiento de la convocatoria, llegaron a manos de los dictaminadores 64 823 imágenes firmadas por 4 066 fotógrafos de 130 países.

Uno de los trabajos documentales que más podría conmover a la audiencia proviene del continente africano y está relacionado con un secuestro de niñas perpetrado por un grupo armado en Jangebe, estado de Zamfara, al noroeste de Nigeria. La foto fue capturada para la agencia France-Press por Sodik Adelakun Adekola. En la imagen, una madre llora por el secuestro de sus dos hijas, un día después del funesto suceso.

Foto de SODIK ADELAKUN ADEKOLA
Foto de SODIK ADELAKUN ADEKOLA.

Según se explica en la web de World Press Photo, en febrero de 2021, “unos pistoleros, al parecer pertenecientes a un grupo de bandidos, secuestraron a 279 niñas de los dormitorios en mitad de la noche, en la Escuela Secundaria Femenina Gubernamental del pueblo”.

“Nigeria se enfrenta a graves problemas educativos, ya que los secuestros de estudiantes para pedir rescate por parte de grupos islamistas y bandas armadas siguen afectando a las escuelas del norte del país. El presidente Muhammadu Buhari ha declarado que más de 12 millones de niños, y en particular de niñas, están actualmente traumatizados y temen ir a la escuela. Esto puede contribuir a que muchas niñas sean sacadas de la escuela para trabajar, o forzadas a casarse, según Human Rights Watch. UNICEF informa de que Nigeria tiene la mayor tasa de matrimonio infantil de África Occidental, con 22 millones de mujeres y niñas casadas antes de los 18 años”.

Concursos como este pretenden atraer la mirada mundial, una vez más, hacia contextos de extrema vulneración de los derechos humanos. La fundación holandesa aprovecha la oportunidad para recordar que en Nigeria “los secuestros han continuado y ahora se extienden también a los niños, aunque han desaparecido en gran medida de la atención de los medios de comunicación internacionales”.

De este lado del Atlántico, Colombia aparece retratada a través del lente de Vladimir Encina, quien documentó el desalojo de los habitantes de la comunidad de San Isidro. Este hecho, reseña la entidad, “empezó el 3 de marzo de 2021, antes de que se iniciara la construcción de una red ferroviaria que debía conectar la capital del departamento de Risaralda con Buenaventura, el principal puerto marítimo del Pacífico en Colombia”.

La fundación subraya que después de que las fotografías sobre el desalojo salieran a la luz, “con la subsecuente cobertura mediática, se produjo la intervención de algunos miembros del Gobierno central que prometieron a los afectados un realojamiento, así como una compensación económica. A pesar de que obtuvieron un refugio temporal, a principios de 2022 todavía no habían recibido una nueva ubicación en otros terrenos”.

Foto de LALO DE ALMEIDA.
Foto de LALO DE ALMEIDA.

La Amazonía en Brasil, “hogar de más de 350 grupos indígenas diferentes”, se deja ver también en el conjunto de imágenes de la región sudamericana, y esta vez la cámara de Lalo de Almeida pone el foco en mujeres y niños de la comunidad Pirahã, de pie junto a su campamento a orillas del río Maici: “observan a los conductores que pasan por la carretera transamazónica con la esperanza de que les den bocadillos o refrescos”, en un contexto de “gran amenaza, ya que la deforestación, la minería, el desarrollo de las infraestructuras y la explotación de los recursos naturales se aceleran a causa de las políticas medioambientales regresivas del presidente Jair Bolsonaro”, se lee en la página de la organización.

Los otros registros fotográficos ganadores despiertan reflexiones en torno a disímiles escenarios que van desde la educación en pandemia hasta las crisis ambientales, los movimientos de derechos civiles, las problemáticas que enfrentan las comunidades indígenas y los conflictos armados.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí