Cinco nuevos sitios de Latinoamérica declarados patrimonio cultural de la humanidad

0
La iglesia de Atlántida, templo cristiano edificado en las afueras de Montevideo por el ingeniero uruguayo Eladio Dieste
La iglesia de Atlántida, templo cristiano edificado en las afueras de Montevideo por el ingeniero uruguayo Eladio Dieste (foto: UNESCO)

Este julio se están celebrado, en la ciudad china de Fuzhou, las sesiones de la 44ª reunión anual del Comité del Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), que tienen como objetivo determinar los sitios que serán considerados parte del patrimonio común de la humanidad, así como los que serán descartados de este exclusivo conjunto.

Las sesiones, que se transmiten en livestream, esta vez evalúan las candidaturas correspondientes al período de dos años consecutivos: debido a las restricciones impuestas por la COVID-19 no fue posible celebrar antes la edición prevista para 2020.

Son treinta y nueve (seis naturales y treinta y tres culturales) los lugares de todo el globo que durante esta 44ª reunión se presentaron a evaluación por el Comité de la UNESCO. De ellos han sido inscritos ya en la lista de Patrimonio Mundial cinco nuevos sitios culturales ubicados en la región latinoamericana: en Brasil, Perú, Uruguay, Chile y México

El jardín paisajístico de Roberto Burle Marx, en Río de Janeiro, ha sido uno de los elegidos de este lado del Atlántico. Fue concebido por el arquitecto brasileño homónimo como “obra de arte viviente”, en el que una inmensa variedad de plantas tropicales se dispone de acuerdo con atrevidos diseños vanguardistas.

También resalta en la lista el complejo de Chankillo, un sitio arqueológico localizado en el Valle de Casma peruano que comprende diversos espacios de culto y un observatorio astronómico y alcanza una antigüedad de más de dos mil años.

Y desde más al sur del continente, aparece la iglesia de Atlántida, un templo cristiano edificado en las afueras de Montevideo por el ingeniero uruguayo Eladio Dieste, que aúna elementos estructurales del medioevo italiano y la vanguardia arquitectónica latinoamericana.

De Chile, se seleccionó el asentamiento chinchorro de Arica y Parinacota, un extenso yacimiento arqueológico vinculado a una cultura que habitó el norte de este país entre el quinto milenio y el siglo IX a.n.e., y que destaca por sus complejas prácticas funerarias de momificación artificial.

Además de estos cuatro nuevos sitios, también se conoció que se había aprobado la extensión de uno ya inscrito en 1994 como Patrimonio Mundial, el de los primeros monasterios en las laderas del Popocatepetl, en México. Esta extensión alcanza ahora al conjunto de Nuestra Señora de la Asunción de Tlaxcala, un complejo monacal franciscano del siglo XVI que adoptó elementos constructivos de las culturas locales. “La extensión contribuye a una mejor comprensión del desarrollo de un nuevo modelo arquitectónico que influyó tanto en el desarrollo urbano como en los edificios monásticos hasta el siglo XVIII”, afirma la declaración de la UNESCO.

Para integrar la lista de Patrimonio Mundial, los sitios deben ser depositarios de un valor universal extraordinario, ya porque sean considerados una obra significativa del genio humano, por servir de testimonio notable de una tradición cultural específica, o por exhibir fenómenos naturales de excepcional belleza o relevancia ecológica.

Esta 44ª reunión anual del Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO, que sesionará hasta el próximo 31 de julio, además se propone reconsiderar el caso de dos sitios ya incluidos en la lista de Patrimonio Mundial que podrían haber dejado de reunir los requisitos de su permanencia, así como decidir cuáles otros merecen entrar en la lista de Patrimonio Mundial en Peligro, debido a la precaria situación material en que se encuentran (entre las candidaturas a esta categoría figuran la Gran Barrera de Coral de Australia, la ciudad italiana de Venecia y el valle de Katmandú, en Nepal).

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí