El cineasta cubano Rolando Díaz cierra con ‘Dossier de ausencias’ su exploración del dolor humano

0
Rolando Díaz con el galardón obtenido en Trieste por ‘Dossier de ausencias’ (cortesía del realizador).
Rolando Díaz con el galardón obtenido en Trieste por ‘Dossier de ausencias’ (cortesía del realizador).

El cineasta cubano Rolando Díaz (La Habana, 1947) ganó recién el Premio a la Mejor Producción en el Festival Ibero Latinoamericano de Trieste, en Italia, por su nuevo largometraje, Dossier de ausencias, producido en República Dominicana

Esta nueva película del realizador de títulos muy populares en la Cuba de la década de 1980, como Los pájaros tirándole a la escopeta (1984) y En tres y dos (1985), y que ha proseguido su carrera en España con La vida según Ofelia (2007) y Los caminos de Aissa (2013), en Estados Unidos con Cercanía (2005) y ahora en República Dominicana, es una suerte de experimento a partir de una historia real que tuvo lugar en ese país caribeño.

De acuerdo con la sinopsis del filme, este refiere la historia de Moraima, una niña adoptada que decide conocer a sus padres biológicos. La película se basa en un suceso real que tuvo su origen cuando las instituciones dominicanas implementaron el conocido como Proyecto de Ley de Niños en ese país en 1995.

La historia de Moraima fue documentada por el poeta cubano Alfonso Quiñones, residente en Dominicana y amigo de Díaz.

“Quiñones me pregunta si esta historia me interesa para llevarla al cine, y por supuesto que me interesó”, contó a Rialta el cineasta. “Ya yo había explorado la inmigración, ahora podía explorar la ausencia de la madre, y en mi siguiente película, Una elefanta sobre la tela de una araña (España, 2022), la vejez, el final de la vida, que eran los tres temas con los que quería trabajar. Todos relacionados con el dolor”.

La investigación periodística de Alfonso Quiñones sustentó el trabajo de guion para Dossier de ausencias, que se filmó en su mayor parte en la región de Jarabacoa, área montañosa de República Dominicana. A pesar de tratarse de un suceso real, Díaz decidió no hacer un documental convencional de reconstrucción de los hechos, sino proponer un tratamiento híbrido para la película.

“A Quiñones le propuse, en vez de hacer un documental, escoger un alter ego en la forma de una actriz para que hiciera todo el recorrido que él mismo hizo. Así que estuvo de acuerdo y produjimos juntos la película, aunque fue en realidad él quien levantó el financiamiento. Logró sensibilizar a la cervecería Presidente, que habitualmente se ocupa de proyectos más comerciales, pero le interesó la idea de que estuviera yo y de que se pudiera hacer una película con una visión de cine independiente. Y pude rodarla como yo quería. En ese recorrido Quiñones fue una compañía perfecta”, señala el cineasta.

“La película genera confusión, porque alguna gente la considera ficción y otros documental. Y es que aunque utilizo una actriz, siempre operamos sobre la realidad, sobre la investigación que Quiñones había hecho”, advierte.

Poster de ‘Dossier de ausencias’ (Festival de Cine Global Dominicano).
Poster de ‘Dossier de ausencias’ (Festival de Cine Global Dominicano).

A esa filtración entre géneros en Dossier de ausencias contribuyó la elección de la actriz protagonista, la dominicana Judith Rodríguez (Cocote). “Me puse a buscar una actriz que yo quería que fuera además periodista. Y resulta ser que Rodríguez es graduada en Periodismo cum laude. También necesitaba a alguien que tuviera sentido del dolor humano profundo, y ella había además superado dos veces el cáncer. Así que pasé quince días construyendo el personaje con ella. Es una actriz extraordinaria”.

Aparte del elenco venezolano, para la realización Díaz contó con un equipo multinacional, que incluyó al director de fotografía cubano Julio Rodríguez, residente en Miami, y con quien antes había trabajado en Los caminos de Aissa; la música original estuvo a cargo de Julián Fernández, exguitarrista del grupo cubano Moncada; y la edición correspondió a Angélica Salvador; estos dos últimos, cubanos residentes en República Dominicana.

Rolando Díaz ha tenido una de las carreras internacionales más constantes de cualquier director emigrado de la isla. Y a pesar de sus 75 años, ya tiene entre manos un nuevo proyecto fílmico que promete ser un regreso a sus orígenes, tras cerrar lo que él mismo califica como una exploración del dolor humano.

“La próxima película que voy a hacer es una comedia. Voy a regresar a intentar hacer Los pájaros tirándole a la escopeta de ahora. Me voy a meter con el machismo moderno”, adelantó.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí