Mónica Baró abre nuevo ciclo de INSTAR sobre creación independiente

0
Mónica Baró

El pasado miércoles 22 de abril, el Instituto Internacional de Artivismo Hannah Arendt inauguró un nuevo espacio en su ya bastante activa fanpage de Facebook. Apenas un día antes, había anunciado su propósito de invitar a intelectuales, periodistas, comunicadores y artistas para que discurrieran sobre las condiciones que rodean la creación independiente en Cuba, asediada por las acciones punitivas que se acometen al amparo de decretos como el pretendidamente inactivo 349 o el 370, ambos de 2018, que procuran regular la actividad cultural e informática, respectivamente.

La elección para la primera de las entregas de una serie de la que una de sus coordinadoras, Marta María Ramírez, prefiere aún no adelantar números de emisión ni condicionar su existencia a la duración de la cuarentena por la Covid-19, fue la periodista Mónica Baró.

Durante cerca de una hora de transmisión en vivo, la reportera de El Estornudo, merecedora del Premio Gabo en 2019, expuso detalles de su más reciente encuentro con la Seguridad del Estado y con funcionarios del Ministerio de las Comunicaciones, donde fue acusada y multada por su actividad en las redes sociales, a los efectos del inciso i del Artículo 68 del Decreto-Ley 370, que criminaliza el ejercicio del periodismo no estatalizado y sanciona otras manifestaciones de la libertad de expresión en ciudadanos cubanos residentes en la isla.

Atendiendo a las numerosas preguntas de varios de los cerca de trescientos internautas que siguieron la transmisión en vivo –muchos de ellos desde Cuba, por cierto, nos aclara Camila Lobón, otra de las coordinadoras–, Baró compartió desde sus temores a ser encarcelada, el visible nerviosismo de sus censores, su sorpresa ante la radicalidad de la medida –siendo esta una de las primeras ocasiones que ha sido requerida por la autoridad–, y los argumentos éticos y profesionales que sostienen y legitiman su derecho a investigar e informar sobre la realidad de su país, apegada a un declarado compromiso con la verdad.

Entre las respuestas sobre el incidente, Mónica Baró halló la ocasión además para aludir e insistir sobre temas como la desproporcionalidad entre las exigencias de ciertos deberes ciudadanos y la falta de mecanismos legales y jurídicos para el ejercicio de ciertos derechos negados; sobre la necesidad de pensar en las diferencias y tensiones entre la responsabilidad individual y la cívica; sobre las falacias políticas y morales que subyacen a la reprensión y el descrédito público de periodistas, artistas e intelectuales por recibir financiamiento de organizaciones internacionales que muchas veces también apoyan programas previamente autorizados por el poder en la isla; o sobre la particularidad de la represión psicológica y de acoso emocional que padecen los periodistas independientes en Cuba, en contraste con las condiciones de peligro extremo y terror en que muchos colegas en América Latina hacen su trabajo.

En conversación con Rialta, Camila Lobón comentó que la idea de un proyecto como este surge en el marco de una serie de campañas que se han venido impulsando y promoviendo desde el Institutito como la realizada en contra de la implementación del Decreto 349, la liberación de Luis Manuel Otero Alcántara, o la más reciente que demanda la derogación del Decreto-Ley 370, también conocido como Ley Azote.

“La idea es convocar a ciudadanos cubanos diversos, vinculados a la creación independiente y a los espacios alternativos que carecen de un marco legal en Cuba, por ser los más vulnerables con la puesta en vigor de los decretos, para escuchar sus testimonios, experiencias y criterios sobre temas como la libertad de expresión, las relaciones entre poder y creación artística, y los aspectos legales y jurídicos que las regulan en un régimen político como el que se impone en la isla”, agregaba Lobón.

Al tantear por los nombres de los próximos invitados, la activista nos dice que han estado contactando y tocando puertas, pero hasta ahora sólo nos puede adelantar el que ya ha confirmado para este miércoles 29 de abril: “Será Hamlet Lavastida, artista independiente que lleva muchos años haciendo un trabajo gráfico y de diseño desde las artes plásticas que pone en evidencia el imaginario represivo de las instituciones y las políticas totalitarias, alguien que además ha estado muy involucrado y activo en la discusión sobre el 349”.

Este nuevo espacio en la mayor red social de Internet tendrá lugar todos los miércoles a partir de las 2:00 p. m. (hora de Cuba), y llega para complementar el de Lecturas en tiempo, perfilado hacia la literatura e importado a la red desde la sede de Tejadillo #14 en La Habana Vieja, o incluso uno de reciente aparición como el que prevén dedicar a la música todos los viernes. Estas novedades forman parte de una serie de gestiones y movimientos que INSTAR ha estado realizando para no perder el pulso en su accionar cotidiano como centro de visibilización del arte y la palabra no reconocidos por las instituciones estatales.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo rialta@rialta.org.
Comentarios
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments