Siete autoras cubanas se reúnen en una antología de poesía que se publicará en Buenos Aires

1
Las siete poetas que se reúnen en la antología, próxima a publicarse por la editorial Buenos Aires Poetry

El proyecto editorial independiente Buenos Aires Poetry (BAP) ha seleccionado a siete poetas cubanas para conformar una antología que, si bien ya se pueden leer algunos poemas en su página electrónica, verá la luz, en formato de libro, a mediados de 2021. Bajo la coordinación de la escritora, dramaturga y crítica teatral cubana Nara Mansur, el volumen se constituye como un cuerpo poético que trasciende la noción más extendida de “lo femenino” para constituirse como un referente de la poesía cubana escrita por mujeres.

Con base en la capital argentina, Buenos Aires Poetry es uno de los proyectos editoriales con mayor visibilidad en el panorama actual de la lengua española, sobre todo en Hispanoamérica. Fundado en 2009 en formato electrónico (y llevado al papel en 2013) por el poeta, traductor y crítico literario Juan Arabia y la poeta, traductora y diseñadora Camila Evia, la iniciativa comprende una revista literaria y una editorial que cuenta con varias colecciones.

Actualmente BAP tiene habilitados, en su sitio web, varios materiales que se pueden consultar y descargar de manera gratuita. Entre estos materiales se encuentra El trajecito rosa (2018), de Nara Mansur, la encargada en esta ocasión de configurar una antología que funcione como un espacio de confluencia y diálogo entre poetas cubanas de varias generaciones.

Juan Arabia, director de BAP, asegura que la antología sobresale porque da lugar no sólo a voces consolidadas dentro de la poesía cubana, sino también a poéticas emergentes. Siete escritoras conforman, hasta el momento, el libro en proceso de BAP: Soleida Ríos, Reina María Rodríguez, Damaris Calderón, Nara Mansur, Jamila Medina Ríos, Legna Rodríguez Iglesias y Martha Luisa Hernández Cadenas. Todas ellas, nacidas entre los años 50 y 90, dan cuerpo a una “foto grupal”, una “imagen poliédrica” de la poesía cubana.

A propósito de esta antología que ha preparado Buenos Aires Poetry, conversamos brevemente con Nara Mansur.

Edgar Ariel

Nara, ¿cuál es el criterio curatorial que une a las siete poetas que conforman, hasta el momento, la antología de Buenos Aires Poetry?

Hemos configurado una muestra de poesía cubana contemporánea, esta vez poesía escrita por mujeres nacidas entre los años 50 y 90. Foto grupal, imagen poliédrica; los textos son en su mayor parte inéditos e integran libros en proceso. El trabajo a la distancia –algunas de ellas no viven en Cuba o se desplazan entre la isla y algún otro destino– da identidad a esta reunión nómada que al mismo tiempo pone énfasis en el gesto del presente. A la vez irradia contextos de lucha, de puesta en acto de la memoria. Es una antología que parte de lo identitario, junto a palabras nuevas que prueban su eficacia, insolencia y legibilidad.

Se puede pensar como un taller o laboratorio vivo porque todas estamos trabajando en el libro como una creación colectiva y un taller en el que desplegamos, a manera de resolución, una consigna o premisa dada desde la edición.

¿Qué características une a las siete poetas en sus individuaciones?

La radicalidad de sus propuestas, sus trayectorias, sus emocionalidades y transgresiones, las apropiaciones diversas, multiformes, que hacen de la tradición literaria cubana. Creo que las une, fundamentalmente, el sentido mismo de la edición: el estado colaborativo del libro, la premisa de los textos que se le han pedido, y para un lector más aguzado, las interinfluencias de ida y vuelta en algunos casos.

¿Bajo qué circunstancias son unidas y colocadas en un espacio dialogante entre ellas?

El presente, la idea del nomadismo, de las metáforas de nuestra poesía que construyen procedimientos técnicos, operaciones de lecturas posibles, pero también mandatos que cuestionar: “la memoria llena de pájaros”, “la demasiada luz”, “la maldita circunstancia”, el amor que “se desordena”, “la fiesta innombrable”, “el sol del mundo moral”, “la fijeza”, “los últimos días de una casa”, etcétera.

La nuestra, es una cultura altamente ritualizada, anticolonialista, antimperialista, que ha peleado siempre su soberanía y escapa de los estereotipos que la encorsetan.

Las circunstancias también son las de imaginar, gestar, publicar un libro de una zona inmensamente viva de la poesía cubana, pero bastante desconocida en Argentina y en Hispanoamérica.

Las circunstancias, también, son las de un tiempo de revolución feminista en América Latina, del que forma parte la legalización del aborto aprobada hace unos días en el Senado de la Nación. Vivimos un boom de las escritoras.

Nara, ¿cómo surge la idea de hacer esta antología en Buenos Aires Poetry?

Juan Arabia, director de Buenos Aires Poetry, me invita a armar un libro de poesía cubana, en el que aparecieran textos míos junto al de otrxs autorxs. Yo publiqué con BAP El trajecito rosa en 2018. Me surge la idea –entre esas varias hipótesis de libros posibles, en medio de una gran alegría– de agrupar en esta ocasión sólo a escritoras, como una muestra o foto grupal de cuatro generaciones de mujeres poetas cubanas.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

1 comentario

  1. …“Las circunstancias, también, son las de un tiempo de revolución feminista en América Latina, del que forma parte la legalización del aborto aprobada hace unos días en el Senado de la Nación. Vivimos un boom de las escritoras….”
    Con eso es suficiente. Detesto el feminismo con toda esa carga de machismo al revés. No digo que uds sean extremo, no tengo conocimiento de causa para ello pero ese párrafo me desordenó haciendo alusión al poema de Carilda Oliver: Me desordeno amor, me desordeno. Bienvenida la poesía como benefactora universal y no exclusiva de géneros.

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí