Espacios de libertad: María Negroni conversa sobre poesía (y más) con Eterna Cadencia

0
María Negroni (FOTO Magdalena Siedlecki)

La poeta argentina María Negroni fue la invitada de Eterna Cadencia el jueves 25 de junio para conversar en vivo sobre poesía, literatura y su inclasificable obra, como parte de la serie mensual de entrevistas a escritores que ha venido realizando la casa editora. Salvo por los breves fallos del Instagram Live, a través del cual se transmitió, la conversación avanzó de forma distendida para entrar en la experiencia irrepetible de escuchar a Negroni.

A la manera de los grandes escritores, que no ocupan necesariamente los espacios canónicos y proponen modos diversos de fracturar la convención literaria al uso, la autora argentina instala una geografía heterogénea y dispar en sus libros, los cuales han constituido siempre un problema y una presencia incómoda para los libreros y editores más tradicionales, que no saben bien dónde acomodarla. De modo que, ¿dónde ubicar los libros de María Negroni? fue una de las interrogantes que abrió la charla.

Y si bien los libreros no encontrarán al final de la conversación ninguna pista segura para la catalogación de esta autora –podría decirse todo lo contrario–, Negroni esclarece de modo insistente su posición frente a la escritura, una que nace de pensarlo todo desde su relación, como lectora y escritora, con la poesía. Así como lo haría Juan José Saer en su obra narrativa, ese otro grande de la literatura argentina, María Negroni sitúa en el núcleo de todos sus libros, ya sean ensayos o novelas, “la conjunción finísima entre emoción y pensamiento” que es la poesía.

“Yo soy una poeta que se mete, un poco intrusa, en otras áreas, porque en realidad lo único que me interesa es el lenguaje. No me interesan mucho las anécdotas; una anécdota es como presumir que lo real tiene cierta lógica, y entonces, si vos desarticulás la anécdota, estás desarticulando esa presunción de realidad. Me interesa, mas que la anécdota, el trabajo con el lenguaje. El lenguaje me parece una criatura absolutamente imprevisible, tramposa, peligrosa, maravillosa. Todo a la vez. Y eso es la poesía. La poesía es la conciencia más aguda del lenguaje. A mí me parece que todos los grandes escritores, incluso en prosa, son poetas. Siempre tocan esas cuerdas. Los momentos mas lúcidos de un libro son los momentos en que el pensamiento se emociona. Eso es lo que agradecemos, porque vivimos en general en una especie de pradera chata de lugares comunes, entonces cada vez que aparece algo que nos propone un pensamiento díscolo, se abre un espacio de libertad. Y eso es maravilloso”, comentó Negroni.

De este modo, la autora persigue –según cuenta– esos “espacios de libertad” por los que transita la escritura poética. De ahí, por ejemplo, que el ensayo como posibilidad de la escritura constituya para Negroni un acto de traducción que tiene su génesis en una experiencia perturbadora de lectura, que sucede cuando, para decirlo con Montaigne, la página hace el amor y lo entiende. “Los momentos más lúcidos de un libro son cuando el pensamiento se emociona”, asegura Negroni en la charla, donde menciona, a propósito del tópico erótico, la escritura de la poeta canadiense Anne Carson, premiada con el Princesa de Asturias de las Letras este mes, como un referente de su literatura. La conjunción delicada entre pensamiento y emoción, entre eros e imaginación, también ha sido abordada en innúmeros textos por Carson, con una lucidez y sensibilidad desacostumbradas.

La conversación, guiada por la editora del blog de Eterna Cadencia Valeria Tentoni, giró además sobre las obsesiones que han dado lugar a la escritura de diversos libros de Negroni, por ejemplo, aquella por el compositor Erik Satie, y sobre anécdotas personales, todas ligadas al proceso de la escritura.

María Negroni nació en Rosario en 1951. Publicó su primer libro a los 34 años y desde entonces no ha dejado de escribir (según ha dicho, cree que los escritores publican muy jóvenes hoy). Sus libros se han traducido al inglés, italiano y sueco. A la vez, ella ha traído al español la escritura de Louise Labé, Georges Bataille, Valentine Penrose, Charles Simic y Emily Dickinson. Ha alcanzado un reconocimiento notable fuera y dentro de Argentina por poemarios como La jaula bajo el trapo, Islandia, El viaje de la noche, La boca del infierno, Cantar la nada y Elegía Joseph Cornell. Entre sus libros de ensayos se cuentan El testigo lúcido, Ciudad gótica, Museo negro, Galería fantástica y Pequeño mundo ilustrado. También ha publicado las novelas o relatos largos El sueño de Úrsula y La anunciación.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo rialta@rialta.org.
Comentarios
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments