Inicio Etiquetas Poesía latinoamericana contemporánea

Etiqueta: poesía latinoamericana contemporánea

La edición de este año del Festival Internacional de Poesía de Santiago tuvo lugar del 10 al 13 de diciembre pasados en la capital chilena, aunque en esta ocasión el evento debió celebrarse en modo virtual, por causa de las condiciones impuestas en el contexto de la pandemia de...

Borisoglebsky

Marina --le dije-- ¿Cuándo te fuiste de Moscú? ¿Dónde está Mandelstam? ¿Por qué estás vendiendo leña que no está certificada? ¿Cómo le fue a tu microeditorial en Crimea? ¿Dónde has conseguido ese traje de lino tan pretencioso? ¿Quieres tomar algo? Hace varios meses. Deportado en Kolymá. Necesitaba un par...
Llegué a Otra vida de Daniel Lipara luego de escucharlo recitar en El Rayo Verde (edición febrero 2020) y sumarlo a la lista de poetas por leer urgente. De esas urgencias que surgen de una fibra íntima trastocada. En una de las reseñas que leí se alude al efecto...
Liliana, flor de lirio Mi madre mide un metro ochenta tiene los huesos grandes el pelo teñido de rubio vestidos de bambula blanca sobre la piel blanca con venas azules la piel llena de perfume llena de collares que usa en casa nuestra casa de alfombras como pasto casa sin flores en Once donde todos se...

Cántico

Para Antonio Piedra Antes, y ya son décadas fraguaba belleza, en el harnero de Dios cribo hoy, fuga de auroras, vacío vegetal (río) rocío matinal, polvillo óseo: me contento esquivando, me pongo de perfil, un solo ojo para mirar a fondo como me desfondo, con un ojo se ve menos: despacio voy variando, me contento viendo sobrenadar en la superficie del momento algún quehacer, la ventana, una...

El espejo

Las cajas guardan momentos que no terminaron, momentos que prometían. En esas cajas que no me atrevo a tocar se han reunido cuentos y novelas, poesía, lápices y plumas que no pudieron seguir contando. Cada vez que decido poner fin a la tal caja y me encuentro un libro o una hoja de papel, me tiro en la cama, me agarro...
Me mostraron sus sonrisas atrapadas por la mueca. ¿Qué otra palabra existe? ¿enojo?, ¿cadalso?, ¿guillotina? Ahora me toca dar testamento de cómo se hicieron camellos, caballos, Pegasos y unicornios. ¿Cuándo dieron sus mentes a los sacerdotes del tedio, a la ciencia y las agujas? A mi madre la guardaron las hormigas del convento. Se dio luz a sí misma. Salí con una cabeza...
Descompuestos. Golpeados. Los pies llagosos. La caravana de inmigrantes. De camellos. Un dolor que camina. Dobladitos. Mochileros. Dejando un ojo en la península de Yucatán. Una pierna en Tecún Umán. El corazón en el río Suchiate. Reptando hacia arriba. Boqueando. Soñando con la tierra del póster de las sopas Campbells que a ninguno le dará de comer.

Mordazas

Si nos hubiéramos querido. Si hubieras dejado a un lado cualquier ambición. Si hubieses dejado de mirarte al espejo, ese incesante instrumento de distancias y esperas. Yo creí que era de arena, sin forma, yeso blanco, polvo, churre, cualquier elemento pero no persona. Todavía no lo soy. A punto de partir sin enterarme de cómo fue ni quién soy. No me acuerdo...

Imago mundi

Alzadlo. Roce su mano su descomposición, tras el barandal beatos y vestales, y las arrepentidas mirando la escena, se les nuble la vista: vean el coro de espaldas, capas pluviales, en un callejón sin salida. Se retire, y aún no entienda. Todavía no balan en el redil los corderos, no se oye mugir, gañir, gamitar, qué se hizo de la curruca y...