II Festival de Cine INSTAR: “Por la salud del cine cubano”

0
Cartel del II Festival de Cine INSTAR / Cartel de INSTAR (Facebook)
Cartel del II Festival de Cine INSTAR / Cartel de INSTAR (Facebook)

El Instituto de Artivismo Hannah Arendt, en colaboración con el colectivo Cine Cubano en Cuarentena (CCC), organiza la segunda edición de su festival cinematográfico, a desarrollarse en La Habana del 1 al 7 de noviembre de 2021. Abierta a obras realizadas desde 2019 en adelante, la convocatoria del evento permanecerá vigente hasta el 30 de septiembre próximo.

El II Festival de Cine INSTAR aspira a reunir materiales audiovisuales de cualquier nacionalidad, extensión, género y formato, “más allá de las clasificaciones y las divisiones taxonómicas”, según advierte la nota divulgada en redes sociales.

Abocados a una experiencia transgenérica, los organizadores establecerán una sección competitiva única que agrupará largos, medios y cortometrajes. De igual manera, tendrán cabida nuevas estéticas audiovisuales relacionadas con el cine expandido, experimental y otras más apegadas a las artes visuales.

Cada autor puede presentar cuantos filmes estime pertinentes, los cuales serán valorados por un jurado internacional que concederá un premio a la mejor obra en competencia y, asimismo, reconocerá las categorías de dirección, guion, fotografía, montaje, banda sonora y actuación. Adicionalmente, las películas cubanas en concurso podrán ser consideradas para el premio de distribución del Fondo PM que otorga INSTAR.

A fin de obtener el formulario de inscripción, los interesados pueden comunicarse a través del siguiente correo electrónico: [email protected] La selección oficial se dará a conocer el 30 de octubre en el sitio web del instituto.

Con la intención de apoyar el audiovisual cubano independiente, la primera edición de este festival de cine alternativo organizado por INSTAR tuvo lugar del 6 al 8 de diciembre de 2019, gracias al impulso de la actriz Lynn Cruz.

En aquella ocasión, la también realizadora cubana declaró a Rialta Noticias: “Esta propuesta parte de mi propio inconformismo. Las experiencias que tuve como actriz dentro de los espacios oficiales me hicieron desear un sitio donde se prioricen a los cineastas y a los actores de nuestro país, por el bien de nuestro propio cine”.

INSTAR –con sede en la calle Tejadillo #214, entre Aguacate y Compostela, La Habana Vieja– se fundó el 20 de mayo de 2015. Desde entonces se ha desarrollado, bajo la dirección de la artista Tania Bruguera, como un “centro de educación cívica” y un espacio “democrático y horizontal” que promueve el artivismo a favor de la memoria histórica del arte y la sociedad civil en su conjunto.

Para conocer cómo se han configurado las líneas curatoriales del II Festival de Cine INSTAR, el cineasta José Luis Aparicio y la poeta Katherine Bisquet, coordinadores de CCC, tuvieron a bien responder un breve cuestionario.

El pasado 1 de julio fue lanzada la convocatoria al II Festival de Cine INSTAR. Hoy, a más de un mes de su publicación, quisiéramos saber cómo se ha desarrollado la recepción de las obras. En este sentido, ¿cómo prefiguran la programación del festival?

La primera edición del Festival de Cine INSTAR tuvo un modelo completamente distinto al de esta edición. Esta vez el festival sacó una convocatoria pública para recibir obras que no se limitan al cine cubano. Nos interesa no sólo el cine cubano hecho en Cuba o por autores cubanos en la diáspora, sino de todas partes del mundo.

Hemos recibidos proyectos de España y Colombia. Hemos recibido proyectos de cubanos que residen y crean en Cuba y de cubanos que residen y crean en el extranjero.

La curaduría de este festival consistirá básicamente en una sección competitiva donde se premiará la mejor película, más allá de las distinciones genéricas tradicionales. Predominará una visión del audiovisual sin taxonomías, abierta, plural. Queremos que ese sea el espíritu del II Festival de Cine INSTAR.

En esto incide el hecho de que INSTAR es un espacio más vinculado al mundo de las artes visuales, donde ya estas fronteras genéricas se han borrado de muchas maneras. Por eso queremos asumir obras de artistas que se salgan, incluso, de los esquemas más asentados, como el videoarte, la videoinstalación y la videocreación. Estamos abiertos a experiencias sui géneris.

Nos interesa incluir, además, un grupo de obras que se están generando, con mucha fuerza, en Cuba y fuera. Nos referimos a obras de realidad virtual, de realidad aumentada, de experimentación con estos límites de la creación audiovisual.

Estamos pidiendo películas que se hayan estrenado en una fecha posterior a 2019. Esto lo hacemos con el objetivo de recibir la producción más reciente, mediada por la pandemia. ¿Cómo se han traducido en la creación audiovisual los límites extremos de la actual crisis sanitaria? Es una pregunta que nos hacemos como colectivo curatorial.

El Festival de Cine INSTAR no tiene requerimientos de estreno. Pueden presentarse películas que se hayan proyectado tanto en Cuba como en cualquier festival del mundo, aunque también es este un festival que podría estrenar películas.

Lo que queremos que prime en la curaduría es la calidad artística de las obras. Nuestro interés es que sean obras arriesgadas, que exploren la idea de lo insólito, de lo experimental: los límites en la creación cinematográfica. Queremos películas que susciten experiencias conmovedoras y que no dejen a los espectadores indiferentes. Teniendo en cuenta los mismos preceptos de INSTAR como institución, nos interesa un tipo de creación que cuestione y problematice su realidad, la sociedad en que se inserta. Obras que incidan en el espacio cívico.

Como programadores estamos dispuestos a sorprendernos con lo que aparezca y a presentar el programa más variado, inclusivo y arriesgado posible.

¿Qué otras actividades tienen previstas además del visionado de los filmes?

Aparte de la programación competitiva habrá otras secciones de presentación de obras fuera de competencia. Queremos hacer retrospectivas relacionadas con la historia del cine cubano desde un punto de vista alternativo. Es de nuestro interés romper la visión canónica sobre el cine cubano: esa recurrencia de autores, obras, visiones e ideas de cómo entender el cine nacional.

Este trabajo lo comenzamos desde antes, con CCC, a fin de ensanchar la idea del cine cubano, bastante limitada debido a la hegemonía del ICAIC [Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos], como entidad de la cultura oficial, desde hace más de sesenta años.

Podrán verse retrospectivas que resaltarán obras y autores que han quedado al margen de esas narrativas oficiales desde las décadas de los cincuenta y sesenta hasta el día de hoy. Podrán entrar incluso piezas que no pertenezcan a cineastas, entendidos de una manera convencional: artistas visuales, por ejemplo, y en general creadores autodidactas que han logrado una obra audiovisual digna de ser mostrada y discutida.

También habrá presentaciones especiales de películas. Algunos autores serán invitados a dar clases magistrales, talleres y conferencias sobre temas muy variados. Tampoco faltarán momentos de intercambio entre el público y los cineastas. Igualmente, queremos realizar una exposición de artes visuales que establezca un diálogo con el mundo del audiovisual.

Por supuesto, todo ello está sujeto a las circunstancias de la actual pandemia de COVID-19.

¿Cómo CCC se insertó en la programación y acompañamiento del II Festival de Cine INSTAR?

CCC ha sido invitado por el equipo de INSTAR a ocuparse de la curaduría de este segundo festival. Como mismo Lynn Cruz se encargó de la curaduría del primero, nosotros nos encargamos de la curaduría del segundo. Quizá sea una práctica que INSTAR implemente en el futuro, ya veremos. Cada festival podría estar curado por una sensibilidad, perspectiva y visión diferente.

Cine Cubano en Cuarentena / Tomado de Facebook
Cine Cubano en Cuarentena / Tomado de Facebook

Creemos que es una idea muy interesante porque rompería lo que ocurre en muchos festivales del mundo: al tener un mismo director artístico y equipo curatorial durante muchos años se genera una identidad que a la larga es una camisa de fuerza, limita las posibilidades de crecimiento, la sorpresa y las búsquedas alternativas que deben incluir los festivales de cine. La idea es no petrificarse con una idea determinada, disecada, acerca de lo que es el cine o el audiovisual contemporáneo, y estar en constante transformación. Si INSTAR se propone seguir con estas curadurías múltiples, escaparía a ese esquema tradicional, bastante anquilosado, de los festivales de cine.

En este caso CCC, en colaboración muy estrecha con el equipo de INSTAR, se encarga de la programación y la curaduría del evento, así como del diseño de las demás actividades, más allá de las proyecciones.

Desde CCC lo vemos como una extensión del trabajo que venimos realizando hace ya más de un año. Creemos que el próximo paso evolutivo de todo este conocimiento, todo este saber, todo este trabajo de mapeo, es verterlo en eventos cinematográficos y curadurías para exposiciones, bienales y todo tipo de actividades donde se pueda socializar, no sólo desde el espacio virtual, para seguir ensanchando y complejizando las visiones sobre el cine cubano.

¿Qué importancia tiene la presencia de un festival como el de INSTAR en el paisaje de la cinematografía cubana?

No queremos exagerar al decir esto, pero es necesario, fundamental, que existan festivales como el de INSTAR para el crecimiento del cine y el audiovisual cubanos. Estamos hablando de un panorama bastante deprimido, no sólo por las condiciones extremas y limitantes que ha impuesto la pandemia en el mundo entero.

Por ejemplo, desde antes de la pandemia ya un evento fundamental como la Muestra Joven ICAIC se había postergado indefinidamente; cayó en una especie de limbo. Su equipo gestor ha dejado de trabajar prácticamente dentro del ICAIC. Es un evento cuyo futuro es bastante incierto.

El hecho de que exista el oasis de INSTAR, no sólo respecto al cine, sino en relación con toda la cultura cubana alternativa, es una suerte y dice mucho del trabajo incansable que hacen Tania Bruguera y su equipo.

El Festival de Cine INSTAR brinda un espacio al cine cubano; un cine que ha quedado un poco huérfano en los últimos años, que ha sido bastante maltratado por las instituciones oficiales, con importantes sucesos de censura y marginación. En tanto cineastas no nos sentimos protegidos ni respaldados por los funcionarios culturales de las instituciones que deberían responder a nuestras inquietudes.

Además, es importante no sólo que exista el espacio, sino que tenga esa filosofía tan abierta y democrática, con tanta libertad para pensar el concepto general. Es una gran oportunidad para CCC, y para seguir trabajando por la salud del cine cubano.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí