Instituto Internacional de Artivismo “Hannah Arendt” presenta su Factografía Operativa en la documenta quince de Kassel, Alemania

0
Conferencia de presentación de Factografía Operacional de INSTAR en la documenta quince de Kassel (IMAGEN YouTube / INSTAR_Cuba)
Conferencia de presentación de Factografía Operacional de INSTAR en la documenta quince de Kassel (IMAGEN YouTube / INSTAR_Cuba)

El Instituto Internacional de Artivismo “Hannah Arendt” (INSTAR), encabezado por la artista cubana Tania Bruguera, presentó este sábado 18 de junio su proyecto Factografía Operativa en la apertura de la documenta quince, uno de los eventos de arte contemporáneo más significativos del orbe, celebrado cada cinco años en la ciudad alemana de Kassel. La presente edición se extenderá hasta el 25 de septiembre del presente año. En el encuentro, desarrollado en Instar Square, espacio destinado al colectivo cubano, se dieron cita Clara Astiasarán, Ernesto Oroza y la propia Bruguera, curadores del proyecto, quienes –acompañados por otros artistas invitados– explicaron al público asistente los principios y objetivos que rigen Factografía Operativa y los factores que motivaron la presentación de las obras exhibidas en esta documenta.

La charla giró esencialmente en torno a la concepción de Factografía Operativa, noción recuperada por los curadores de un grupo de artistas rusos exponentes del constructivismo, quienes en tiempos de la Unión Soviética denominaron así su programa de trabajo. Justo como el término indica (“escritura de los hechos”), Factografía Operativa procura mostrar las novedosas modalidades de producción estética impulsadas por los creadores cubanos en medio de la realidad política que vive en su país.

Durante sus intervenciones, Bruguera, Oroza y Hamlet Lavastida –uno de los creadores invitados– expusieron cómo el arte independiente, en Cuba, ha supuesto una reconfiguración de la función social del artista. El recrudecimiento de la máquina totalitaria, la creciente represión policial y el acoso gubernamental a los creadores que manifiestan un sólido compromiso político con democracia y la libertad de expresión, ha modificado radicalmente el campo artístico nacional en los años recientes. Justo de ese escenario quiere dar cuenta Factografía Operativa, para lo cual se ha instrumentado un criterio curatorial interdisciplinario y colaborativo (en recursos estéticos, en estrategias políticas, en conocimientos), equivalente al que anima a los artistas independientes y al mismo proyecto INSTAR.

Al revisar esos marcos de conflicto político en que se instalan los artistas independientes cubanos, Factografía Operativa propone, también, verificar la potencia conquistada por la sociedad civil isleña, vale decir, explorar la atmósfera cultural propiciada por algunos artistas que enfrentan un poder cada día más obsceno en la imposición de su autoridad contra las voces disidentes, así como la capacidad de esos actores sociales para edificar un entorno inédito de significación colectiva.

Lavastida, además de explicar su interés en utilizar el arte como mecanismo para desnudar el archivo policial cubano, se refirió al ya extenso registro de artistas censurados y reprimidos en la isla, y a la necesidad de visibilizar tales hechos y, por supuesto, las obras prohibidas. Bruguera apuntó a su vez que en Cuba –justo en el momento de la presentación– se encuentran privados de libertad cientos de personas: sólo por protestar pacíficamente en las calles y exigir libertad. También denunció los procesos judiciales contra los artistas Abel Lescay, Maikel Osorbo y Luis Manuel Otero Alcántara.

El programa de INSTAR en la documenta quince de Kassel sería entonces, tal como se subrayó en algún instante de la conferencia, un primer intento de articular todas estas narrativas, que convergen no sólo en el plano de la creación artística, sino en el campo cultural cubano en general, así como una manera de mostrar las estrategias de resistencia colectiva emergentes en la isla.

INSTAR surgió hace algunos años como respuesta a “la actual crisis de representación en las artes y [bajo] la aspiración del activismo a ser efectivo en la sociedad cubana”. Uno de sus propósitos, según declara el proyecto con sede en La Habana, es “aportar una plataforma desde la cual se puedan llevar a cabo investigaciones en el orden teórico-práctico para un arte socialmente comprometido y para un momento político determinado”. Por supuesto, la iniciativa animada por Bruguera “aspira a contribuir al entendimiento del rol que juega y a la eficacia que tiene el arte como agente de cambio social”. En atención a tales objetivos, se diseñó el programa de actividades, conferencias y exposiciones que INSTA presenta en esta documenta quince de Kassel.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí