Lynn Cruz, ganadora del premio Franz Kafka de Ensayo / Testimonio: “me convertí más que en cronista en personaje”

0
Lynn Cruz durante el estreno de ‘Corazón Azul’ en el Festival Internacional de Cine de Moscú. MIGUEL COYULA.
Lynn Cruz durante el estreno de ‘Corazón Azul’ en el Festival Internacional de Cine de Moscú. MIGUEL COYULA.

Por primera vez, en diciembre de 2021, la plataforma inCUBAdora lanzó el concurso Franz Kafka de Ensayo/Testimonio, que esta semana ha sido otorgado a la actriz y escritora Lynn Cruz por sus crónicas sobre el rodaje, la producción y la difusión de Corazón azul, una película del director independiente Miguel Coyula que tardó diez años en completarse, sufrió la censura y otros atropellos por parte de las autoridades en Cuba, y finalmente tuvo su premiere mundial en 2021 durante la edición 43 del Festival Internacional de Cine de Moscú.

“Estuvimos rodando Corazón Azul, un filme independiente, sin apoyo institucional ni permisos de rodaje, durante diez años. Crónica Azul es una especie de making-of como han dicho algunos, desde un enfoque literario. Cuando escribía estas crónicas me interesaba registrar no sólo las peripecias que hicimos para poder llevar a término la película y las reacciones que provocaba nuestro cine extremo en algunos, sino también captar los momentos de mayor poesía que afloraban justamente de las soluciones creativas que buscábamos para evadir la censura”, dijo Lynn Cruz, protagonista del filme y pareja sentimental de Coyula, en entrevista con Rialta Noticias.

Las crónicas de Lynn Cruz sobre el proceso de creación y difusión del largometraje fueron apareciendo en una columna suya en la revista cubana independiente Hypermedia. A propósito de ese momento inicial, la actriz cubana comentó desde La Habana: “No quiero dejar de decir gracias al trabajo del colectivo de Hypermedia involucrado en las crónicas, a Ladislao Aguado, y en especial a Jorge Enrique Lage y Gilberto Padilla, escritores que admiro y que me aportaron mucho en la edición. Ha sido un ejercicio riguroso de escritura”.

Justo uno de los propósitos que se trazaba el premio en su convocatoria era brindar a autores cubanos la posibilidad de reunir en libro algunos de sus textos publicados sueltos en revistas y otros espacios: “sistematizar y profundizar en todo lo testimonial”, declaraba por la fecha en que se lanzó la convocatoria Carlos A. Aguilera, director de inCUBAdora. “Hay mucho en los magazines y prensa, pero poco libro”, decía.

La autora adelantó algunos aspectos que los lectores podrán encontrar luego en el libro: “Siento que gradualmente me convertí más que en cronista en personaje. Los hechos son absolutamente reales, pero la manera en que los narro me hizo tomar distancia de mí misma. De ahí que construya las historias apoyándome en recursos de la ficción: reproduzco diálogos, introduzco descripciones, narro un mismo evento desde distintas aristas”.

“También me interesaba emular desde las crónicas la dramaturgia fragmentada de Corazón Azul”, confesó. “Hay información o personas (personajes) que voy plantando al principio del libro que no vuelven a aparecer hasta pasado un tiempo. Esto sucede porque en la película Miguel cambiaba constantemente el guion y dejábamos de ver a algunos actores por un tiempo, y cuando regresaban creaban nuevas posibilidades para narrar la historia del proceso creativo de la película”.

Ahora que el premio es un hecho para Lynn Cruz, la columna que le sirvió de plataforma en Hypermedia ha llegado a su punto final: “Lo que comenzó siendo un libro se convirtió en columna y luego regresó al formato soñado. Pero una vez realizado el sueño, deseo seguir la columna. Así me siento, pero el hecho de tener la posibilidad del libro en físico hace que tenga que abandonarla finalmente. Esos textos dejan de pertenecerme y de algún modo la cercana publicación me obliga a cerrar no sólo con el libro sino con la película. Estoy exorcizando en este momento esa sensación de pérdida. Mañana sentiré que estaré en otra estación. Ahora estoy en una especie de invierno porque se ha congelado la emoción. Lo que me queda es trabajar un poco más en algunos detalles antes de que cierre el proceso de edición con inCUBAdora”.

“Tampoco quiero dejar de decir gracias al jurado del premio, al trabajo que realiza Carlos Aguilera. A mi compañero, Miguel Coyula, por ser mi mejor crítico, y obviamente a los que me aman. También a los detractores, que son una especie de amor torcido, y a los lectores de ambos bandos. Y a los que estaban dentro del casting y decidieron abandonar la película por miedo o porque emigraron”, agregó la autora.

El jurado estuvo compuesto por Idalia Morejón Arnaiz, Abel Sierra Madero y Henry Eric Hernández, quienes destacaron que este es “un libro de memoria casi cinemática”. Además, comentaron que los textos del volumen “bien pueden leerse como screenshots” que reconstruyen no sólo la experiencia personal de Lynn Cruz sino “todo un campo de tensiones culturales y políticas del postcomunismo cubano, sin recurrir al panfleto y a la victimización”.

Según promete el Premio Franz Kafka de Ensayo/Testimonio, Crónica azul, bajo el sello editorial Fra, estará circulando en papel e ebook para la segunda mitad de este año.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí