Editorial brasileña publica un libro bilingüe con versos inéditos del pintor y poeta cubano Nicolás Lara, el mítico Nikoleto

0
Nicolás Lara, ‘Nikoleto’ (1943-2022) (IMAGEN Facebook / Nicolás Lara)
Nicolás Lara, ‘Nikoleto’ (1943-2022) (IMAGEN Facebook / Nicolás Lara)

A unos meses de su fallecimiento, el pintor y poeta cubano Nicolás Lara (1943-2022), aka Nikoleto, publica en edición bilingüe (portugués-español) el libro de poemas donde escribió: “Soy un equipo japonés muerto / mañana unos escultores modernos me rescatarán / entre rones baratos y putas sonrientes”.

En efecto, la editorial brasileña Malha Fina Cartonera de la Universidad de Sao Paulo –que dirige la cubana Idalia Morejón Arnaiz– acaba de poner en circulación Os lobos, os vira-latas e Mayda, a muda (Los lobos, los perros satos y Mayda la muda), cuya presentación oficial está a cargo este sábado (16:00 horas de Brasil; 14: 00 de Cuba) de la curadora Martha Limia, recordada directora de la Galería L en La Habana, la poeta Cira Andrés y el poeta, ensayista y narrador Carlos A. Aguilera, coordinador de la plataforma InCUBAdora.

Se trata de “un libro de poesía que Nicolás Lara, o “Nikoleto”, como le dicen todos los amigos, tenía inédito, y que él me envió a mí antes de morirse, junto a una novela que debe salir el próximo año en Casa Vacía”, explica a Rialta Noticias el propio Aguilera, quien hace ahora las veces de albacea literario.

“En algún momento yo se lo di a Idalia [Morejón Arnaiz]”, prosigue el escritor cubano asentado en Praga, “y a ella le gustó el libro y decidió que lo iban a publicar. Entonces él le envió varios dibujos inéditos para la portada. Como es cartonera, se reprodujeron los dibujos y, aleatoriamente, se pegaron como portada en un libro o en otro”.

El lanzamiento virtual del volumen (aquí) será una oportunidad no sólo para hablar de la poesía de Lara, sino además para “meternos en ese mundo under e íntimo del gran Nikoleto”, han advertido los presentadores.

Aguilera lo recuerda como “uno de los personajes grandes de los años ochenta en Cuba”. En su memoria, lo ve trabajando “en el Taller de Serigrafía [«René Portocarrero»] de La Habana Vieja, que era un poco como el centro operacional de toda esa «vanguardia cubana de los ochenta»: era el lugar por donde pasaba la gente de Arte Calle, por donde pasaba [Arturo] Cuenca, por donde pasaban todo ellos… ¿no?. Un taller que dirigió en aquel tiempo Aldo Menéndez”.

“Participó de todo ese movimiento de una manera muy activa; era un personaje tremendo, un personaje enloquecido por completo. Muy buena persona, un tipo chévere, y muy creativo: pintaba mucho y tenía una pintura muy interesante, con una onda un poco a lo [Jean-Michel] Basquiat; de hecho, hay gente que dice que era el Basquiat cubano. Era una pintura urbana, civil; una pintura muy de la calle, de los muros, con muchas figuras a lo Basquiat, precisamente”, dice Carlos A. Aguilera sobre una personalidad que ineludiblemente asomaba, indócil, en sus gestos plásticos.

Hace un par de años, InCubadora realizó un e-book titulado Búlgaros a partir de una serie de dibujos-collages suyos y con textos críticos de François Vallée, Frank Guiller, Ernesto Menéndez Conde, Martha Limia, Idalia Morejón Arnaiz, Omar-Pascual Castillo, Janet Batet, María Cristina Fernández, Rafael DiazCasas, Alejandro Aguilera, Ana M. Fernández, Kelly Martínez-Grandal.

De la serie ‘Búlgaros’; Nicolás Lara, ‘Nikoleto’ (IMAGEN in-cubadora.com)
De la serie ‘Búlgaros’; Nicolás Lara, ‘Nikoleto’ (IMAGEN in-cubadora.com)

“Tiene una obra bien interesante y totalmente desconocida. Se fue al exilio a principios de los noventa. Y, bueno, en Cuba era un tipo de la farándula que había expuesto en algunos lugares y que había publicado algunos pequeños libros y plaquettes, etcétera”, señala Aguilera, para quien Nikoleto era dueño de “un mundo esquizo, urbano y de noche muy largas”.

“Su poesía es un poco eso”, opina el también crítico y editor: “es una poesía que gira alrededor de los años setenta y ochenta en Cuba; tiene que ver con esa zona conversacional, y a la vez íntima. En su caso, es también una poesía del juego, que intenta siempre sorprenderte con imágenes un tanto inesperadas, que tienen relación con la madre o con alguna persona determinada a quien subraya de una forma medio tremenda… Es una poesía que mira mucho hacia la calle, pero que a la vez tiene un pliegue con lo privado, con lo íntimo, incluso con cierta zona medio religioso en algunos momentos.

Nicolás Lara murió en su exilio de Nueva York. En junio de este año, el artista Glexis Novoa lo evocaba como alguien que “trascendió a su generación y las fronteras de sus medios de expresión. Legendario personaje de La Habana intelectual, del piquete del Parque de la Funeraria de Calzada y K. Gran artista de su época”.

Todas las letras son ahora la Z del alfabeto / después está la luz de la muerte”, escribe Nikoleto en “Electrónica japonesa”, uno de los poemas incluidos en Os lobos, os vira-latas e Mayda, a muda (Los lobos, los perros satos y Mayda la muda), que los interesados pueden adquirir desde ya solicitándolo a través del Facebook de Malha Fina Cartonera .

Un fragmento del libro –su primera parte, dedicada a La Habana– apareció en marzo de 2020 en la web de InCUBAdora. Allí se presentaba como “un viaje por la ciudad, sus freaks, lo sucio, el argot y la vida”.

Nicolás Lara, ‘Nikoleto’ (1943-2022) (IMAGEN in-cubadora.com)
Nicolás Lara, ‘Nikoleto’ (1943-2022) (IMAGEN in-cubadora.com)
Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí