Académicos de veinte países firman carta pública en rechazo a la postura de CLACSO sobre las protestas en Cuba

4
Manifestantes toman el Malecón habanero durante las protestas del 11 de julio en Cuba (foto: Rialta)
Manifestantes toman el Malecón habanero durante las protestas del 11 de julio en Cuba (foto: Rialta)

Académicos de veinte países suscribieron una carta pública que critica la postura en torno a las recientes protestas ciudadanas en Cuba asumida por la directiva del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), la cual tildaron de “cómplice de las más recientes acciones del Estado cubano”.

Alojado en la plataforma Change.org y dirigido en español e inglés a “entidades donantes y contrapartes de CLACSO”, el documento transmite la “indignación” de más de ochenta firmantes tras conocer “la actitud de académicos y de organizaciones académicas que se solidarizaron no con el pueblo reprimido, sino con el Estado represor, poniendo a un lado su compromiso con las demandas ciudadanas”.

Según la misiva, ante el “Pronunciamiento frente a la campaña de manipulación contra Cuba”, emitido por CLACSO el 13 de julio último, “estamos en presencia de la negación del derecho a la vida y a la libertad de aquellos que no comulgan con un determinado ideario político”. Y se lee más adelante: “Cuando CLACSO habla de «proyecto social» maquilla un gobierno autoritario. Cuando invisibiliza las demandas populares en aras de la geopolítica, traiciona sus principios fundacionales, los mismos que llevaron a esta organización a apoyar a las víctimas de las dictaduras que asolaron la región en los años setenta y ochenta”.

Los signatarios, “académicos e intelectuales latinoamericanos y latinoamericanistas”, solicitaron, en consecuencia, que cada una de las instituciones que respaldan el funcionamiento de CLACSO “se pronuncie sobre la actual situación en Cuba, y en caso de coincidir la posición institucional con el texto de esta carta exija a la Directiva de CLACSO una rectificación en su postura contraria a los principios fundacionales”.

El texto define el contexto de las protestas en estos términos: “El domingo 11 de julio, el pueblo cubano salió a las calles en más de 60 ciudades de la isla. Demandaban mejores condiciones de vida y protestaban contra la incapacidad del gobierno para enfrentar la situación sanitaria causada por la pandemia de covid-19, la falta de acceso a los productos básicos vendidos en las tiendas en divisas y la falta de derechos políticos”.

“La respuesta del gobierno no se hizo esperar”, prosigue la relatoría de los hechos. “En lugar de establecer mecanismos para el diálogo o el cambio, se limitó a desplegar una intensa violencia policial y paramilitar. El gobierno cubano cortó los servicios de internet en la isla, reprimió, intimidó, golpeó, disparó contra y apresó a manifestantes, y secuestró a opositores. Todas estas respuestas son merecedoras de la condena política y moral, a la luz de los derechos humanos”.

La carta evita a todas luces las recurrentes lecturas excepcionalistas sobre la circunstancia cubana: “América Latina atraviesa otro período de convulsión política, económica y social. Las actuales crisis en Colombia, Cuba, Haití, Nicaragua, Venezuela y otras naciones sacuden la conciencia de todos los latinoamericanos”, se dice en las primeras líneas.

“Los latinoamericanos”, establece el documento, “han salido a la calle a exigir que sus gobiernos pongan fin a la pobreza, combatan las crecientes desigualdades socioeconómicas, provean acceso real al ejercicio de los derechos, reconozcan la existencia de grupos e identidades tradicionalmente discriminados, y enfrenten de manera sistemática y efectiva la actual pandemia”.

En tal escenario hemisférico, los académicos remitentes aseguran que además de “explicar y describir las crisis sociales que nos rodean”, con rigor científico, han exigido en cada caso que “se escuchen los reclamos de nuestros conciudadanos, condenando la indiferencia, mucho más la violencia descarnada como respuesta”.

De ahí que soliciten a los donantes y contrapartes de CLACSO un posicionamiento a favor de la rectificación del pronunciamiento inicial, lo que “sería una contribución sustancial a unas ciencias sociales pluralistas […] cuyos compromisos sociales no hagan distingos ideológicos cuando se trata de temas tan cruciales para nuestras sociedades como la libertad, la democracia y los derechos humanos”.

“No hacerlo, también insistimos, sería contribuir a la hemiplejía moral, el dogmatismo y la represión de las ideas”, concluye la misiva firmada entre otros por Aníbal Pérez Liñán (University of Notre Dame, EE.UU.), Horacio Tarcus (CeDInCI, Argentina), Yanina Welp (Albert Hirschman Centre on Democracy, Suiza), Flavia Freidenberg (Instituto de Investigaciones Jurídicas, UNAM, México), Rafael Rojas (COLMEX, México), Camelo Mesa-Lago (Distinguished Service Professor Emeritus of Economics and Latin American Studies, University of Pittsburgh, EE.UU.), Giles Battallion (Directeur d’Études École des Hautes Études en Sciences Sociales, Francia) y Pablo Stefanoni (Nueva Sociedad, Argentina).

La relación de infrascritos en la carta muestra investigadores y catedráticos –incluidos cubanos– que ejercen en prestigiosas instituciones de México, Argentina, Venezuela, Chile, Brasil, Francia, Estados Unidos, Nicaragua, Bolivia, Canadá, Colombia, Puerto Rico, Perú, Ecuador, República Dominicana, Alemania, Noruega, Portugal, Suiza y Australia.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

4 comentarios

  1. Me solidarizo con el pronunciamiento y como Profesor de Sociologia de la Universidad de Puerto Rico, recinto de Humacao, quiero agregar mi firma:
    Dr. Faisel Iglesias.

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí