El artivismo fue esencial para abolir la esclavitud, según una exposición en Nueva York

0
Muestra ‘Subversión y el arte de la abolición de la esclavitud’; Biblioteca Pública de Nueva York (FOTO HvADesign.com)
Muestra ‘Subversión y el arte de la abolición de la esclavitud’; Biblioteca Pública de Nueva York (FOTO HvADesign.com)

La naturalización del derecho a apropiarse de algo escaso o muy valioso, como la propia vida humana, supone una suerte de convenio que anula el sentido de lo justo porque descansa en no ver que se comete un crimen. En el caso de la esclavitud como fenómeno histórico, la ruptura de ese convenio pasó, además de por procesos socioeconómicos y conflictos de intereses geopolíticos, por el arte.

Una exposición recién inaugurada en la Biblioteca Pública de Nueva York, bajo el título Subversión y el arte de la abolición de la esclavitud, reúne ejemplos de cómo diferentes formas artísticas, desde la música y el grabado hasta la oratoria y el discurso literario, contribuyeron a difundir la necesidad de eliminar ese flagelo. Y ese trabajo, que hoy es visto como un precedente del activismo de innumerables personas opuestas al sometimiento de unos hombres a la voluntad de otros, fue imprescindible para quebrar el sentido común que justificaba un crimen contra la Humanidad.

Comisionada por la doctora Michelle Commander, directora adjunta y curadora del Centro Lapidus para el análisis histórico de la esclavitud transatlántica, la muestra –también accesible online, y con servicio de audioguía– pone a disposición de los interesados documentos diversos reunidos en capítulos que tributan a una mejor comprensión de este fenómeno histórico global.

En el apartado “Brutalidad y avaricia”, por ejemplo, se reúnen documentos comerciales que van desde el inventario de un cargamento de esclavos en 1789 hasta los recibos de la venta de Albert a S.O. Wood, por una suma de mil 235 dólares, y de la esclava Susan, que costó mil 310.

Diversos documentos visuales, grabados en su mayoría, ilustran prácticas comunes en la economía de la esclavitud y la trata negrera. Entre ellos destaca una ilustración anónima de 1854 donde dos hombres blancos marcan con hierro candente la espalda de una mujer negra. Y otro de Eyre Crowe, un artista inglés que acompañó al escritor William Makepeace Thackeray en su viaje a Estados Unidos entre 1852 y 1853, quien tras presenciar una subasta de esclavos recreó escenas y escribió ensayos en contra de la institución de la trata.

De igual modo, la exposición reúne poesía y música de carácter abolicionista, así como relatos sobre esclavos fugados e impresos para niños con mensajes antiesclavistas. Una gema de la colección es el mapa de las rutas del llamado “ferrocarril subterráneo”, que usaron los esclavos estadounidenses para orientarse en su huida hacia territorio de libertad en Canadá.

Muestra ‘Subversión y el arte de la abolición de la esclavitud’; Biblioteca Pública de Nueva York
Muestra ‘Subversión y el arte de la abolición de la esclavitud’; Biblioteca Pública de Nueva York

De acuerdo con la doctora Michelle Commander, si bien el núcleo de la exhibición “está en los esfuerzos estadounidenses y británicos, el abolicionismo fue transnacional, dinámico y controvertido. Los defensores de la esclavitud se sumergieron en campañas de redacción de cartas, panfletos y discursos y fundaron periódicos, a pesar de los peligros conocidos y desconocidos”.

“Los artistas visuales crearon ilustraciones, pinturas y fotografías que presentaban los aspectos mundanos pero absolutamente reprobables de la esclavitud para alertar a los ciudadanos comunes sobre los muchos horrores de la institución”, agrega en sus palabras introductorias. “Las novelas, las narrativas de esclavos, la poesía y la música también fueron importantes y, a menudo, estaban codificadas con mensajes insurgentes que inspiraron el establecimiento de sociedades contra la esclavitud y la formación de uno de los proyectos más subversivos del movimiento: el ferrocarril subterráneo”.

Ese activismo, movilizado por esclavos, intelectuales y aliados de la causa abolicionista de diverso origen, sirvió entonces para el necesario cambio de mentalidad social. Según Commander, los artivistas del abolicionismo apelaron a “las convicciones morales, religiosas y políticas del público, y eventualmente produjeron una sólida corriente de propaganda contra la esclavitud y actos radicales que no podían ignorarse fácilmente”.

‘Osman the Maroon in the Swamp’ (1857); "Slavery Collection", ‘Subversión y el arte de la abolición de la esclavitud’; Biblioteca Pública de Nueva York (IMAGEN nypl.org)
‘Osman the Maroon in the Swamp’ (1857); «Slavery Collection», ‘Subversión y el arte de la abolición de la esclavitud’; Biblioteca Pública de Nueva York (IMAGEN nypl.org)

“En 1791”, indica la experta, “el abolicionista William Wilberforce pronunció un discurso ante la Cámara de los Comunes británica, declarando que la conciencia de la crueldad de la esclavitud conlleva una gran responsabilidad. Terminó su discurso con la declaración: «Puedes elegir mirar para otro lado, pero nunca más podrás decir que no lo sabías»”.

Hoy, en Cuba, cuando se empeñan en divulgar la causa de una sociedad civil cada vez más amplia a través de canciones, poesía, videos, fotografía documental, campañas de mensajes en las redes, memes y ejercicios de agit-prop, los artivistas buscan también fundar el sentido común necesario para habitar una realidad distinta, que debe ser imaginada antes que cobre forma sobre el escenario de lo cotidiano

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí