Entrevista con José Ney Milá, seleccionado entre los mejores fotógrafos de 2021 por One Eyeland

2
Fotografía de José Ney, incluida en el Top 10 de fotógrafos en blanco y negro de Estados Unidos por One Eyeland
Fotografía de José Ney, incluida en el Top 10 de fotógrafos en blanco y negro de Estados Unidos por One Eyeland

El fotógrafo cubano José Ney Milá (La Habana, 1959), quien fuera uno de los mayores apasionados del cuarto oscuro de su generación, no regresa a ese lugar de la “revelación” desde 2008. Nunca más ha regresado a un laboratorio para hacer fotografías. Para él fue suficiente tiempo. Pasaba entre doce y catorce horas, casi, en total oscuridad, sólo disipada por breves momentos de luz blanca, roja o verde. Hablamos de alguien que supo crear nuevas fórmulas químicas, tan adelantadas como las de Kodak, Tetenal o Ilford: los reveladores P1, P2 y P3, creados y llamados así por él, y el limpiador de hiposulfito. Hablamos de uno de los más importantes fotógrafos cubanos.

Aunque ha sido un amante del cuarto oscuro (“como si hubiera nacido para eso”), Sentidos opuestos, la fotografía ganadora en el concurso de One Eyeland, fue tomada con su teléfono celular. Tres disparos. Uno de ellos es la fotografía que, en sus palabras, “sugiere esa sutil desobediencia”. La imagen fue tomada en Celebration, muy cerca de Kissimmee, en el estado de Florida.

Al ver la garza, por casualidad –una garza que ya había visto en otras ocasiones–, se dio cuenta “de lo que estaba a punto de suceder”. (“El corazón se te dispara al doble de las palpitaciones normales y todo tiembla dentro de ti”). Sentidos opuestos, en su aparente quietud, traslapa ese temblor (“de libertad”) y recuerda unas manos que, dentro de los líquidos, agitan para que empiecen a descubrirse las tenues manchas negras.

El concurso en el que ha sido premiado José Ney Milá, convocado por el sitio virtual One Eyeland, celebra a diez fotógrafos en blanco y negro tanto del mundo, de manera general, como por países. El jurado estuvo compuesto por algunos de los ganadores en la edición de 2020: Drew Doggett (Estados Unidos), Kenneth Lam (Hong Kong), Marc Sabat (Finlandia), Natalie Houlding (Australia), Patrick Ems (Suiza), Peter Svoboda, (Eslovaquia) y G Sharad Haksar (India).

Edgar Ariel

Ney, ¿cómo recibe este reconocimiento?

Con mucha alegría y con gran sorpresa. Tener la seguridad de que la obra de uno será aceptada y premiada es imposible. Hay varios factores que interfieren en esa realidad y dos de ellos están fuera de mi alcance totalmente: saber el nivel de las otras obras que participan y, por supuesto, el criterio de los jurados.

Esta obra en particular, más allá de su posible belleza y de las interpretaciones posibles, me transmite un gran sentimiento de libertad, quizás porque soy cubano y vivo en el exilio.

La titulé Sentidos opuestos debido a que el ave de la foto me sugiere esa sutil desobediencia, cautelosa, pero radicalmente contraria a la señal que indica una sola dirección como la única opción posible.

Las aves siempre me han llamado poderosamente la atención. Una de mis series dedicada a las aves se titula Migraciones (2002-2008) y tiene tres partes: “Mundos Paralelos”, “Equilibrios Simultáneos” y “Espacios Inconclusos”. En ella pretendo hacer un paralelismo con las circunstancias de las migraciones humanas.

‘Mundo Paralelos’, de José Ney
‘Mundo Paralelos’, de José Ney

¿Cómo cree que se inscribe este premio dentro de su carrera fotográfica?

Para mí es algo muy importante, por supuesto. Como otros premios a este mismo nivel, es un grano de arena que forma la base que sostiene mi discurso. Creo que todo lo que esté relacionado con mostrar las obras de los artistas es importante, lo esencial es que nuestro discurso llegue a la mayor cantidad posible de personas.

En general, los curadores con sus exposiciones, la crítica especializada, los historiadores del arte, los jueces en los concursos y los profesores especializados descubren o detectan tendencias y destacan a los más influyentes. El paso del tiempo al final refuerza o corrige los criterios sobre algo tan subjetivo y humano.

¿Pudiera explicarme cómo llega a la convocatoria de One Eyeland?

En realidad, no recuerdo cómo llegué a este certamen. Seguramente fue por la promoción de los organizadores. Pero puedo decirte que siempre leo bien las normas y los procesos del concurso, también los resultados de los años anteriores y si surge la “química”, me dispongo a trabajar en las posibles obras a enviar.

Tengo entendido que se formó como dibujante arquitectónico y que, de forma autodidacta, incursionó en las artes visuales a través de la pintura, la artesanía y el diseño textil. ¿Es así? ¿Cuánto de ese aprendizaje queda en las fotografías que toma hoy?

Sí, Edgar, así fue, aunque añadiría que fui proyectista arquitectónico. Sobre tu segunda pregunta, creo que el aprendizaje no termina nunca, ese es el equipaje que siempre viaja con nosotros, como una gran cadena a la que sumamos eslabones; pero la esencia, el hilo conductor, es una identidad, es lo que somos.

¿Pudiera hablarme, a grandes rasgos, sobre la química analógica de la fotografía en blanco y negro? Su alquimia, podríamos decir. ¿Sigue prefiriendo la fotografía analógica? ¿Cuáles son los mayores misterios del cuarto oscuro?

Esto es difícil de explicar para mí. He sido y soy un amante del cuarto oscuro; como si hubiera nacido para eso. Muchas veces estuve hasta doce o catorce horas seguidas en la oscuridad, con sus breves momentos de luz blanca, roja o verde y las exposiciones sobre el papel fotográfico. Con música o en total silencio, en compañía o en solitario, con las manos dentro de los líquidos, agitando para que comience a descubrirse sus tenues manchas negras.

Veinte años con estas experiencias podrían describirse como una vida voluntaria dentro de un templo, de una atmósfera especial de luz y olores, donde germina de alguna forma la creación mestizada por las precisiones técnicas, la improvisación e intuición personal.

Desde 2008, nunca más he regresado a un laboratorio para hacer fotografías. Creo que para mí fue suficiente tiempo, pero ahí está, con otros fotógrafos que lo respetan y aman tanto como yo o más. Mis equipos del laboratorio en Barcelona los regalé a un amigo fotógrafo cubano, Evel González, que actualmente radica allí.

En la distancia del tiempo, lo veo como una gran experiencia. Lo veo como un gran reto en, como bien tú dices, “los misterios del cuarto oscuro”.

‘Espacios Inconclusos’, de José Ney
‘Espacios Inconclusos’, de José Ney

¿Qué queda de los reveladores P1, P2 y P3, creados y llamados así por usted? ¿Y del limpiador de hiposulfito que también creó?

Actualmente, estoy trasladando mis fórmulas desde mi web antigua a la actual. Es una versión adaptada para que incluso un aprendiz logre los resultados esperados en su elaboración en casa. Es posible que algún fotógrafo las utilice ahora mismo o lo haya hecho durante todo este tiempo. De hecho, un gran amigo, como mi hermano, Tomás Casademunt, no ha dejado de utilizar estas fórmulas, preparadas por él, hasta el día de hoy.

Mi trabajo en la investigación y nuevas propuestas representaron en su momento un paso de avance en varias facetas de los procesos y resultados en el cuarto oscuro, sin contar con el ahorro de agua, que siempre ha sido un elemento muy valioso. Esto fue evaluado con pruebas científicas de nueva generación en ese momento, realizadas por John Tinsley, entre otros especialistas de prestigio, y comparado con sus iguales de vanguardia como Tetenal, Ilford y Kodak.

Como ya sabes, muchos fotógrafos de Barcelona y sus provincias fueron los primeros en utilizarlos, gracias a Miquel Ángel Pérez, en representación de Casanova Profesional. Más tarde vino el interés de compañías internacionales como JOBO y Tetenal. Finalmente, fueron presentados en el Festival Internacional FOTOKINA 2000, en Colonia, Alemania, como parte del catálogo de los productos del año de JOBO, con su eslogan: “New Fine Art Line. The New Generation Fine Art B/N Chemistry”. En la página setenta y en contraportada.

Se publicaron en varias revistas los tests de diferentes especialistas en el tema, pero ese boom en poco tiempo fue silenciado, como todos sabemos, por el desarrollo de las nuevas tecnologías digitales que dieron un salto que las colocó en la cima. El futuro anunciado ya estaba allí.

Para ver más detalles les dejo una invitación a mi web.

¿Cómo tomó la fotografía por la que gana ahora el premio? ¿En qué condiciones? ¿En qué lugar? ¿Con qué cámara? ¿Puede describir ese momento?

Sólo puedo decirte que estuve en el lugar y el momento adecuado, no intentaba hacer fotografías, ni siquiera tenía mi cámara. Pasaba por allí haciendo un favor a un amigo y a mi derecha me percato de lo que estaba a punto de suceder. El corazón se te dispara al doble de las palpitaciones normales y todo tiembla dentro de ti. Pude sacar mi teléfono, encenderlo, poner cámara, componer y disparar tres veces. Uno de esos tres disparos pudo captar el momento. Con el teléfono hay que adelantarse en el disparo porque realmente lo hace unas fracciones de segundos después de la orden. El resultado ya lo conoces. Esto fue en Celebration, muy cerca de Kissimmee, Florida.

Te digo algo que quizás no me creas, esa garza y yo nos conocíamos. La había visto otras veces por la zona. Sé que es la misma porque siempre me observa, las demás nunca lo hacen. Hemos seguido encontrándonos y observándonos mutuamente, yo con todos mis respetos y ella, interrogante, quizás tratando de comprender más allá de algo, quién sabe.

Actualmente, ¿en qué proyectos trabaja? ¿Puede adelantarnos cuáles son los proyectos futuros?

Siempre tengo en mente los trabajos en los que estoy en pleno proceso como ahora en mi serie Puzzles, basada en tratamientos digitales sobre las fotos de pasaporte de personas en procesos legales de inmigración. Tampoco puedo evitar pensar en proyectos futuros.

Salvo alguna excepción, mis temas o series son preconcebidos, pero las fotografías, al ser tomadas de la realidad, siempre serán una sorpresa, un regalo de la vida que agradezco infinitamente.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

2 comentarios

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí