Organizan festival dedicado a Ricardo Piglia en Mar del Plata, ciudad protagonista de sus años de formación

0
Ricardo Piglia
Ricardo Piglia

En Mar del Plata, una de las ciudades protagonistas de los Años de formación (Anagrama, 2015), primer volumen de los diarios de Ricardo Piglia, se ha organizado un festival dedicado a esta figura clave de la literatura argentina contemporánea. Auspiciadas por la Secretaría de Cultura local, tuvieron lugar los días 30 y 31 de octubre varias conferencias que ofrecieron diferentes perspectivas y algunas anécdotas sobre la trayectoria vital y escritural de Piglia, un autor que sigue provocando innúmeras reflexiones en torno a su obra y las ideas que puso a circular en ella. Estas charlas han quedado registradas en el canal de YouTube de la institución para consulta del público.

La última de ellas estuvo a cargo de Alan Pauls, formado como escritor bajo la tutela de Piglia, quien justamente enfatizó la importancia que tuvo su faceta de docente: “Siempre fue un profesor. Piglia siempre enseñó y eso es muy importante para su trabajo. Siempre tuvo un deseo muy fuerte en el campo de la enseñanza, que va mucho más allá de que la enseñanza era también su manera de ganarse la vida. Y muchas de las cosas que terminaban en los libros de Ricardo son cosas que pensaba con otros en seminarios o grupos de estudios”.

Pauls relató que conoció a Piglia en las clases privadas de la famosa Universidad de las Catacumbas, en Buenos Aires, sobre los años 76-77. Él se encontraba cerca de los 20 años. En realidad, tenía 17 cuando empezó a acudir a las conferencias que la crítica y docente argentina Josefina Ludmer daba en su propio departamento, que compartía en ese entonces con Piglia. Estas clases clandestinas sucedían en medio de la dictadura, como alternativa al control de los militares sobre la Universidad de Buenos Aires.

Asimismo, Pauls comentó el concepto de “tradición” que tanto ocupó como escritor, crítico y docente a Piglia, quien pensó la literatura argentina de un modo totalmente artístico y productivo, como un corpus movible en continua actualización. Por ejemplo, defendió con sorprendente creatividad una idea de la tradición que permite ubicar en el mapa literario a los escritores y sus obras, de ninguna manera por épocas o zonas geográficas, sino por sus posiciones frente al arte y sus modos de producir lo literario.

En otra de las conferencias a destacar estuvo Andrés Di Tella, cineasta y gran amigo de Piglia, quien filmó entre el 2013 y el 2015 un sensible documental (327 cuadernos) inspirado en la papelería que a lo largo de los años Piglia fue acumulando como parte de sus diarios.

Al inicio de la charla, Di Tella muestra una foto que hiciera durante el rodaje: aparece alguien del equipo abotonando la camisa de Piglia antes de comenzar la filmación. El escritor había pedido ayuda, sorprendido, porque no pudo abotonarse la camisa él mismo. Según Di Tella, la imagen captura uno de los primeros síntomas de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) que Piglia comenzaba a padecer, a causa de la cual fallecería poco tiempo después, en 2017.

También intervinieron en las charlas organizadas por el festival el crítico musical Pablo Gianera, el escritor Pablo de Santis y la docente Mónica Bueno, coordinados todos por el escritor Patricio Zunini.

Según recuerda la agencia de noticias argentina Télam, poco antes de morir, Piglia había pedido a su familia que los libros que guardaba en la ciudad balnearia de Mar del Plata “fueran donados a la carrera de Letras de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Mar del Plata, ya que en vida había mantenido una fluida relación con varios docentes de esa carrera y, de alguna manera, quiso retribuir lo que recibió durante su adolescencia en la ciudad”.

Y sobre sus lecturas juveniles en la ciudad que ahora lo homenajea, en ese tomo de sus diarios que nombró Año de formación, escribió: “muchas veces a lo largo de mi vida he vuelto a recordar la biblioteca de Mar del Plata, donde todo empezó para mí; con la sala tranquila, las enciclopedias en los estantes bajos de la izquierda y el reloj en la pared del frente, como si esa biblioteca fuera también para mí una forma de la felicidad”.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí