‘Viento de agua’: Fotografías de la cubana Alejandra Glez y la española Amanda Cots en ONA Galería de La Habana Vieja

0
Inauguración de la muestra ‘Viento de agua’. ONA Galería, La Habana Vieja. (FOTO Rolando Cabrera)
Inauguración de la muestra ‘Viento de agua’. ONA Galería, La Habana Vieja. (FOTO Rolando Cabrera)

Viento de agua es el título de la exposición que reúne fotografías de la artista cubana Alejandra Glez y la española Amanda Cots en el espacio independiente ONA Galería, ubicada en calle Oficios #307 B, entre Sol y Santa Clara, La Habana Vieja. La muestra podrá visitarse (con cita previa) hasta el próximo 30 de enero.

La exhibición bipersonal ha contado con la curaduría de Patricia García y Enzzo Hernández. A través de catorce piezas (siete por artista), Viento de agua indaga en la obra de dos jóvenes fotógrafas recientemente galardonadas en PHotoEspaña 2021. “Ambas artistas”, enuncia la nota curatorial, “plasman en su obra los desafíos de haber nacido mujer en contextos geográficos y socioeconómicos distintos, logrando poéticas que confluyen en lo sórdido, lo desgarrado, lo que se intenta silenciar”.

“Mientras que en Amanda Cots, el Garbí, viento mediterráneo que sopla en su natal Valencia, cobra una fuerza discursiva que atraviesa los cuerpos de las mujeres de distintas generaciones de su familia y las induce a una locura colectiva, momentánea, estridente, en la obra de la cubana Alejandra Glez, el cuerpo es análogo a la isla, son cuerpos anónimos que flotan sobre la superficie, como diminutos territorios rodeados por el agua”, zanja Enzzo Hernández.

Las obras de Alejandra Glez (La Habana, 1996) se modelan desde la epistemología de la sexualidad femenina, en calidad de centro de subjetividades ficcionales. En estas siete obras están representadas algunas de sus series más conocidas: Mar de fondo (2018), Callao (2018) y La cabeza es el nuevo desnudo (2017). Son fotografías que parten de una síntesis conceptual donde la erotización del cuerpo explora y resignifica las nociones hegemónicas en torno a la mujer.

De la serie ‘La cabeza es el nuevo desnudo’; Alejandra Glez. Exposición ‘Viento de agua’. ONA Galería, La Habana Vieja.
De la serie ‘La cabeza es el nuevo desnudo’; Alejandra Glez. Exposición ‘Viento de agua’. ONA Galería, La Habana Vieja.

En la serie Callao, Glez registra el performance en que intervino el edificio Monumental Callao de esa ciudad peruana, bajo una necesidad por deconstruir el desnudo femenino dentro de espacios patriarcales. Asimismo, La cabeza es el nuevo desnudo “es el nombre de una serie fotográfica que habla sobre la libertad corporal desde una perspectiva femenina”, advierte el statement de la artista. “La desnudez femenina ha sido tradicionalmente uno de los temas más polémicos. El cuerpo concebido como objeto de deseo: vulnerable, vergonzoso, débil. Intenta una nueva mirada para socavar un modelo de representación que presenta a la mujer como un fetiche sexual”.

"Ausencias", de la serie ‘La cabeza es el nuevo desnudo’; Alejandra Glez. Exposición ‘Viento de agua’. ONA Galería, La Habana Vieja.
«Ausencias», de la serie ‘Mar de fondo’; Alejandra Glez. Exposición ‘Viento de agua’. ONA Galería, La Habana Vieja.

Por su parte, las fotografías de la española Amanda Cots (Valencia, 1992) reflejan una sensibilidad casi autorreferencial, hasta cierto punto vernácula, en relación con su lugar de nacimiento. Esta serie, denominada Garbí, es el resultado de una práctica que mezcla lo documental con narrativas más experimentales. Su estética, bastante definida, es una exploración visual de la relación afectiva con su genealogía.

De la serie ‘Garbí’; Amanda Cots. Exposición ‘Viento de agua’. ONA Galería, La Habana Vieja.
De la serie ‘Garbí’; Amanda Cots. Exposición ‘Viento de agua’. ONA Galería, La Habana Vieja.

“El Garbí es un viento proveniente del Sáhara que suele dejar arena, polvo y calor tras su paso por el Levante peninsular. Desde pequeña me dijeron que este viento también es la razón de la locura de los que habitamos La Safor (la zona del Mediterráneo español de la que soy originaria)”, dice en su statement Cots, quien se graduó en la Escuela Internacional de Cine y TV de San Antonio de los Baños en la especialidad de Dirección de Fotografía.

Viento de agua pudiera entenderse como la continuación del proyecto Binomios (Inside-Outside) de ONA Galería, que perseguía reunir en un mismo espacio las obras de un artista cubano y otro extranjero. De esa manera, aspiraba a que las piezas dialogaran desde la individuación y desde, también, los contextos en que fueron creadas. Su primera muestra tuvo lugar entre noviembre y diciembre de 2020 y reunió al artista cubano Lester Valdés y a la española Marga Miret.

ONA Galería fue fundada el 23 de abril de 2017 por Cari Correa, Eduardo Sans y Aramís Justiz. Actualmente, es gestionada por Patricia García y Enzzo Hernández. Una diversa selección de artistas cubanos conforma su catálogo. La galería, según se informa en su página web, desarrolla un programa variado de exposiciones y eventos multidisciplinarios. De la misma manera, busca integrarse en el contexto social donde se ubica.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí