Vórtice, un espacio independiente para los artistas emergentes en Cuba

0
Imagen promocional de Vórtice

Vórtice, una plataforma virtual para la visibilización del arte y el pensamiento independientes, producidos dentro de Cuba y allende los mares, fue fundada en el mes de abril de 2020, en medio del aislamiento social que impuso la propagación de la Covid-19 y que todavía pervive. El proyecto se creó, en un principio, como un canal en Telegram (Vórtice de fuerzas), sin embargo, ha mutado hacia otros estados, tanto físicos como relacionales.

Con una marcada proyección hacia la interdisciplinariedad, en Vórtice confluyen desde las artes más tradicionales, hasta las más experimentales; desde las legitimadas, hasta las marginales. Asimismo, alejado de enfoques homogeneizantes, en el proyecto se propicia la contaminación de formas y lenguajes poéticos. Artes visuales, teatro, filosofía, música, literatura, danza, performance, y cualquier otra manifestación capaz de reflexionar en torno al entramado cubano actual (y no sólo), tienen cabida en la plataforma.

Coordinado por la estudiante de teatrología Elena Llovet y los telecomunicadores Liban Téllez y José Ramírez, Vórtice se construye a partir de (in)disciplinas creativas. La iniciativa funciona como un laboratorio de relaciones afectivas donde el trabajo de sus miembros puede ser concebido tanto de forma individual como mediante la creación colectiva. Como espacio de convivio, Vórtice enfatiza la necesidad de legitimar la diversidad de la creación independiente en Cuba.

Para conocer algunas particularidades de Vórtice, un espacio independiente para los artistas emergentes en Cuba, conversamos brevemente con Elena Llovet, una de sus coordinadoras.

Elena, pudieras comentarme ¿cómo, por qué, y bajo qué circunstancias surgió Vórtice?

Vórtice surgió durante el primer confinamiento, en el mes de abril de 2020. Éramos un grupo de amigos, de conocidos, tanto de la Universidad de las Artes (ISA), como de carreras de Letras. Proveníamos de distintos orígenes y deseábamos compartir lo que estábamos produciendo en la cuarentena. En un principio no teníamos una pauta, era sólo la idea de compartir lo que hacíamos. Creamos el canal en Telegram y de repente el número de suscriptores aumentó. En ese momento comenzamos a plantearnos Vórtice como un grupo de creación interdisciplinaria.

¿Cuáles son los objetivos de Vórtice?

En Vórtice no buscamos la uniformidad. De hecho, una de las características que nos identifican son las colaboraciones. Casi al inicio de fundado el proyecto nos dimos cuenta de que era mucho más interesante relacionar a nuestros creadores que el simple hecho de mostrar sus trabajos individuales.

A partir de ese momento elaboramos varias dinámicas. ¿Qué son las dinámicas? Pautas o premisas que lanzamos semanalmente que convidan a los creadores a interactuar con una temática, una idea o un modo de producir la creación y que también los invita a relacionarse entre ellos. Por ejemplo, si a alguien le interesa la fotografía que realiza algún creador, puede enviarnos un texto a partir de la foto que publicamos. También servimos de puente para vincularlos.

Hemos recibido bastantes colaboraciones. Lo interesante es que hemos logrado que varios artistas, sin conocerse, lleguen a trabajar juntos desde lo virtual.

¿Cómo pudiéramos definir, o indefinir, el proyecto?

Nos gusta definir –aunque nuestra definición es la indefinición– a Vórtice como un grupo de creación interesado en expandir los límites de lo que conocemos como “la galería”, con la visión de lo relacional, de lo colectivo, en un contexto –el cubano– en el que el ámbito del arte cada vez se inclina más a un discurso de la individualidad. Predomina un discurso “yoico” del artista.

Nosotros seguimos aferrados a la idea de la colectividad como lo que nos va a ayudar a sobrepasar este momento de dificultad.

¿Qué importancia crees que tenga Vórtice dentro del sistema del arte independiente en Cuba?

Un aspecto que puede ser interesante es lo heterogéneo que es Vórtice. Hemos acogido a creadores no precisamente de formación artística, sobre todo personas que no han sido contempladas ni por lo que entendemos como la creación independiente en Cuba ni por la institución. Creo que ese margen del creador indeterminado, el que está buscando una poética, un sitio donde identificarse, donde colocar su obra, ha sido el nicho de Vórtice.

¿Cómo Vórtice se configura en medio del arte y el activismo independientes de la isla?

Dentro del sistema del arte y el activismo en Cuba, Vórtice se configura como un colectivo. Nos gusta partir de ahí. Por eso intentamos no parcializar el espacio, el canal, con nuestras posturas o afiliaciones personales. Nuestra idea es que Vórtice funcione como un poliedro de opiniones para que los artistas se sientan libres en su creación, que al final es el objetivo del canal; para que puedan ejercer un criterio político con toda la libertad y propiedad que sientan.

¿Cuáles son los proyectos futuros de la plataforma?

A pesar de lo difícil, de lo inestable que es trazarse un plan a largo plazo en el contexto actual, nuestro plan fundamental es sacar Vórtice de Telegram. Nos interesa mantener el canal como un apoyo, como una constancia de lo que producimos, pero nuestra aspiración es llegar a ser un grupo de creación “real”, donde podamos intercambiar desde la presencia, confrontando las poéticas de los artistas en un espacio donde puedan confluir.

Más a largo plazo, aunque suene un poco romántico, nos interesa ser capaces de “producir” las ideas de nuestros creadores, ser un espacio adonde ellos puedan venir a dialogar sobre su proyecto y nosotros podamos tener los medios para, de alguna manera, llevarlo a cabo. Quisiéramos ser ese espacio que le facilite la gestión a los artistas. Eso es algo que estamos tratando de gestar.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí