‘Wet Season-Dry Season’: Celia González y Yunior Aguiar participan en la Bienal de Yakarta

0
‘Wet Season-Dry Season’ en la Bienal de Yakarta. CORTESÍA DE CELIA GONZÁLEZ.
‘Wet Season-Dry Season’ en la Bienal de Yakarta. CORTESÍA DE CELIA GONZÁLEZ.

Wet Season-Dry Season (Temporada de lluvias-Temporada seca) es el título de la instalación que los artistas cubanos Celia González y Yunior Aguiar presentan en la XVI Bienal de Yakarta. Esta pieza contó con la colaboración del músico mexicano Rodrigo Julkim Mendoza Toro y se constituye como un dispositivo que revisita críticamente el tejido histórico y afectivo de Indonesia y Cuba.

La Bienal de Yakarta se inauguró el pasado 21 de noviembre en el Museo Nacional, el Museo Nacional del Despertar y espacios públicos en el área central de la capital. Bajo el lema “ESOK” (“MAÑANA”) participarán más de cuarenta artistas de veinte países, hasta el próximo 21 de enero de 2022.

“¿Cuánta precipitación hubo en Cuba en 1959, al comienzo del régimen comunista? ¿Cuánta precipitación hubo en Indonesia en 1965, al final del comunismo? ¿Cuáles fueron las precipitaciones medias y totales mientras los sistemas políticos y la ideología de la Guerra Fría fueron adoptados en estos archipiélagos tropicales? ¿Cuánta agua contenían los reservorios artificiales que estaban destinados a ser algo más que soluciones prácticas para la sequía? ¿Recuerdo de una edad de oro?”

Estas preguntas encabezan el statement donde el colectivo creativo Celia y Yunior explica cuán importante ha sido el agua para comprender el final y el comienzo de ambos sistemas de dominación. En dependencia de su abundancia o escasez, el agua ha sido un recurso natural que, en su administración, se condensa el poder de ambos proyectos comunistas.

El binomio artístico Celia-Yunior ha articulado una metodología que inició en 2004, mientras estudiaban en la Escuela Nacional de Bellas Artes San Alejandro. Desde entonces, como ha afirmado Celia González, lo que más les ha interesado “es cómo el ciudadano se relaciona con las instituciones, cubanas o no, que representan un grupo de reglas que pueden estar o no a favor de los intereses de las personas”.

En este sentido, Wet Season-Dry Season es una instalación que utiliza el agua como elemento fundamental para pensar el comunismo en el trópico y usa la cáscara de arroz como elemento diferenciador y “como material de construcción y dispositivo sensorial que conecta a la audiencia y los contenedores de agua”.

En el Museo Nacional, dos contenedores de agua fueron construidos con cáscaras de arroz. Ambos depósitos se ubican uno al lado del otro. Uno de ellos posee una marca que indica el nivel promedio de lluvia en Cuba en 1959. En el segundo fue colocado el promedio de lluvia acumulado en Indonesia en 1965. Para llegar a ellos, se debe caminar sobre cáscaras de arroz. Para llegar a ellos se debe escuchar ese sonido. Pisar la cáscara. La textura de lo seco.

En medio de ese cuerpo bifronte fue colocada una peana sobre la cual los espectadores pueden consultar una publicación que, a modo de archivo, recopila los registros de precipitaciones de ambos países desde el inicio hasta el final del comunismo. Además, se incluyeron dibujos basados en las siluetas de los embalses, con sus nombres y años de creación, construidos en ambas naciones. La instalación es acompañada por un diseño sonoro a cargo de Rodrigo Julkim.

En conversación con Rialta Noticias, Celia González comentó: “Estamos muy contentos con esta invitación a la Bienal de Yakarta. Es nuestra segunda bienal en Asia. Ha sido muy buena experiencia. Desde febrero estamos dialogando sobre esta obra. Los organizadores de la Bienal nos pidieron una obra nueva que tuviera relación con Indonesia. Fue difícil porque nunca hemos estado en el lugar y no pudimos ir por la pandemia. Haciendo búsquedas históricas lo que más nos llamó la atención fue que en Indonesia hubo una etapa comunista en los años cincuenta y sesenta. Para esta obra lo que hicimos fue pensar el comunismo como una ideología o un proyecto político que fue estructurado y pensado desde lugares con cuatro estaciones. Nos preguntamos cómo esta ideología fue llevada al trópico, si pensamos en Indonesia y Cuba como islas tropicales donde hay dos estaciones: una seca y otra lluviosa”.

“Nos llamó la atención”, prosigue, “que tanto en Indonesia como en Cuba una forma de reafirmar el liderazgo es con grandes obras de infraestructura. Siempre pasa con estos grandes caudillismos. Lo interesante es que en estos casos las estructuras son embalses. Tanto en Indonesia como en Cuba hay una gran cantidad de embalses. Lo que hicimos fue consultar las precipitaciones en 1959, inicio del comunismo en Cuba, y en 1965, fin del comunismo en Indonesia, para entender cuál fue el comportamiento de este recurso natural en medio de la imposición de un proyecto pensando desde otro lugar y para otro lugar”.

En Wet Season-Dry Season, la contraposición entre lo seco y lo lluvioso enfatiza los binarismos y explora la dualidad entre comunismo y capitalismo. “La cáscara de arroz fue el elemento de seca que incorporamos. Nos interesa el contenedor sin contenido. Nos interesa lo que sobra. El arroz es otro elemento unificador entre Indonesia y Cuba, en ambos países es un alimento básico”.

En esta edición, la Bienal de Yakarta se propuso incidir sobre varios tópicos que afectan al mundo contemporáneo: derechos humanos, medio ambiente, diversidad, igualdad de género, polarización política hacia la disrupción digital y situación de pandemia. Tópicos que “son leídos, contemplados, discutidos y expresados en los pasillos del arte contemporáneo”, como se declara en su sitio web.

Por eso, el encuentro indonesio se configura “a través de una relectura de la historia y una mirada hacia el futuro”. Como declaró Farah Wardani, directora artística y de programas, la Bienal “no pretende ser una actividad artística con «éxito de taquilla» ni sigue un modelo de arte global «establecido»”. El encuentro “se realiza precisamente para ayudar al desarrollo de obras de alta calidad y socialmente significativas producidas por artistas, comunidades, ciudadanos y colectivos”.

La Bienal de Yakarta tuvo sus inicios en 1974 con el nombre de Gran Exposición de Pintura de Indonesia. Se convirtió en una exhibición de carácter internacional en 2009. Hasta hoy, ha tratado de establecer espacios urbanos creativos, participativos y colaborativos.  En un intento por expandir los discursos culturales y de las artes visuales, el encuentro aboga por una solidaridad transfronteriza y apoya la economía creativa en una de las ciudades más grandes del sudeste asiático.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí