Celebran 70 años de ‘El monte’, de la cubana Lydia Cabrera, con un intenso programa académico y artístico en Rutgers University, EE.UU.

1
‘Barco negrero’ (1976, detalle); Manuel Mendive. Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana
‘Barco negrero’ (1976, detalle); Manuel Mendive. Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana (IMAGEN www.bellasartes.co.cu)

En la antesala del 70 aniversario de la publicación de El monte (1954), obra cumbre sobre las religiones afrocubanas, el legado de la escritora y etnóloga cubana Lydia Cabrera (La Habana, 1899-Miami, 1991) será objeto de reflexión y homenaje en un programa académico/artístico de dos jornadas que acoge desde este jueves Rutgers University, en Nueva Jersey, Estados Unidos.

Impulsado por el profesor cubano Alberto Sosa-Cabanas, dicho programa incluye dos hitos principales: una conferencia –titulada El Monte: Narratives, Aesthetics, and Afrodiasporic Spirituality in the Contemporary Caribbean”— que durante hoy y mañana reúne en casi una decena de paneles a académicos, investigadores, estudiantes de posgrado, activistas y líderes religiosos, y la inauguración de una muestra de arte y documentos –Sacred Roots, Earthly Memories: Lydia Cabrera’s Legacy, Diaspora and Community– que, según los organizadores, “da vida a la perspectiva trascendente de Cabrera sobre las cosmogonías afrodiaspóricas, invitando a una aceptación colectiva de su profunda belleza”.

A partir del copioso leitmotiv que constituye la obra de Cabrera, los debates académicos enfocarán “temas apremiantes en torno a la raza, la espiritualidad afrodiaspórica y las tecnologías etnomedicinales en las culturas del Caribe hispano”.

El Monte, como summa de la etnobotánica, la oralidad popular y las religiones y ceremonias afrocubanas, hoy transnacionalizadas, y, al mismo tiempo, una gran obra literaria, es una inspiración y un gran punto de partida. Su relevancia y poder han enriquecido, más allá de Cuba, la etnografía, la política, el teatro e incluso la literatura de ciencia ficción del Caribe”, subraya el comité organizador de esta cita, que es también fruto de la colaboración interinstitucional dentro de la comunidad académica de Nueva Jersey y Nueva York, y en particular entre doctorantes de Rutgers University, The City University of New York (CUNY) y New York University (NYU).

“A menudo tomado como un texto de referencia para aquellos iniciados en la santería y otras tradiciones espirituales, El Monte se ha convertido en un concepto o código de tutoría para leer la evolución de la afrodiáspora en el Caribe hispano”, se lee más adelante en el texto de bienvenida a la conferencia.

Bajo la advocación espiritual de la gran intelectual cubana, estudiosos latinos y anglosajones llegados de diversos planteles de todo Estados Unidos (y alguno de más allá) frecuentarán, una y otra vez, a lo largo de ambas jornadas de trabajo, las ineludibles intersecciones culturales y prácticas de género y raza, así como sus diversas modalidades y regímenes de representación artísticos, literarios, historiográficos e ideológicos.

Este jueves, se proponen desde primera hora algunas miradas comparativas sobre “lo queer, la muerte y la espiritualidad” en Lydia Cabrera y Belkis Ayón, o bien sobre “los secretos de la Sociedad Abakuá” en las obras de la propia Ayón, Sara Gómez y Ana Mendieta.

- Anuncio -Maestría Anfibia

Lydia Cabrera (1899-1991), escritora y etnógrafa cubana
Lydia Cabrera (1899-1991), escritora y etnógrafa cubana (FOTO Vía: fotosdlahabana.com)

No faltarán aproximaciones a “la espiritualidad afrodiaspórica” o la mujer negra en la diáspora o la inmigración antillana en Cuba, y, en general, a las ubérrimas sinuosidades de la santería, así como a lo raro o lo misterioso –incluso lo sobrenatural o lo monstruoso colonial–, el “futurismo afrocaribeño”, los discursos de criminalización y algunos modos de control biopolítico, y también las estrategias de resistencia simbólica frente a esos fenómenos, en tanto notaciones insoslayables de los complejos imaginarios que se superponen y entreveran en Cuba y en el Caribe.

Pero será la relectura transdisciplinar de El monte, y en general del quehacer etnográfico de Lydia Cabrera, lo que anime la sesión plenaria de este jueves, que presidirá el propio Sosa-Cabanas y contará con presentaciones de Mabel Cuesta (University of Houston), Stephen Palmié (The University of Chicago) y Emily Maguire (Northwestern University).

La programación del viernes propone nuevos acercamientos a las resonancias cuir del legado de Cabrera, así como sucesivos internamientos en los trillos y veredas estéticos que atraviesan el denso monte simbólico de lo religioso afrocubano/caribeño: dígase, por ejemplo, en la música cubana contemporánea; el performance; ciertas narrativas audiovisuales; las escrituras del puertorriqueño Edgardo Rodríguez Juliá, la dominicana Rita Indiana, la cubana Daína Chaviano o la propia Lydia Cabrera (no solo El monte); etc.

En la penúltima sesión académica del evento, se prevé un acercamiento comparado –a cargo de Arisbel López Andraca (The University of Texas at Austin)– a los trabajos de Lydia Cabrera y Fernando Ortiz y sus respectivas contribuciones a “la génesis de la tradición etnográfico-literaria nacional de (re)escritura de mitos afrocubanos”.

La actividad final del programa será la inauguración –en una galería de la Biblioteca Archibald S. Alexander de Rutgers University– de la exposición Sacred Roots, Earthly Memories: Lydia Cabrera’s Legacy, Diaspora and Community, comisariada por Sosa-Cabanas junto a María de Lourdes Mariño y Michel Mendoza.

‘Piedra de Miel’ (2007; impresión digital, 120 mm, BN) | ‘Autorretrato con majá’ (2007; impresión en Hanhnemühle Fine Art Baryta Paper); Juan Carlos Alom
‘Piedra de Miel’ (2007; impresión digital, 120 mm, BN) | ‘Autorretrato con majá’ (2007; impresión en Hanhnemühle Fine Art Baryta Paper); Juan Carlos Alom (IMÁGENES Catálogo de la exposición ‘Sacred Roots, Earthly Memories: Lydia Cabrera’s Legacy, Diaspora and Community’, en Rutgers University)

Incluye la muestra piezas de las jóvenes artistas cubanas Laura Capote Mercadal (Tríptico Bóveda: Reposo, Protección, Ataque; 2023; fotografía digital) y Gigi de la Torre (Still del video Flushing Feelings; 2023; 16 mm, B/N), así como de la consagrada Marta María Pérez Bravo (Tres Iyawos; 1992; fotografías de gelatina de plata).

Asimismo, figuran obras de Javier Castro (Still del video digital Yerbero; 2008) y de los reconocidos fotógrafos Geandy Pavón (Virgen de espaldas; 2020; impresión con pigmentos de archivo) y Juan Carlos Alom (Piedra de Miel; 2007; impresión digital, 120 mm, BN | Autorretrato con majá; 2007; impresión en Hanhnemühle Fine Art Baryta Paper).

Una selección de copias de cartas a Lydia Cabrera (de Gastón Baquero, Lino Novás Calvo, Gabriela Mistral, Guillermo Cabrera Infante, Octavio Paz y Orestes Ferrara), fotografías personales (por ejemplo, con Fernando Ortiz o María Teresa de la Parra) y otros documentos (entre ellos, varios pasaportes), aportados por la Cuban Heritage Collection, de University of Miami, otorgan a esta muestra un valor más íntimo, testimonial, que sin dudas trasciende el homenaje al uso.

Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].
Rialta, Alianza Iberoamericana para la Literatura, las Artes y el Pensamiento es una asociación civil con sede en Querétaro, México, de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural, artístico, científico y tecnológico.

1 comentario

  1. Hahahahaha! Esto es patético. Mabel Cuesta y Rita Indiana!! Y no está invitado en Gordo Salvat, su editor en en el período miamense de Lydia, el que mantuvo viva su obra y reeditó El Monte mil veces, a quien debemos toda la memoria de Lydia Cabrera, ni a Juan Abreu y Marcia Morgado, que la trataron y la quisieron mucho en esa última época de su vida, el único lazo humano e histórico con la gran escritora que existe. Ustedes son unos majaderos diletantes!

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí