Cortometraje ‘Umbra’, de Daniela Muñoz Barroso, compite en el Festival de Cine de Viña del Mar

0
Still del cortometraje ‘Umbra’; Daniela Muñoz Barroso.
Still del cortometraje ‘Umbra’; Daniela Muñoz Barroso.

El cine independiente cubano experimenta recorridos cada vez más prestigiosos. El riesgo estético de los jóvenes realizadores a menudo cosecha notable resonancia en eventos cinematográficos internacionales. Un ejemplo relevante, ahora mismo, es la presencia del cortometraje Umbra, de Daniela Muñoz Barroso, en el Festival Internacional de Cine de Viña del Mar, uno de los certámenes más longevos del subcontinente, cuya 33 edición se extiende del 6 al 15 de septiembre.

Umbra integra la competencia oficial de cortometrajes latinoamericanos, una sección que defiende el potencial inventivo en este formato cinematográfico.

Cartel del cortometraje ‘Umbra’ (2021); Daniela Muñoz Barroso.
Cartel del cortometraje ‘Umbra’; Daniela Muñoz Barroso.

Resultado de un taller de cine autorreferencial impartido por Basel Ramsis en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de Los Baños (EICTV), Umbra es una suerte de poema visual que reverencia el legado del cine experimental y el cine ensayo. Muñoz Barroso se aventura a describir, con una estilización formal plena de sentidos y virtudes expresivas, el paisaje de su subjetividad cuando es esta golpeada por la pérdida y la soledad. El filme esboza el retrato íntimo de una individualidad en medio de una aguda crisis emocional, con sus corolarios físicos y psicológicos. Sus punzantes imágenes parten de una honda raíz existencialista, en la medida en que todo el tejido formal consuma una interrogación acerca del sentido de la vida en su relación con las percepciones humanas (sobre todo, auditiva). Umbra es un soliloquio sobre el vínculo de la realizadora con su cuerpo, con sus afectos, con los territorios que ocupa…

Still del cortometraje ‘Umbra’ (2021); Daniela Muñoz Barroso.
Still del cortometraje ‘Umbra’; Daniela Muñoz Barroso.

La vitalidad creativa de la película se debe a la sagacidad con que el diseño de las atmósferas y el registro (sonoro, visual) de los espacios y el cuerpo (de la propia directora) expone la angustia del yo. Muñoz Barroso cifra, con una persuasiva estilización imaginal, el valor afectivo del entorno y los sonidos como metáfora de su pesadumbre. Con admirable eficacia, la realizadora esculpe un alegato poético sobre su vulnerabilidad: su cuerpo desnudo es solo la referencia de un desnudo emocional mucho más importante.

La elocuencia con que el plano expresivo se sustenta en la sinestesia. Cómo comunicar desde la imagen una determinada situación sonora (o auditiva) es el correlato estético donde encarna el discurso del yo desplegado en Umbra. Ya en los primeros segundos de metraje, las palabras que aparecen en pantalla –suerte de voz subjetiva de la autora– dejan saber: “Hoy despertó temprano a congelar su imagen, convencida de crear una cápsula de tiempo, de guardar en imágenes algunos sonidos que está perdiendo…”.

Still del cortometraje ‘Umbra’ (2021); Daniela Muñoz Barroso.
Still del cortometraje ‘Umbra’; Daniela Muñoz Barroso.

La construcción dramática de Umbra opta por un contraste entre el adentro y el afuera, entre el yo cuando está consigo mismo y cuando se busca en el mundo. En consecuencia, Muñoz Barroso impregna de un relieve simbólico los objetos (árboles, animales…) y su propio cuerpo, que adquiere un singular protagonismo en la medida en que la crisis de la sensorialidad, y la angustia por la pérdida de los sonidos, se expresa como memoria física. Fotográficamente, resulta pródiga la manera en que esto último se encauza. Se registran a través de planos cerrados algunas zonas de la geografía corporal de la realizadora, y estos se contrastan con otros planos abiertos –por lo general angulados, y con composiciones que acentúan la subjetividad de la mirada–, hasta orquestar una performance sensorial en sordina.

Pero la fotografía –en blanco y negro, con un efecto de negativo para los espacios exteriores que, de alguna manera, connota la percepción en fuga del yo– poco sería sin el alcance narrativo y expresivo de la banda sonora. Más que todo, la intrepidez con que es instrumentado el silencio, justificado con ingenio desde la construcción dramática. El paisaje sonoro de Umbra es el inventario de las sutilezas que la autora desea conservar.

Still del cortometraje ‘Umbra’ (2021); Daniela Muñoz Barroso.
Still del cortometraje ‘Umbra’; Daniela Muñoz Barroso.

Junto a su obra fílmica, Muñoz Barroso ha impulsado, durante varios años ya, el trabajo de Estudio ST, una de las productoras independientes que con más sistematicidad ha auspiciado en Cuba proyectos que apuestan por el riesgo estético, por la búsqueda de lenguajes capaces de recuperar una condición vanguardista para nuestro cine. Este perfil de Muñoz Barroso explica, en parte al menos, el arrojo de su cortometraje. Umbra iba a tener su estreno nacional durante la Muestra Joven de 2019, pero su autora decidió retirarla –como hicieron otros realizadores con sus obras respectivas– de la selección en solidaridad con José Luis Aparicio y Fernando Fraguela, cuyo documental Sueños al pairo fuera censurado por el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), lo cual trajo consigo la suspensión del evento. La participación del cortometraje en la competencia oficial de Viña del Mar es un acto de justicia que enaltece aquel gesto de la joven cineasta.

Still del cortometraje ‘Umbra’ (2021); Daniela Muñoz Barroso.
Still del cortometraje ‘Umbra’; Daniela Muñoz Barroso.
Colabora con nuestro trabajo
Somos una asociación civil de carácter no lucrativo, que tiene por objeto principal la promoción y fomento educativo, cultural y artístico. En Rialta nos esforzamos por trabajar con el mayor rigor profesional en la gestión, procesamiento, edición y publicación de los contenidos y la información. Todos nuestros contenidos web son de acceso libre y gratuito. Cualquier contribución es muy valiosa para nuestro futuro.
¿Quieres (y puedes) apoyarnos? Da clic aquí.
¿Tienes otras ideas para ayudarnos? Escríbenos al correo [email protected].
Ángel Pérez (San Germán, Holguín, Cuba, 1991). Licenciado en Historia del Arte. Artículos y ensayos suyos aparecen en libros, antologías y publicaciones periódicas nacionales e internacionales. Compiló y prologó con Javier L. Mora, Long Playing Poetry. Cuba: Generación Años Cero (Editorial Casa Vacía. Richmond, Virginia, 2017) y con Jamila Medina, Pasaporte. Cuba: poesía de los Años Cero (Editorial Catafixia, Guatemala, 2019). Ha obtenido los Premio Caracol de crítica y ensayo cinematográficos de la UNEAC (2017 y 2019), el Premio Internacional de Ensayo de la revista Temas (2019), además de la Beca de Creación Dador (2018) y el Premio Pinos Nuevos de Ensayo (2020), ambos otorgados por el Instituto Cubano del Libro. Es programador del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. Integra el staff de Rialta.

Deja un comentario

Escriba su comentario...
Por favor, introduzca su nombre aquí